Consultoría

Que no te hagan zapping

Las reacciones de las personas que forman parte de tu público son muy elocuentes cuando les aburres. ¿Te sucede? ¡Evítalo!
Que no te hagan zapping
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
El Instituto Cervantes nos dice en su libro Saber Hablar:

"Mal vendedor sería quien antes de intentar vender el producto no hubiera estudiado a sus potenciales clientes y los intereses de los mismos, malo también sería si no fuera capaz de observar el ánimo comprador que éstos tienen.

No hará buen negocio quien no sea capaz de escuchar las propuestas que la otra parte ha de hacerle. Es preciso estar muy atentos, ya que las reacciones son el mejor indicador de si nuestra intervención está siendo acertada o no".

Las reacciones de las personas que forman parte de tu público cara a cara son muy elocuentes cuando les aburres o hablas de asuntos poco atrayentes, poco interesantes:

  • Cruzan las piernas con frecuencia
  • Se recuestan en el asiento
  • Bostezan
  • Comentan o murmuran con otro oyente
  • Consultan el programa, miran al reloj
  • Se paran al baño
  • Guardan sus cosas

Pero fíjate, también son expresivos cuando ocurre lo contrario:

  • Están en silencio
  • Sostienen la mirada
  • Permanecen erguidos
  • Toman apuntes
  • Hacen preguntas

Y aunque no los puedas ver ni oír, los asistentes virtuales a una emisión de radio o de televisión tienen expresiones y reacciones más contundentes: se quedan contigo o cambian de frecuencia, cambian de canal.

Parece tan sencillo, porque así es, a esto se reducen tu capacidad, tu competencia, tus habilidades y tus cualidades cuando le hablas a un público, se quedan o se van..

El objetivo y la meta de toda tu preparación es el otro, las otras, los receptores, sus reacciones al oírte, sus actitudes al escucharte, sus conductas después de haber recibido tu mensaje, que no te hagan zapping.

Pero ¿qué es zapping? Éste es un neologismo que define la práctica de cambiar de canal televisivo con un aparato de control remoto.

Francois Mariet ofrece una clasificación de conductas que observan un número creciente de personas que al no sentirse satisfechas con la programación del canal que han elegido, lo cambian y lo cambian hasta encontrar algo mejor o regresar al principio.

Ana María Ullod asegura que el zapping es disparado, la mayoría de las veces, en los tiempos que las televisoras emplean para inserción de publicidad. Estos datos nos ofrecen una pista para que no te zepéen:

  • Una introducción larga, descuidada
  • Un tema desordenado, sin ejemplos 
  • Silencios que se prolongan por más de siete segundos 
  • Lapsos mal empleados en ajustar la presentación del power point 
  • Diálogo prolongado con una persona de la audiencia
  • Divagaciones innecesarias, aclaraciones sin motivo o sin sentido pueden conseguir que se reduzca o se aniquile lo atractivo de tu intervención.   

La disminución de zapping se ha convertido en un verdadero reto para televisoras y publicistas que requieren retener la atención de la audiencia. Toma muy en cuenta a tus audiencias: prepárate a conciencia, comienza a tiempo, ni presentaciones ni introducciones muy largas, expresa ideas completas, usa ejemplos, modula tu voz, en pocas palabras: antes de comenzar imagínate que eres tu público. Mucha suerte.