Hide this Looking for English Content? Click here

El hombre que quiere dar crédito a través de un clic

En un mercado donde el 70% de los adultos no posee una cuenta bancaria, Francisco Meré de Bakaool usa la tecnología para masificar los servicios financieros y mejorar la experiencia de los usuarios.
El hombre que quiere dar crédito a través de un clic
Crédito: Isaac Nácar / Entrepreneur en Español
  • ---Shares

En realidad, “la gente no busca créditos hipotecarios, busca comprar una casa”, sentencia Francisco Meré, director general y cofundador de Bankaool, primer banco mexicano sin sucursales con sede en la Web. En pleno apogeo de la revolución digital a global, esta institución financiera brinda prácticamente todos los servicios de la banca tradicional, capitalizando los beneficios propios del sector fintech. “Menores costos operativos, menores tasas de interés y un mayor rendimiento para las cuentas de ahorro”, asegura el emprendedor, quien agrega: “somos un sinónimo de simplicidad y honestidad en servicios financieros”.

Y vaya que hay un terreno con alto potencial por explorar. Cerca del 70% de los adultos en México no posee una cuenta de banco y no precisamente por falta de sucursales, sino porque hasta ahora los modelos bancarios tradicionales no han podido resolver las necesidades de una buena parte de la población y de las empresas. Mientras que el fintech –servicios financieros con una solución tecnológica– es una opción que se perfila como la más eficaz para atraer y regularizar a millones de mexicanos.

Al respecto, Federico Antoní, director de la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (Afico), hace hincapié en ver al fintech como una posibilidad para subsanar el retraso del país en estas cuestiones. Por ello, no es de extrañarse que en junio pasado, el Gobierno Federal haya colocado a esta tendencia como uno de los tres ejes que integran el Plan Nacional de Inclusión Financiera. Ahora parece ser sólo cuestión de tiempo –pero no años, sino meses– para ver más avances y resultados asombrosos en este renglón gracias a la implementación de soluciones financieras novedosas. 

La unión hace el fintech

Tanto Francisco Meré como Carlos Budar, CFO de Bankaool, pasaron gran parte de su vida en el mundo de las finanzas. Antes de emprender, Francisco trabajó en el Banco Central y en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, entre otras instituciones. Durante una estancia en Nueva York conoció a Carlos, quien cursaba la maestría en ese entonces. Luego, ambos pasaron a formar parte de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), ocupando puestos de alta dirección. Francisco, con su amplio bagaje dentro del sector, tuvo la visión de una banca diferente, cercana a la gente.

“Nosotros buscamos dos cosas: ser una opción real de servicios financieros para mucha población que no está atendida y, sobre todo, mejorar la experiencia del usuario con los bancos”, aclara el CEO de la startup.

Bankaool inició en 2006 como una Sofol llamada Agrofinanzas. Por lo que únicamente podía prestar dinero y se acotaba a un nicho: pequeñas y medianas empresas (Pymes) del sector agroalimentario. Tras cambios en las regulación de la banca digital, el emprendimiento se convirtió en Institución de Banca Múltiple a partir de 2012. Esto trajo el lanzamiento de diferentes productos como cuentas de ahorro, inversiones y acceso a servicios de pagos. Todo esto a través de su plataforma digital.

“La tecnología está cambiando el mundo y forma parte de nuestra vida cotidiana en mayor o menor medida; hoy muchos la utilizamos para pedir un taxi, reservar un boleto de avión o comprar en una tienda en línea. Lo que hicimos fue aprovecharla para innovar la oferta de servicios financieros en México”, señala Carlos.

Durante este proceso de crecimiento y desarrollo del modelo de negocio, el capital humano de esta startup también ha sufrido cambios radicales. Se trata de uno de los bancos con menor cantidad de personal: 130 colaboradores. Sin embargo, esto no ha sido impedimento para cumplir con la propuesta de valor de Bankaool: tener una banca honesta y con transparencia en la comunicación.

¿Cómo lo logran? En primer lugar, teniendo un diálogo directo con el cliente por medio de la tecnología (Internet, redes sociales y aplicaciones). La segunda clave es que su mecanismo para operar –con una base tecnológica– es mucho más barato. Si bien no invierten en construir sucursales, sí lo hacen para ofrecer servicios más eficientes y cuyo valor es percibido por los usuarios: no cobran comisiones, no hay saldos mínimos, dan mayores rendimientos para los ahorradores, etc.

El público objetivo de Bankaool –y en general de las propuestas del fintech mexicano– son los pequeños y medianos empresarios. También contemplan a emprendedores y personas físicas que por alguna razón no han podido abrir una cuenta con la banca tradicional e incluso aquellos que ya están bancarizados. De esta manera, su producto más popular es la cuenta de ahorro. Todo el proceso para obtenerla puede realizarse a través de Internet. Un par de días después de hacerse la solicitud, el usuario recibe en su domicilio una tarjeta de débito Mastercard que es válida en todo el mundo y además tiene acceso a banca en línea sin costo.

Por su parte, la oferta para los clientes inversionistas está integrada por tres productos dirigidos al segmento Pyme. Primero, destacan los créditos a través de alianzas que firman con otras compañías para financiar cadenas de suministro o de distribución, como en el caso de Imperquimia, en donde son el brazo financiero para lograr su plan de expansión de puntos de venta. Un segundo producto es el crédito en línea; “ese sí es un mercado más abierto en el que cualquier empresa, con una necesidad de crédito de $100,000 a $3 millones, proporcionando información puntual y de una forma muy rápida, puede precalificar y ver si es candidata a obtener financiamiento (sin tener que ir a una sucursal bancaria). Y la tercera opción es un modelo más tradicional, en donde ejecutivos de promoción –gente que trabaja para Bankaool– prospecta negocios y los contacta para ofrecerles crédito.

Bankaool quiere mejorar la experiencia del usuario a través de las redes sociales, chat en vivo en su página de Internet y un call center –el cual no se encuentra tercerizado, sino que forma parte de las instalaciones físicas de la compañía ubicadas en Santa Fe, en la Ciudad de México–. Francisco bromea al respecto, diciendo que esta cercanía –con el equipo a cargo del servicio al cliente– es tal que incluso él como director podría ponerse a responder llamadas y dar solución a los problemas de los usuarios.

 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.