Hide this Looking for English Content? Click here

¿Por qué hay que regular las startups fintech en México?

El país es líder en startups de tecnología financiera que compiten con los bancos en América Latina, por ello el gobierno trabaja en un proyecto de ley para regularlas.
¿Por qué hay que regular las startups fintech en México?
Crédito: DepositPhotos
  • ---Shares

El sector financiero de México está concentrado en sólo siete bancos, sin embargo, está ocurriendo una revolución encabezada por varias startups para llevar servicios a las personas y empresas para las que acudir a una gran institución financiera no es una opción.

Las compañías de Tecnología Financiera (Fintech) están creciendo a un gran ritmo en el país. En 2016 había casi 160 startups de este tipo, más que en cualquier otro lugar de América Latina, que se enfocan en facilitar el financiamiento colectivo (crowdfunding), dar créditos a empresas pequeñas y medianas y a proporcionar asesoría financiera.

La industria Fintech, como muchas disrupciones tecnológicas, está simplificando a muchas personas el acceso a servicios financieros y satisfaciendo la necesidad de crédito que los grandes bancos no han podido atender. Ahora, las autoridades del país están trabajando en un proyecto de ley para regular a estas compañías.

Aún no se conoce la versión final, pero la propuesta se enfocará en prevenir algunos riesgos que han ocurrido en varias partes del mundo, como el fraude, en el caso de las plataformas de crowdfunding, y el lavado de dinero a través de las criptodivisas o pagos móviles.

La ley servirá para fomentar la competencia o pondrá obstáculos para los nuevos jugadores. Mientras se cocina el proyecto final, esto es lo que ha pasado en el sector Fintech en el país y lo que opinan algunos de sus participantes.

Sin intermediarios

Fintech es la conjunción en inglés de las palabras tecnología financiera. El término se usa para denominar a las startups que crean o proveen servicios financieros a través de las tecnologías de la información, con menos costos y, por lo general, sin intermediarios, como lo es un banco.

Los servicios que dan las startups de Fintech van desde préstamos, pagos electrónicos y móviles, remesas, gestión de finanzas personales y empresariales, ahorro, prevención de identidad y fraude, operaciones en mercados, ahorro, financiamiento colectivo (Crowdfunding) y hasta manejo de criptodivisas, como el Bitcoin.

“Lo que hacen muchas startups de Fintech con éxito es poner al cliente en el centro de la estrategia”, dice Rafael Niell, director de Medios de Banco Sabadell México.

La irrupción de las empresas Fintech significa una revolución en el sector financiero. Pequeños jugadores, más ágiles y con costos de operación mucho más bajos, le disputan parte del mercado a los bancos, mucho más grandes, con un peso regulatorio más alto y menos rápidos para innovar.

Las inversiones en compañías de Fintech alrededor del mundo crecieron exponencialmente de 2010 a 2015. En el periodo citado, las inversiones totales pasaron de 9,000 millones de dólares (mdd) a 47,000 mdd, de acuerdo con el reporte, El pulso de las Fintech, de KPMG, al cuarto trimestre de 2016.

El año pasado, las inversiones en Fintech cayeron 50 por ciento hasta 24,700 mdd. KPMG lo atribuye a la incertidumbre que generaron los fenómenos políticos del Brexit y las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pese al bache del año pasado, el sector tiene mucho más para crecer en los próximos años. “Las jurisdicciones han comenzado a darse cuenta del importante papel que puede desempeñar la innovación Fintech en la facilitación de la inclusión financiera. También han reconocido que la mejora de la eficiencia del sistema bancario puede mejorar el rendimiento de la economía en su conjunto”, resalta KPMG en el reporte.

En el Continente Americano, las inversiones fueron por 13,500 millones de dólares el año pasado. Kueski, una plataforma de préstamos en México, recibió fondeo de 35 millones.

Regulación en México

Varios países como Reino Unido, Australia, Singapur y Malasia están trabajando en un marco regulatorio para el sector Fintech, sin tratar de obstaculizar su crecimiento.

En México, el gobierno federal trabaja desde el año pasado en un proyecto de Ley de Tecnología Financiera, que servirá para regular a estas empresas, que han tenido un crecimiento importante en el país.

De acuerdo con el reporte Fintech Radar México, publicado en mayo de 2016 por la firma de análisis Finnovista, el país se convirtió en el mayor mercado en América Latina. El reporte encontró 158 startups Fintech mexicanas. Sus principales actividades son el Crowdfunding, educación financiera y ahorro, pagos y remesas y empresas empresariales.

“Las startups Fintech ya están transformando desde afuera el sector de los servicios financieros, amenazando la posición de bancos que tradicionalmente han dominado este sector, ya que no han sabido aprovechar las claras oportunidades brindadas por la tecnología, las soluciones móviles y digitales”, agrega Finnovista.

El sistema financiero del país es sólido en capitalización, pero a menudo es visto como un oligopolio por ser un mercado repartido entre pocos jugadores. Siete bancos concentran el  79 por ciento del total de activos, de acuerdo con un análisis de UBS.

Solamente BBVA Bancomer, Santander México y Citibanamex tienen en juntos 228,680 millones de dólares en activos, lo que los coloca entre entre los 10 bancos más grandes de América Latina, según un informe S&P Global Market Intelligence.

¿Qué propone la Ley?

El borrador del proyecto, que aún está en consulta entre los participantes del sector  financiero, gira sobre tres actividades:

- La captación a través del financiamiento colectivo (Crowdfunding)
- Pagos electrónicos
- Manejo de critpomonedas, activos virtuales que no son reconocidos por bancos centrales pero son usados para compra-venta.

La regulación buscaría reducir el riesgo de fraudes en estas actividades y prevenir el lavado de dinero y operación con recursos de procedencia ilícita.

Participantes en Fintech y la banca coinciden en que la ley puede ayudar a dar más certidumbre y sentar las bases para una mayor competencia y convergencia entre ambas industrias.

“El hecho de que le pongan un esqueleto regulatorio que ponga los temas en orden es  muy importante”, comenta en entrevista David Arana, director y cofundador de Konfío, una startup fundada en 2013 dedicada a dar préstamos a pequeñas y medianas empresas.

“Pensamos que es muy positivo porque va a proteger los intereses de los consumidores, tanto de los clientes como de startups. Va a poner las reglas del juego para que estemos parejos y se potencie la innovación, además de permitir las asociaciones entre la banca tradicional y las Fintech”, opina Rafael Niell, de Banco Sabadell México, que llegó en 2015 al país.

El proyecto de Ley también emitiría otras disposiciones para las startups de Fintech, como enlistarse en un registro de empresas que dan servicios financieros a través de canales digitales, explicar a sus clientes su funcionamiento y los riesgos que conllevan, además de requerimientos de capital para operar.

Estos puntos aún quedan por definir, pero la duda está en si las regulaciones pueden representar una carga pesada para las Fintech y su crecimiento en México.

“Yo no creo que haya un impacto de sobrerregulación (…) El tema es ayudar en muchas cosas para hacer más eficiente para un tema de verificación, que no estaba contemplado, dice David Arana, de Konfío, que opera como una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) bajo la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y de la Condusef.

Aunque no hay una fecha definitiva, se presume que pronto saldrá al público el proyecto deLey de Tecnológicas Financieras, para que sea discutido en el Congreso. Faltará ver si las startups y los bancos estarán conformes con la iniciativa.

Esta legislación puede ser clave para el futuro de la industria Fintech y del sistema financiero de México, aún con muchos rezagos en el acceso a los servicios financieros y su uso a través de la tecnología. Rafael Neill, de Sabadell, pone este ejemplo.

“En México, el 20 por ciento de las transacciones se realizan a través de canales digitales, que es lo que tenía España entre 2008 y 2009, cuando hoy tiene una penetración de un 45 a 50 por ciento. La banca tiene que ir y va a ir hacia esa vía porque es lo que demandan los clientes por los hábitos de consumo actuales.”

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.