Superar crisis

Protege tu empresa antes de que sea demasiado tarde

Por lo general, las Pymes no cuentan con un fondo de emergencias para restablecer operaciones después de una catástrofe.
Protege tu empresa antes de que sea demasiado tarde
Crédito: Depositphotos.com

Cuando dueños de Pymes me preguntan si es necesario preparar sus empresas para desastres, mi respuesta siempre es la misma; ¿tú te preparas en tu hogar? La gran mayoría me responde que sí, entonces yo le contesto ¿pues por qué no proteger tu fuente de ingresos? Las reacciones son muy parecidas, todo comienza a hacer sentido para ellos.

Siempre se nos ha enseñado a seguir las buenas prácticas que realizan las grandes empresas y no está mal, pues pienso que es necesario hacerlo a la hora de planificar para tiempos de crisis, ya sean naturales o creados por el hombre. 

Te cuento que todas empresas de éxito tienen un departamento dedicado solamente a eso: a planificar, prepararse y a buscar soluciones para mantener las operaciones y responder a estos eventos.

A esto se le llama Planificación para Contingencias o Continuidad de Operaciones ¿y sabes qué? Ese departamento es el que se asegura de que las empresas regresen a la normalidad lo antes posible.

Entonces te pregunto, ¿por qué no proteger tu fuente de ingreso? Los pequeños y medianos negocios por lo general no cuentan con un fondo de emergencias para restablecer operaciones después de un evento catastrófico.

Muchas veces ni siquiera cuentan con las pólizas de seguro que le aseguran el pago por las pérdidas; de hecho, es por esto que después de un desastre, la mayoría de los emprendedores se ven forzados a cerrar operaciones. Entonces, ¿por qué no tomar acción antes de que sea muy tarde?

Si te he despertado un deseo de hacer algo al respecto te recomiendo que sigas los siguientes pasos.

1. Identifica los riesgos potenciales para tu negocio. Pregúntate ¿se encuentra en una zona inundable? Identifica todos los posibles escenarios que pudieras enfrentar. Es buena práctica conocer a tus competidores y mejor aún a los que te pueden sacar de circulación.

2. Una vez identifiques los riesgos busca maneras para prevenir pérdidas. Crea estrategias como proteger tus documentos importantes (crea copias digitales), mantener un sistema electrónico con almacenamiento remoto (backup). También puedes planificar la organización de tus equipos, materiales, suministros de una manera que en caso de inundación no se conviertan en pérdidas.

3. Crea un plan de acción. Escribe una serie de pasos que llevarás a cabo si es necesario actuar en caso de desastre. Por ejemplo, crea un plan de desalojo, establece quienes van a ser notificados, cómo se van a contactar los empleados, suplidores, clientes. Planifica de forma detallada cuando no haya estrés para que al final no te enfrentes a la parálisis.

4. Comunica tu plan. Para garantizar el mejor resultado, es necesario que las personas que van a estar envueltas en el plan conozcan que éste existe.

Háblale a tus empleados, familiares, suplidores y clientes de cuál sería tu forma de responder como empresa para que ellos entiendan el plan. Escríbelo y provee copias a los que van a estar directamente envueltos en la fase de activación.

5. Practica. La mejor forma para identificar áreas de fortaleza o debilidad del plan es practicarlo. Y como dice el refrán: “la práctica hace la perfección”. Así que ensaya tu plan hasta que la activación fluya de manera natural.

Recuerda, si proteges tu hogar y tomas acciones deliberadas para evitar pérdidas, ¿por qué no proteger tu fuente de trabajo e ingresos? La respuesta es SÍ, es necesario protegerlo. Asegúrate de que tu plan de negocio incluya un plan para desastres.