La mamá 'descalza' que construyó un negocio millonario

Esta es la historia de Carrie Wilkerson y su empresa The Barefoot Executive.
VIP Contributor

Si un día soñaste con trabajar desde casa y tener un negocio basado en la comodidad de tu hogar, entonces debes conocer el caso de Carrie Wilkerson, mejor conocida como la “Ejecutiva Descalza” (Barefoot Executive, en inglés).  The Barefoot Executive es una página web, una comunidad virtual y un libro bestseller que desarrolló para ayudar a los profesionistas que operan desde su sala. 

Su sitio rápidamente creció en un imperio con decenas de miles de suscriptores, lo que la llevó a convertirse en una ponente reconocida y una entrenadora de ventas muy socorrida. Mientras levantaba múltiples negocios, en los últimos 19 años Carrie Wilkerson también crío a cuatro hijos, salió de deudas y perdió más de 10 kilogramos. Es más, en 2009 la llamaron la Mercadóloga de Internet del Año en 2009 y ha salido en Forbes y Fox Business News porque entre sus clientes puede contar a Google, John C. Maxwell, Zig Ziglar, entre otros. 

Claramente ella tiene mucho que enseñar sobre negocios, así que platiqué con ella para saber cómo construyó su poderosa marca y cómo otros emprendedores pueden seguir su ejemplo desde sus propias casas.

1. Busca una necesidad en tu mercado más cercano

Wilkerson empezó su carrera con una compañía de ventas directas, pero pronto se dio cuenta de que podría tener un mejor negocio si ofrecía servicios a otras firmas consultoras. Empezó por preguntar a las personas que conocía si necesitaban un newsletter. Eventualmente estaba diseñando boletines para más  de 200 clientes.

 “Empecé mi negocio como todos los demás: con lo que sabía y las personas que conocía. Mandé un email, trabajé con un par de clientes de manera gratuita por unos meses para desarrollar mi método de trabajo y para obtener recomendaciones y referencias”, explica Wilkerson. “Literalmente les decía ‘Diles a dos amigos de mis servicios’, así crecimos rápidamente por recomendaciones. En un punto estábamos sumando hasta 12 clientes por día”. 

Considera tu comunidad inmediata de mamás, amas de casa, mercadólogos, ingenieros, lo que sea. Piensa qué necesitan. Wilkerson dice que no se empieza con un imperio, se arranca con las personas que conoces y de ahí empiezas a crecer. 

2. Comprométete realmente

Los emprendedores no se destacan por su paciencia. A veces, en un esfuerzo por moverse rápido y hacer de todo, pierden el enfoque, y ese es un componente básico del éxito. La vida de Wilkerson cambió cuando ella se comprometió a darlo todo en su negocio por tres meses. 

“Mi esposo me dijo ‘Dalo todo por tres meses antes de rendirte’ y creo que a veces los emprendedores queremos que funcione rápido o que no funcione”, dice. “Al final de esos tres meses me di cuenta de que él tenía razón. Ya teníamos 70 clientes recurrentes y sabíamos que era un negocio viable”. 

Muchos emprendedores son personas creativas, habilidosas y efectivas. Vaya, son una fuerza de la naturaleza. Asegúrate de darle tiempo y atención a tu idea de negocios para hacerla despegar. 

3. Considera el servicio

“Los negocios de servicio son los más rápidos en generar efectivo”, dice Wilkerson. “Todos tenemos alguna habilidad con la cual podemos ganar dinero”.

Wilkerson me dijo que no le enloquece crear newsletters para sus clientes. Lo que adora es la razón para hacerlo: salir de deudas y estar con sus hijos.  A diferencia del clásico pensamiento “Sigue tus pasiones”, Wilkerson aconseja que las pasiones sean las razones para hacer las cosas. 

 4. Crea una marca fuerte 

Wilkerson comenzó con el sitio The Barefoot Excecutive porque sabía que había otros emprendedores que deseaban trabajar desde casa que necesitaban una guía. Sabía que hacer home office puede ser solitario, así que creó una comunidad que hacía falta entre los solopreneurs. Sus suscripciones estallaron, así como su número de seguidores en Twitter

Pronto la estaban invitando a dar charlas y conferencias y el Publisher Thomas Nelson la contactó para que escribiera su primer libro. La clave para todo esto fue su marca reconocida. Wilkerson dice que tu nombre debe ser visible, conocido y servir a la audiencia. 

5. Si quieres balance, fija límites 

Para un emprendedor que trabaja desde casa, los límites son la clave del éxito. Primero, debes entrante para seguir ciertas políticas, como a qué hora levantarte, cuando cerrar la puerta del estudio o cuándo estarás dedicada a tu familia. Después debes entrenar a tu esposo, familia y amigos a respetar estos tiempos. Finalmente, debes entrenar a tus clientes, vendedores y equipo. Wilkerson también recomienda usar software de gestión de tiempo. 

6. Cultiva relaciones reales

“Las relaciones verdaderas son las que importan, no el número de followers. A las personas les encanta cuando les mandas una nota de agradecimiento o detalles personalizados”, indica la experta. 

7. No te compares

Cuando estás construyendo una marca en línea es difícil no comparar a tus clientes y competidores, especialmente si estás generando un nombre como conferencista. Wilkerson dice que la comparación solo sirve para dos cosas: te hará sentir mal contigo mismo o te inflará el ego, y ninguna de esas alternativas le sirve a tu negocio. 

8. Agrega mucho, MUCHO valor 

¿Cómo logró Wilkerson pasar de tener un blog a trabajar con clientes como Google? La respuesta es simple. 

“Las oportunidades surgen del valor que otorgas en el trabajo que haces”, explica. “Deja de tratar de ser un influencer y mejor concéntrate en servir”.
 

 

 

 

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue