Hide this Looking for English Content? Click here

Barbería vintage

Barbería vintage
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
¿Por qué?
En los últimos años, cada vez más consumidores de todas las edades han volteado sus ojos a modelos de negocios que ofrecen productos y servicios clásicos (en otras épocas); desde sastrerías donde se elaboran trajes o camisas a la medida, hasta venta de viniles de producciones originales o reediciones.

Siguiendo esta tendencia vintage también destacan las barberías, un concepto típico de los centros históricos de muchas ciudades del país o de las colonias Centro, Roma o Condesa en el Distrito Federal hacia la década de los 40 y 50.

Hoy, estas barberías clásicas están de vuelta (en las principales zonas trendy de las ciudades) para conquistar a hombres (en su mayoría, de entre 25 y 45 años de edad) que buscan un espacio diseñado especialmente para ellos. Todo esto con un toque clásico que denota distinción. Así, los caballeros encuentran una nueva opción dentro del mercado de la belleza que los hace sentir bastante a gusto.

¿Cómo?
La primera ventaja que ofrece una barbería vintage es que puedes iniciar con un capital e infraestructura básicos que puedes ir escalando conforme aumente la demanda. Para empezar, necesitas de un local de mínimo 25 metros cuadrados, ubicado en colonias habitadas o que frecuente tu público objetivo: hombres solteros o casados, en edad laboral y que buscan servicios que ofrezcan un valor agregado.

En este caso, una barbería que cuente con elementos clásicos como la decoración, mobiliario, sillas hidráulicas, navajas de afeitado, caldera para calentar  toallas y, por supuesto, atención personalizada. Todo esto con una inversión de aproximadamente $250,000.

El consejo es no descuidar hasta el último detalle. Por ejemplo, procura que tu personal (tres peluqueros, un encargado y un bolero) vista moda clásica: camisa con moño o corbata, tirantes, sombrero o leontina. De ahí, sumar elementos modernos para brindar un mejor servicio: reservaciones y citas vía telefónica o por Internet, cobro con tarjeta de crédito o débito, y membresías o paquetes de servicios anuales (para clientes premium).

Tu carta de servicios debe incluir: corte de cabello, peinado, afeitada de barba y bigote, masaje capilar y facial, boleado de calzado, entre otros. En cuanto a publicidad y mercadotecnia, comienza por invertir en una campaña de volanteo en la zona y no olvides crear una página de Internet para que los usuarios puedan agendar sus citas desde ahí.

Ejemplo de éxito
En México
Barbería Capital
www.barberiacapital.mx