Columnas

7 razones por las que eres adicto a tu salario

Para muchas personas 'la quincena' es como las drogas: no pueden dejar de recibirla y les aterra pensar qué harían sin ella.
7 razones por las que eres adicto a tu salario
Crédito: Depositphotos.com

Como coach de franquicias trabajo con individuos que podrían ser emprendedores perfectos: carecen de deudas, tienen dinero, son agradables y lo más importante, poseen un gran deseo de salirse de la mentalidad del empleado. 

Sin embargo, muchos de ellos deciden quedarse en sus trabajos y no atreverse a emprender. Y por supuesto, esto es increíblemente difícil de entender (para todo aquel que ya tiene un negocio propio). ¿Por qué alguien pasaría su vida preparándose para abrir una empresa solo para regresar a un trabajo asalariado cuando la primera oportunidad de ‘libertad emprendedora’ aparece? 

Hay solo una razón en la que puedo pensar: la paga quincenal es como las drogas.  Ya sé, sueno como una persona completamente loca, pero escúchame. ¿Cómo es ser adicto a una droga? Recientemente platicaba con amigo mío consejero contra las adicciones y entendí algunas cosas. Se resume en esto: te sorprenderían las similitudes que existen para algunas personas entre recibir “la quincena” y una drogadicción. 

1. Cada vez que tomas una droga, te da un “subidón”

Eso también es real cuando recibes tu dinero quincenal. Se ha probado científicamente que el centro de recompensas de tu cerebro se estimula con las sustancias y el dinero. Así que cada vez que depositan, algunas personas sienten una respuesta fisiológicamente similar a tomar una droga. 

2. Necesitas tu droga en dosis regulares 

No saber cuándo vas a obtener tu siguiente dosis vuelve a las personas farmacodependientes, para algunos empleados es igual con el salario. Si alguna vez te han despedido o has estado desempleado por alguna razón, sabes de lo que hablo: de una preocupación intensa por la incertidumbre de no saber cuándo recibirás un ingreso constante. 

Es por esta razón que muchas personas sienten miedo de dejar sus trabajos y emprender. El miedo de perder un depósito regular es mayor que su deseo a tener un negocio propio. 

3. Tu vida gira alrededor de la droga

Las personas adictas dejan que las sustancias controlen sus vidas. Ellas dictan cómo van a pasar su día, todos los días. En algunos casos, la droga cobra prioridad sobre la familia. 

Para muchas personas puede pasar lo mismo con sus trabajos, porque dejan que sus responsabilidades en la oficina tomen precedencia que a las de su casa.  Y todo regresa a la necesidad de tener un salario regular y predecible. 

4. Si te quitan tu droga, te da el síndrome de abstinencia 

Extrañas la sustancia, de manera física y mental. Te sientes deprimido y letárgico, como si no pudieras seguir viviendo. Es algo que también pasa cuando alguien pierde de manera súbita su salario. 

No, realmente no te enfermas como cuando te da síndrome de abstinencia de verdad, pero igual te sientes desamparado y ansioso, como si no pudieras cuidar de ti mismo. Quieres tener tu salario de regreso. 

5. Es difícil generar riqueza siendo adicto 

Cuando eres farmacodependiente tienes grandes gastos fijos construidos alrededor de la adicción. Sabes cuánto dinero necesitas para mantener tu estilo de vida. Generalmente gastas más de lo que generas. 

Para las personas excesivamente dependientes de su salario pasa algo similar. Muchas tienen planes financieros semanales, mensuales y anuales basados en lo que ganan. Sin embargo, es difícil tener otras fuentes de ingresos porque pasan su tiempo trabajando para otros. 

6. Si no tienes tu droga por mucho tiempo, puedes recaer

La adicción puede causar ataques de pánico y hacer que hagas cualquier cosa por recuperar la sustancia a la que te has hecho dependiente. 

Puede pasar lo mismo cuando no tienes trabajo y no tienes otros medios de sustento: vas a buscar obtener “la quincena” otra vez. 

7. El hábito controla tu vida

Sabes que no deberías depender de las drogas, pero cuando eres adicto no puedes evitarlo. Lo mismo pasa con las personas que sueñan tener un negocio propio, pero nunca se atreven porque les da pavor vivir fuera de la “seguridad” que les da un trabajo con un pago fijo. 

No está mal tener un trabajo, lo que es peligroso es solo depender del salario que recibes. No solo es una mala estrategia financiera, es la manera más segura de llegar a la edad de retiro con muchos “Y si hubiera…”.

Si tienes este problema, recuerda que el primer paso es admitirlo. Acepta que eres adicto al salario y que quieres ser dueño de tu propio destino. Eventualmente encontrarás la fuerza para dar el salto y vencer la adicción.