Ser feliz

Sé un emprendedor estrepitosamente feliz

Cada vez hay más apoyo económico y profesional para los emprendedores; sin embargo, ninguna institución se ha enfocado en el proceso emocional.
Sé un emprendedor estrepitosamente feliz
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cada vez son más los apoyos económicos y profesionales que se brinda a los emprendedores; sin embargo, ninguna institución u organismo se ha enfocado en apoyar todo el proceso emocional por el que pasa un emprendedor cuando su proyecto no es aprobado.

Ya sea porque su idea no es del agrado de inversionistas o porque simplemente el plan de negocios no cumple con los datos necesarios, los emprendedores ya perdieron dinero, amistades, tiempo y sobre todo la capacidad de seguir confiando en su proyecto.

Como emprendedor, día a día se está en una montaña rusa de emociones, de repente se sienten plenos, poderosos, satisfechos, y en otras ocasiones su autoestima está hasta el suelo, donde pierden la confianza en ellos mismos y toda sintonía con el momento presente.

La estrepitosa noticia es que tú que eres emprendedor, puedes aprender a ser feliz emprendiendo, aún cuando estés pasando o hayas pasado por las situaciones antes mencionadas.

No olvides que el problema no es tu proyecto, no es el emprendimiento, el problema es la forma en como enfrentas las adversidades en la vida.

Por ello es de suma importancia que aprendas a gestionar tus emociones, es necesario empezar a conocerte de forma interna, saber si tu pasión está alineada con tus talentos y habilidades, porque si no, será común que a cada momento cambies de idea, de proyecto o estés modificando tu modelo de negocio.

Si no haces esa introspección antes de emprender, estarás en una constante duda, sentirás desconfianza, miedo e insatisfacción en todos los aspectos de tu vida, porque cuando no tienes claro y enfocado tu objetivo, sin duda será difícil que disfrutes de tu emprendimiento, convirtiéndote en un emprendedor frustrado por las circunstancias que crees ajenas a ti, señalando con culpa a todas las personas de tu alrededor.

Así que hay que “cambiar de chip”, dejar todas tus creencias limitantes, para emprender desde el ser, aprender a ser feliz a pesar de las circunstancias que se te presenten en este largo camino del emprendimiento, lleno de adversidades pero también lleno de satisfacciones, de crecimiento y transformación personal.

Recuerda:

“Vale más un excelente emprendedor, con un mal proyecto, que un excelente proyecto con un mal emprendedor.”

Te doy la opción, pero en ti está el cambio.

Abrazos felices.

Mayra.