Mi hijo es blogger y gana más dinero que yo

¿Crees que suena increíble? Juan, un padre de familia de 55 años, nos platica su experiencia con un primogénito emprendedor digital.
Mi hijo es blogger y gana más dinero que yo
Crédito: Depositphotos.com

Este artículo cuenta la historia en primera persona de Juan, español de 55 años, padre de familia y que trabaja desde muy joven en el mundo de la construcción. Esta es su historia:

No paraba de escuchar que el internet ha abierto un mundo de oportunidades de negocio totalmente nuevas y revolucionarias y que de ello, especialmente, se estaban aprovechando los más jóvenes.

También me decían que en este medio no afectaba la edad, el género, la raza ni cualquier otra cuestión referente a las características propias de la persona y que, por esta razón, había infinidad de posibilidades de negocio en su interior más allá de las clásicas ofrecidas por el mercado tradicional. Sin embargo, no me lo acababa de creer aunque por Facebook ya veía como las publicaciones de tu blog personal, Blogtimista, se comentaban y tenían muchos likes.

Yo sólo había escuchado hablar de los 'YouTubers', es decir, de aquellos que se ponen detrás de una cámara, graban todo aquello de lo que se tienen conocimientos y lo publican a través de la plataforma YouTube con el objetivo de generar ingresos mediante el número de visitas recibidas. Sin embargo, me parecía, y me lo sigue pareciendo, una pérdida de tiempo. 

¿Blogger? ¿Qué es eso?

No voy a engañar a nadie. Yo soy una de esas personas que, desde bien jovencito, estuve trabajando en la construcción como albañil de sol a sol. Hoy he sorteado la crisis y, más o menos, puedo decir que no me va mal.

Eso sí, como mucho, me da para poner un plato de comida en la mesa cada día y darme algún capricho personal, pero poco más. Respecto a lo de ahorrar es mejor no hacer mención.

Sin embargo, hace ya algún tiempo, empecé a darme cuenta de que mi hijo pequeño pasaba demasiado tiempo frente al ordenador. La verdad es que, visto todo lo que aparece en las noticias cada día, estaba un poco preocupado. A pesar de ello, cada vez que le preguntaba, me decía que estaba 'trabajando', a lo que yo le respondía que se saliera a la calle a entregar currículums.

Un buen día vi que a casa llegó una carta de la Seguridad Social para mi hijo. Cuando le pregunté que era, la respuesta me dejó atónito: ¡se había dado de alta en la Seguridad Social como autónomo! Increíble.

Le dije que era una locura, que no tenía ingresos, pero me contestó que no me preocupara, que pronto iba a convencerme de que no había nada que temer. Al cabo de un par de días me mostró un ingreso en su cuenta de más de 2000 euros, el cual había recibido por su trabajo como blogger.

Efectivamente, mi hijo cobraba mucho más que yo y ni siquiera sabía cómo.

Ser blogger no es una moda pasajera, sino una profesión seria.

Una tarde de plática con él y muchas horas indagando por Internet me hicieron darme cuenta de que mi hijo tenía espíritu emprendedor y que, además, ser blogger es una profesión muy seria, no una moda pasajera como todo este tiempo había creído.

Al llegar a esta conclusión me ayudaron los datos que encontré de un informe de Wordpress que decía que 95% de los blogs creados son abandonados durante su primer año de vida, mientras que casi el 99% nunca llegan a generar ingresos reales. Mi hijo lo sabía, y aún así confío en ser parte de ese 1% restante.

Es cierto que ser blogger, debido a las características intrínsecas de Internet, es una opción al alcance de cualquier persona. Ahora bien, una cosa es crear un blog personal, y otra muy diferente es hacerlo rentable. Y es que para ello se requiere de conocimientos SEO, de encontrar un nicho de mercado con una necesidad que esté pendiente de satisfacer, proveer de contenidos de calidad y, lo más complicado, calar en el público.

Diferentes tipos de bloggers

También pude comprender que hay tantos tipos de bloggers como de blogs, evidentemente. Si bien es cierto que mi hijo me habló de los blogs de nicho, de marca, corporativos o de red privada, lo cierto que es que, para su caso, preferió centrarse solo en los personales y en los profesionales sin marca pues ambos persiguen una misma finalidad: hacer dinero por encima de cualquier otra cosa. Además, era exactamente lo que él hacía.

Los blogs personales, probablemente, eran los que se atienen mejor a esa idea preconcebida que yo tenía en mi cabeza. Es decir, una persona cualquiera se anima a escribir acerca de cualquier tema que domine y lo publica en la web. Después, si genera interés, acaba recibiendo visitas, de las cuales tiene ingresos por publicidad.

Sin embargo, de los blogs profesionales sin marca no tenía ni idea. Sin duda, este área es mucho más amplia y abarca infinidad de casos.

Por ejemplo, parece ser que hay webs que crean blogs 'satélites' que redireccionan al portal principal o a una tienda online determinada.

De este modo, consiguen generar ingresos mediante dos vías: los del blog en sí mismo y los del portal principal. Puede parecer un poco complejo pero, al comprender cómo se obtienen ingresos a través de Google, todo queda mucho más claro.

Cómo gana dinero mi hijo siendo blogger

Antes hablé de que existen dos grandes categorías de blogs. Pues bien, en este también voy a hablar de las dos formas que existen de ganar dinero mediante este tipo de portales, las cuales, además, son totalmente complementarias.

La primera forma de generar ingresos a través de un blog es mediante Google Adsense, es decir, la plataforma de inserción publicitaria de Google.

En este sentido, una vez registrado y publicado el portal, dicha plataforma se encarga de insertar tres espacios publicitarios, los cuales suelen ser un 'Megabanner' de 728 x 90 píxeles para la cabecera, un banner estándar de 468 x 60 en la parte inferior del artículo y un 'Skyscraper' de 120 x 600 en uno de los laterales, generalmente el derecho.

De media, por cada 1000 visitas que tenga un blog genera un euro de ingresos. Así que, si se trata de un blog que recibe esta cifra cada día, se encontraría con la paradoja de que apenas obtiene 30 euros mensuales de beneficio.

Si se tiene en cuenta que, para conseguir ese número de visitas, lo normal es emplear unas 10 horas semanales, lo mejor es ni siquiera echar el cálculo de cuál es la retribución por cada una de ellas.

Evidentemente, estas cifras son muy bajas, pero, como me dijo mi hijo, no deben llevar al desaliento. Sobre todo, porque, como dije anteriormente, hay otra vía para obtener ingresos y porque conseguir visitas requiere tiempo y conocimientos SEO.

Los programas de afiliados, la fórmula de ganar dinero más factible a corto y medio plazo

Un programa de afiliados es, en pocas palabras, un sistema que permite a los blogs obtener beneficios mediante la venta de un producto por comisiones.

Por ejemplo, si un sujeto tiene un blog, se adhiere al programa de afiliados de Amazon y crea un artículo sobre la Play Station 4 que redirecciona a la tienda online, el blogger ganará una comisión por cada cliente que haya accedido a este popular 'marketplace' a través de su enlace y compre la videoconsola.

Es difícil determinar la cuantía de una comisión en un programa de afiliados pues estas suelen oscilar dependiendo de quién lo ponga en práctica y del producto que se venda. Sin embargo, continuando con el ejemplo de Amazon, es posible llegar a obtener hasta un 10% del precio final del producto, una cifra que no está nada mal.

Por ejemplo, si mi hijo escribe el artículo que da pie a comprar la Play Station 4 que he comentado, la cual suele tener un precio que ronda los 300 euros, 30 serían para él, es decir, la misma cantidad que obtendría por tener un blog con 1000 visitas diarias.

Esto me hizo ver que, mientras Google Adsense o cualquier otro proveedor de publicidad genera ingresos pasivos en el portal, el programa de afiliados los produce de forma activa. Por lo tanto, ambos sistemas se relacionan como si de vasos comunicantes o un bucle se tratase ya que, cuantas más visitas tenga el blog, más posibilidades habrás de vender el producto asociado y generar una comisión.

Asimismo, cuantos más productos se vendan, más difusión tendrá el blog y mayor número de visitas obtendrá. Así gana dinero mi hijo como blogger.

La combinación de la publicidad con un programa de afiliados es la mejor opción para ganar dinero a través de un blog.

Evidentemente, al igual que casi todo en la vida, se requiere de tiempo, esfuerzo y dedicación. Incluso de un tiempo de aprendizaje mediante el que dominar los conceptos básicos que el entorno web propone en estos momentos tales como el SEO y que redundan en un mayor número de visitantes.

A mí me ha costado mucho como padre entender en qué consistía la profesión de blogger de mi hijo y cómo conseguía obtener ingresos. Pero, tras todo lo que he contado aquí, creo que queda más o menos claro que me he quedado con el tema.

Así que, si un día te encuentras mi situación, te animo a que apoyes a tu hijo. Y es que sin duda, de esto se puede vivir.