Consultoría

5 lecciones de marketing para 'wedding planners'

"Ser planner va más allá de organizar un evento, es convertirte en un asesor para un momento clave en la vida de tus clientes".
5 lecciones de marketing para 'wedding planners'
Crédito: Depositphotos.com

Casarse es una de las decisiones más importantes que se pueden tomar. Por lo mismo, la cantidad de energía, tiempo y por supuesto, dinero que se invierten en este evento son considerables e incluso los novios pueden verse rebasados por la cantidad de preparativos.

Por ello se ha hecho popular en varios países la figura del wedding planner.

No solamente se debe contar con habilidades para organizar eventos, sino para cotizar proveedores, realizar combinaciones y adaptarse a las necesidades de cada pareja, ya que un buen planner es más que eso: se convierte en un asesor para un momento clave en la vida de sus clientes.

Imanol Fuentes y Miquel Serret fundaron Bodas de Caramelo en 2013 aprovechando sus habilidades como consultores y organizadores de eventos, así como un resurgimiento de las bodas en España con la recuperación de la economía.

¿Cómo darse a conocer en un ámbito donde la figura del wedding planner es relativamente nueva? Comparten los siguientes consejos.

1. Conoce a tu cliente

Bodas de caramelo surgió a partir de observar lo que la gente en el área de Barcelona estaba demandando, aprovechando la formación de Imanol y Miquel para ofrecer algo diferente a lo que existía en el mercado.

Los gustos de los clientes han cambiado y ahora quieren que el momento sea totalmente personalizado y original.

“Antes las bodas en España eran en un restaurante que tenía tres menús, decoraciones de mesa, ya tenía su fotógrafo, su DJ y servicio de decoración y esa era la forma de trabajar que había, en serie. Ahora se busca que sea en exteriores como jardines o castillos y hay que agregar servicio de catering”.

También están al pendiente de la importancia que le dan las parejas a su evento.

“Generalmente quien busca nuestros servicios son las novias, aunque esto está cambiando y el novio se involucra más, nuestro trabajo es un trabajo emocional. Es el día mas importante de la vida de una persona”.

Normalmente, los servicios de un wedding planner son buscados por:

  • Parejas que por trabajo no tienen tiempo para dedicarse al 100 a su boda.
  • Parejas que quieren asesoría porque está conscientes de que pueden saben más.
  • Parejas que acuden a ellos porque está de moda y quieren que en su boda haya esa figura.

2. Más que organizador, eres asesor y solucionador

El wedding planner está presente prácticamente en todo el proceso, fungiendo como asesor y especialista.

“Los asesoramos en cuanto a imagen, concepto de boda, vemos junto con ellos cuáles son sus gustos, sus aficiones, las ideas con los sueños que tienen ellos puestos en ese día” comenta Imanol.

Para este fin, deben tener dominio de cuestiones como imagen personal, tendencias y buscar un balance entre lo que está de moda y una imagen atemporal

“Intentamos resaltar la belleza natural de nuestra clienta y debe partir de que no todos los días va a estar vestida de novia, así que no se va a ver igual. Las personas vamos cambiando con los años. Tiene que ver tus fotos en 10 años y reconocerse”.

A su vez llevan un seguimiento de todos los detalles, desde la locación, los proveedores, audio y grabación. Incluso ven con la familia las fotos o el video de la boda a su regreso.

“Estamos al pendiente en todo momento” recalca Miquel. “Incluso las madres de los novios nos mandan mensajes recordando lo bien que les fue en la boda.”

3. Rodéate de los mejores colaboradores

El éxito en una boda recae en gran medida en los proveedores de los diferentes servicios, desde locaciones, vestido, catering y fotografía.

Miquel se encarga de investigar cuáles son los más adecuados de acuerdo a las necesidades del evento, establece reuniones con ellos y un plan de trabajo.

“Nosotros lo vemos por tiempos como una obra de teatro: la ceremonia, la recepción, el banquete y el baile. Tienes que llevar un timing y comunicarlo al proveedor con el que vas a trabajar” comenta Imanol.

Ya que la temporada de bodas en España va de mayo a octubre, cuanto más tiempo tengan para encontrar al mejor fotógrafo o locación, mejor.

El establecer un plan de trabajo permite a su vez que la gente que participará en la organización del evento tenga muy claro lo que se espera de ellos y los requerimientos de la pareja.

“En la fotografía, por ejemplo, hace unos años todos querían un fotógrafo que los tomara comiendo en el banquete y ahora es más de revista, de reportaje, que no vean a la cámara, que capten el momento, que no estén posando”.

A su vez, siempre se da prioridad al evento por encima de los beneficios que ofrece trabajar con algún proveedor en particular.

“En este negocio se puede trabajar por una tarifa fija o ganar una comisión, por ejemplo, para llevar a ciertas locaciones. No trabajamos así. Si elegimos a un fotógrafo es porque creemos que es el mejor, no porque nos de comisión”.

4. Aprender constantemente

“La boda más difícil es la primera. Es cierto que teníamos la formación pero debe de ir de la mano con la experiencia” comentan.

A partir de su experiencia, han establecido planes y rutas de acción para poder anticiparse a los imprevistos más comunes, desde el clima hasta algún retraso con la agenda del evento.

"Queremos que se refleje en el trabajo el espíritu o filosofía de la empresa. Estamos en continua formación, al corriente de las últimas tendencias y trabajamos con gente que se forme continuamente como nosotros para ofrecerle al cliente un servicio global, profesional".

Esta formación está complementada por su propia formación profesional. Miquel cuenta con un máster de planeación de bodas en la Escuela Superior de Diseño en Barcelona, mientras que Imanol cuenta con uno en Publicidad y Relaciones Públicas por la UAB.

5. Haz que tu trabajo hable bien de ti

Aunque se apoyan con un blog y redes sociales donde suben constantemente fotos de las bodas, están conscientes de que gran parte de sus clientes llegan por recomendación.

“Es muy importante el boca a boca ya que de una boda puede salir otra por recomendación o por que las invitadas se maravillaron por cómo quedó”.

Comenta Miquel, quien recalca que aunque la constante publicación de su trabajo en la red ayuda como un perfecto complemento para darse a conocer, deben ir un paso más allá para llegar a sus clientes.

Por ello, el énfasis en el servicio no solamente es para sus clientes actuales, sino para clientes potenciales que puedan estar interesados.

“No descansamos hasta que los novios están en el coche rumbo a casa. Es algo muy gratificante”.