Redes sociales

Usa las redes sociales a tu favor con estas 7 combinaciones

¿Quién dijo que tenías que estar en todas?
Usa las redes sociales a tu favor con estas 7 combinaciones
Crédito: Depositphotos.com

Seguramente te han dicho que la mejor forma de promover tu negocio es a través de redes sociales. Te sueltan tantos nombres de redes que no sabes por dónde empezar ni qué poner e incluso hay algunos que querrán cobrarte una buena cantidad de dinero por llevártelas.

Es por ello que muchos negocios prefieren quedarse fuera de Internet o asignarlo a alguien cercano: el sobrino, el hijo, un becario o el asistente, muchas veces sin tener una idea clara de para qué servirá.

Al momento de entrar a redes sociales, es común que te digan que tienes que estar en todas o al menos en las que todo mundo usa. Nada más falso. Primero debes definir cuáles serán los objetivos del negocio en redes, como por ejemplo:

  • Hacer que más gente te conozca
  • Ganar clientes
  • Construir una imagen positiva
  • Hacer que tus clientes actuales te sean fieles o te compren más
  • Llegar a nuevos territorios
  • Incrementar ventas
  • Establecer un canal de comunicación con clientes
  • Compartir información relevante e tu negocio o industria

Uno de los mitos más comunes es que tienes que estar en todas las redes sociales. Nada más falso. Cada plataforma tiene un lenguaje y enfoque propio, así como cada negocio tiene un público específico de acuerdo a su tipo de producto o servicio, operación, localización o planes de crecimiento.

¿Por dónde empezar? Te propongo estas 7 combinaciones que han probado su efectividad y podrían poner a marchar a tu empresa en redes sociales.

1. La de contenido profesional: LinkedIn y Medium

A veces un negocio, un especialista, autor o blogger tiene qué empezar de cero a formarse una imagen profesional y no quiere romperse la cabeza con diseño, plantillas y programar varios posts al día. Esto es importante sobre todo si se buscan contactos profesionales, clientes y alianzas.

Crear tu perfil en LinkedIn ayudará a tener una imagen pública, darte a conocer, como una mezcla entre CV y tarjeta de presentación. Medium te permitirá compartir tu conocimiento a través de un blog dentro de una red colectiva donde, además de aportar, puedes nutrirte de otros profesionistas en tu ramo.

2. La de contenido multimedia: Youtube, Instagram y Snapchat

Tal vez lo tuyo sea más audiovisual: no tienes problema con tomar videos, la cámara te adora y te gusta capturar diferentes aspectos de tu negocio o los eventos que organizas. Esta combinación ayudará a que esos videos que podrían interesarle a tus clientes dejen de estar arrumbados en la memoria de tu teléfono y trabajen para tu crecimiento.

Desde videos sin límite de duración como Youtube, de 15 segundos como Instagram o de 10 como Snapchat. Esto puede funcionar para empresas cuyo público es muy visual o quiere que le expliquen cómo funciona un producto, cómo es el ambiente en un hotel o restaurante, cómo se vive un evento tras bambalinas o simplemente quieren más información antes de tomar la decisión de compra.

3. La del público jóven: Snapchat e Instagram

Es difícil aceptar que Facebook es una red social de papás y hasta de abuelos. El público joven ha emigrado a otras plataformas para que sus tías no comenten sus videos. Snapchat ha sido la red social más popular en el sector de 12 a 20 años por su facilidad de uso, sus filtros, la posibilidad de “jugar” con las imágenes y sobre todo su carácter efímero: el contenido sólo estará disponible durante 24 horas

Instagram, por otro lado, agarró un segundo aire cuando Vine, esa red que estaba de moda hace un par de años y permitía subir videos de 6 segundos, se fue a pique. La renovada red de la cámara permite subir fotos y videos de 15 segundos, ponerles una ubicación, utilizar hashtags para identificarlas con una campaña o concepto y compartirse sin problema en Facebook.

Estas dos redes son un buen punto de partida para quienes quieran darse a conocer con el público más joven sin necesidad de perderse entre discusiones, quejas o ataques masivos de trolls.

4. La de contenido gráfico: Pinterest, Facebook e Instagram

Tal vez te gusta el diseño o te apoyas con un equipo de diseñadores rápido y ágil, cuentan con infografías y datos de interés que puedan ser compartidos y se pierden en el mar de tuits diarios. En este caso, ¿por qué no hacer tu información coleccionable?

Pinterest ayuda a que la gente comparta y se identifique con la información: desde manualidades e infografías de acontecimientos actuales hasta recetas de cocina y frases de superación, se puede subir información de interés para que el público las comparta.

Facebook, por otra parte, permite crear galerías de fotos fácilmente compartibles que tienen más notoriedad que las imágenes aisladas, mientras que Instagram permite crear un perfil 100 por ciento gráfico que se puede actualizar y consultar desde el teléfono.

5. La de lugares y promociones: Swarm, Google+ y Facebook

En el caso de restaurantes y tiendas, es decir, negocios cuyos ingresos dependen de que la gente vaya y compre. Más que compartir datos y dibujos en las redes, les interesa aumentar el flujo de visitantes. Foursquare (ahora Swarm) nos enseñó que los negocios pueden hacer promociones a la gente que presuma su gusto por un lugar con un check-in.

Desde descuentos hasta un regalo extra en una compra, esto ayuda no solamente a que el cliente regrese, sino que comparta la experiencia con sus amigos.

Facebook también tiene activa la opción de lugares para dar a conocer un negocio y Google puede vincular una cuenta de Google+ con la ubicación en Maps. Esta última ayuda a que además aparezcas en el buscador y las tres redes sociales permiten ubicar a tu negocio en sus apps.

6. La de asesores: Twitter, Skype y Periscope

Para gente que se dedica al coaching, que tengan qué asesorar a clientes incluso en otras ciudades o países, compartir parte de su conocimiento o incluso hacer webinars, esta combinación ofrece las ventajas de la telepresencia sin requerir más que un smartphone.

Ya sea para hablar de tu área de especialidad o atender dudas en tiempo real, Twitter puede ser un vehículo ideal. Skype, aunque no es red social, permite realizar sesiones de asesoría en línea con video y sin límite de tiempo y Periscope puede ayudarte a realizar mini conferencias o una versión compacta de un webinar con comentarios en tiempo real.

Esta combinación logra dar una muestra de tu trabajo como consultor ante clientes potenciales. Puede ser una buena opción si eres de los que no comparte su WhatsApp con mucha gente.

7. La de cajón: Facebook y Twitter

Si todas las demás se te hacen muy rebuscada o tienes que elegir una sola para empezar, esta es la opción. Ya que son las dos redes sociales con mayor número de usuarios, pero esto también lleva a pensar con mayor cuidado lo que se publica. Por el volumen de información, requieren mayor contenido diario y debe ser relevante, así que adiós a los links a la página corporativa.

Por su rápido crecimiento, la dinámica ha cambiado. Twitter ahora permite poner encuestas y hasta 4 imágenes por tuit, así como vista previa de los enlaces que pongas. Facebook ha sabido dar balance a las imágenes, enlaces y videos, pero su algoritmo de publicaciones siempre se está actualizando y el tipo de contenido que es relevante hoy puede no serlo en un año.

No todo es malo. Tienen la ventaja de que a tienen opciones básicas de estadísticas para conocer qué contenidos son los más leídos y qué días de la semana funcionan mejor, aunque siempre existirá esa presión para que se opte por una pauta pagada, si se elige esta opción, hay que exigir resultados.

Como ves, cada combinación tiene sus particularidades. Cada una tiene su lenguaje y todas están disponibles en versión de app para teléfonos para no romperte la cabeza frente a la computadora. En futuras entregas te comentaré más de apps para dejar la computadora en un rincón y sacarle lo smart a tu teléfono.