Historias Entrepreneur

El hippie barbón que inició un imperio con abejas

Burt Shavitz, cofundador Burt's Bees que abandonó los lujos de Nueva York por el campo, demostró que se puede construir una empresa con lo que se ama.
Entrepreneur Staff
5 min read

¿Cómo imaginas que debe verse un empresario millonario? Seguramente nunca pensaste que como un hippie barbón que vive en una cabaña calentando sus pies en una estufita de leña. Sin embargo, así era Burt Shavitz, un hombre que amaba la naturaleza, a sus tres perros labradores y a las abejas, y que a su vez fundó una de las marcas de belleza más consumida de los Estados Unidos, Burt's Bees

Shavitz pudo tenerlo todo en cuanto a riquezas naturales, pero se conformó con un pedazo de tierra en las montañas donde pudiera vivir tranquilo en medio de la naturaleza. En algún momento fue dueño de un tercio de las acciones de una compañía que fue comprada por Clorox por casi mil millones de dólares. Sin embargo, Roxanne Quimby, su ex y cofundadora de la empresa, decidió comprar 100,000 acres en Maine para poder retirarse tranquilamente. 

La historia del origen de Burt’s Bees es increíble y Shavitz, un hombre de espíritu libre, fue su impresionante cofundador.  El emprendedor era un apicultor aficionado que solía viajar por los caminos de Maine vendiendo botellitas de la miel que sus abejas producían. Solía vender en el verano antes del comienzo de la temporada de caza (y antes del invierno), para evitar que se solidificara el producto. No era rico, pero vendía lo suficiente para no tener deudas. 

Irónicamente, el emprendedor había nacido en la ciudad de Nueva York, pero su vida en los tumultuosos años 60 hizo que cada vez se desencantara más y más de la vida urbana. Luego de trabajar como fotógrafo unos años y capturar la miseria de la ciudad, decidió comprar una pickup e irse a vivir al bosque. 

No tenía dinero, pero cultivar abejas le permitió sobrevivir y eventualmente tener un negocio relativamente próspero. Lo más chistoso es que ni siquiera compró las abejas, encontró un enjambre mientras manejaba. Un amigo de Nueva York ya le había enseñado cómo cultivarlas y cuidarlas, por lo que tomó el encuentro como una buena señal y comenzó un negocio. 

Los encuentros predestinados de Shavitz no terminaron ahí. Un día de 1984 se topó con una linda hippie llamada Rozanne que pedía aventón en la carretera. La joven producía lociones y bálsamos naturistas, por lo que Shavitz decidió donarle 200 libras de cera de abeja que tenía en su casa. Juntos produjeron cera para muebles, velas, lociones y un curioso bálsamo para labios que se vendió como pan caliente.  Roxanne y Burt se dedicaron a vender sus productos en tiendas locales y ferias de la región. Para el año 200 su “pequeña” compañía ya vendía 23 millones de dólares al año.

Roxanne se hizo cargo de la parte corporativa, mientras que Burt se conformó con ser solo la imagen de los productos. De hecho, la compañía se llama Burt’s Bees porque ese era el nombre que Shavitz había tallado en las colmenas para evitar que se las robaran. 

La vida de negocio no era para el extraño hippie barbón y en 1999 vendió su parte de la compañía en US$130,000 para hacer lo que él quería, vivir en tranquilidad. Roxanne y Shavitz eventualmente dejaron de ser pareja (otra de las razones por las que se alejó del negocio) y su relación jamás se recuperó. Para el momento en que Clorox comprón la empresa, si Shavitz hubiera mantenido la proporción de sus acciones, habría recibido US$59 millones. La empresa le dio una compensación de US$4 millones por ser el fundador. 

No le fue mal. Clorox le pagaba una suma no descrita cada año para ser la imagen de la marca. Shavitz solía viajar por todo el mundo dando a conocer los bálsamos, pero su pasatiempo favorito era descansar en su jardín viendo a los zorros jugar.

Shavitz  jamás abandonó Maine y su relación con Quimby nunca se recuperó, pero él solía decir que tenía todo lo que podría querer. “Tengo un buen pedazo de tierra con halcones y búhos, así como puestas de sol asombrosas y el cariño de mis vecinos”. 

La marca tiene menos de cinco años en México y puede ser encontrada en tiendas de Walmart. 

Con información de Laura Entis

 

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Brittney's a Certified Financial Planner who can help you manage your business and personal finances and navigate the ups and downs of starting a business.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur