Niños emprendedores

Consejos de un papá para educar a niños emprendedores

Fernando Naranjo, director de la franquicia Business Kids para Costa Rica, nos comparte algunos consejos para fomentar en los reyes del hogar las habilidades que los convertirán en los empresarios del futuro.
Consejos de un papá para educar a niños emprendedores
Crédito: Depositphotos.com

Cuando pensamos en un emprendedor es casi probable que lo primero que se nos venga a la mente es la imagen de una persona soltera, sin hijos y menor de 35 años. Pero, muchas veces detrás de empresas y startups exitosas hay papás que cambian pañales y ayudan con tareas escolares mientras preparan la presentación para una reunión de trabajo muy importante al día siguiente. Fernando es uno de ellos.

"Educar a niños emprendedores significa dar a los pequeños las herramientas para defenderse en la vida, aprender del fracaso y ayudarles a que logren sus sueños", dice en entrevista Fernando Naranjo, director de la franquicia Business Kids para Costa Rica.

El emprendedor, que ahora lidera la primera franquicia de un concepto mexicano en el extranjero, confiesa que su deseo por educar a niños emprendedores es el legado de sus padres.

Los orígenes del papá de Franco y Francisco nos remontan a Costa Rica. Desde muy pequeño, Fernando, originario de Tarrazú, en la Zona de los Santos, conoció la importancia de ser autosuficiente y los beneficios que esto le daría en el largo plazo.

A los seis años, el futuro emprendedor comenzó a recolectar café con su familia y a vender verduras que su padre cosechaba en una huerta.

Fernando explica que esta acción no la realizaba por necesidad, sino por el deseo de su madre de enseñarle a él y a su hermano el valor del trabajo.

Hoy, el papá emprendedor trata de transmitir, junto con su esposa Francel Montero, estas enseñanzas a sus dos pequeños.

Para lograrlo, en mayo de 2014 puso en marcha un plan familiar: adquirir la primera franquicia de Business Kids fuera de México.

El Controlador Aéreo de profesión recuerda que la búsqueda no fue fácil, pues deseaba invertir en un negocio que no sólo le permitiera pasar tiempo con su familia, también en donde sus hijos pudieran desarrollar sus habilidades emprendedoras al máximo.

Fue así que tras una visita de trabajo a México, Fernando conoció Business Kids, un concepto mexicano de educación empresarial para niños creado por María del Carmen Cabrera en 2011 y que gracias a su buena aceptación, en 2014 comenzó a operar bajo el modelo de franquicias.

Después de reunirse con la creadora de Business Kids, el papá regresó a Costa Rica para revisar el proyecto con su esposa. Dos semanas después, el matrimonio levantó el teléfono para dar el sí. La inversión inicial de la franquicia fue de 10 mil dólares.

"Queríamos comenzar un proyecto familiar con el deseo de heredarles un patrimonio a nuestros hijos", precisa.

Dos roles: ser papá y emprendedor 

Fernando admite que ser papá y emprendedor es un gran reto. Sin embargo, el costarricense sonríe al decir que ejecutar esta labor ha sido más sencilla gracias al apoyo de su esposa.

Francel, quien también es Relacionista Pública y fue capacitada para operar el negocio en la provincia de Heredia, es la gerente de la franquicia en el país.

Ella se encarga de revisar y supervisar la operación del negocio y ,apoyada del equipo de psicólogas y  psicopedagogas, las más de 200 dinámicas que se imparten a niños de entre cuatro a 14 años.  

Además de liderar el negocio, el matrimonio ha buscado involucrar a sus hijos en las actividades y dinámicas de Business Kids, en especial a Franco, su hijo mayor.

El papá emprendedor recuerda que un día el pequeño de seis años les dijo que quería tomar clases de cocina en el kinder. Sin embargo, el presupuesto para sus cursos y talleres ya estaba asignado por lo que tuvieron que negarse.

"No era porque no tuviéramos las posibilidades, sino porque hay veces en la vida en que debes enseñar a tus hijos a que no pueden tener todo y que si desean algo deben trabajar para conseguirlo", explica.

Dos semanas después, Franco les dio una lección a sus padres: les dijo que comenzaría a vender chocolates entre sus amigos y maestras del kinder para recabar dinero y con los ingresos obtenidos pagaría sus clases.

Los papás al ver el empoderamiento de su hijo, decidieron abrir una cuenta bancaria y ayudarle a inscribirse en sus clases de cocina.

En la actualidad, el pequeño maneja su propio negocio de dulces y chocolates elaborados por él mismo.

El papá emprendedor asegura que Francisco, de tres años, ya sigue los pasos de su hermano aunque por ahora en menor escala, debido a su corta edad.

Un legado familiar 

Lo que un día comenzó con la idea de un legado familiar, hoy es una realidad en tres franquicias de Business Kids en el territorio tico.

Desde la adquisición de la franquicia en 2014, el matrimonio ha registrado de manera anual la inscripción de más de 100 niños en los tres centros.

La apuesta en el mediano y largo plazos está enfocada en aumentar el número de pequeños emprendedores, consolidar  aún más a la marca en el país y crecer 300% al interior de colegios, a través de programas educativos.

Pero, los planes del matrimonio no quedan ahí. Fernando adelanta que llevarán los programas de Business Kids a emprendedores adultos y jóvenes huérfanos menores de edad.

"Sabemos que esto es un negocio, pero emprender también significa retribuir algo a la sociedad. Queremos escalar en la parte social para formar emprendedores", detalla.

Por ahora, el administrador de empresas explica que por ahora no se tiene contemplada la apertura de nuevas sucursales, pero no descarta que haya una más en el futuro.

Consejos para educar a niños emprendedores

El papá de Franco y Francisco nos comparte cuatro consejos que, de acuerdo con su experiencia personal, le ha ayudado a educar a niños emprendedores.

1. Escúchalos

Debes escuchar activamente a tus hijos y ponerte al nivel de ellos. Siempre míralos, no hacerlo puede afectar su autoestima porque pueden pensar que no son importantes para ti.

2. No los condiciones

No les condiciones sus actividades de juego. Deja que ellos se empoderen y escojan lo que más les gusta, con eso te vas a dar cuenta de las pasiones que tienen.

3. Dales experiencias

A este mundo se vino a ser feliz. Por eso, dales la mayor cantidad de experiencias, cursos y actividades sin saturarlos y en lapsos adecuados para que también disfruten de su niñez.