Hide this Looking for English Content? Click here

Rappi, la startup latina que enamoró a los grandes de Silicon Valley

Esta app colombiana es la única latinoamericana en recibir apoyo de las estadounidenses Y Combinator y Sequoia Capital, que han fondeado a Airbnb, Apple y YouTube.
Rappi, la startup latina que enamoró a los grandes de Silicon Valley
Crédito: Sebastián Mejía y Simón Borrero. Cortesía Rappi
  • ---Shares

En menos de dos años, más de un millón de usuarios ya usan Rappi en México y Colombia. Esta aplicación móvil, que pretende ser un asistente personal las 24 horas del día, los siete días de la semana, es la única startup latinoamericana en recibir apoyo de la fondeadora Y Combinator y la empresa Sequoia Capital.

Todo comenzó con otro emprendimiento llamado Grability, una app que intenta revolucionar la manera en que se hacen las compras en el supermercado y que trabaja con los retailers más famosos del mundo. Esta primera startup le enseñó al equipo del colombiano Sebastián Mejía, cofundador de Rappi, a escuchar a los clientes y a darse cuenta de los problemas del e-commerce en América Latina: la tecnología, que no es de fácil acceso para todos; la deficiencia en logística; y la baja bancarización, por lo que Rappi acepta pagos en efectivo.

Para darle una solución a dichas problemáticas y ofrecerles a los usuarios un servicio de e-commerce rápido, junto con Simón Borrero, Guillermo Plaza y Felipe Villamarín, Mejía ideó una plataforma móvil que, en treinta minutos, llevara lo que fuera -desde comida, medicinas y despensa, hasta productos de una sex shop- a cualquier parte por una cuota de envío de 30 a 40 pesos. Entonces nació Rappi, cuyo nombre se deriva de la palabra “rapidez”.

Mejía está convencido de que su red de 4,000 rappitenderos, como se les llama a los repartidores, puede ayudar al usuario a realizar la mitad de sus actividades diarias.

En menos de dos años la app ha evolucionado, y ahora es posible no sólo pedir productos sino también dinero en efectivo (se puede solicitar hasta 2 mil pesos con un cargo de 50 pesos por el servicio) y favores por los que la cuota es de 50 a 60 pesos.

“La confianza es uno de los valores más importantes, por eso hay un control estricto en su personal. Hay usuarios que han pedido un rappitendero para pasear a su perro o jugar PlayStation”, asegura Mejía.

En una ocasión un usuario de Rappi solicitó un favor para cortar cebollas porque él odia hacer esa tarea sin llorar. Ése es uno de los pedidos más extraños que se le ha hecho a un rappitendero.
 

Impulso rápido

En entrevista con Entrepreneur en Español, Mejía afirmó que el éxito de Rappi “ha sido encontrar una necesidad que nadie ve y que es evidente al día a día”.

En los primeros 5 meses llegaron a 400 mil órdenes, cuenta el emprendedor, por lo que decidieron expandir su mercado, así llegaron a México hace poco más de un año.

Para Rappi, “México juega un papel especial por la complejidad de sus ciudades y la presencia de grandes marcas”, asegura el emprendedor colombiano, que tiene estudios en negocios y economía.

Cuando tenía un año esta startup recibió aceleración de Y Combinator, la aceleradora donde surgió Airbnb. Pero eso no es todo, pues también tuvo el apoyo de Sequoia Capital, el fondo de capital fundado en 1972, que ha invertido en Apple, Google, Oracle, Yahoo, Zappos.com y Airbnb.

“Es la única ronda de inversión que ha hecho en América Latina”, aclara el emprendedor de 32 años.

Después de 18 meses esta app es utilizada en ocho ciudades; tres en México y cinco en Colombia y, al segundo semestre de 2017, llegará a São Paulo, Brasil.

Por el momento, el equipo de Rappi sólo quiere extenderse por América Latina. “Ya es hora de que Latinoamérica resuelva problemas exclusivos de la región que los gobiernos no van a solucionar, sobre todo en infraestructura”, recalca Mejía.

En promedio, esta startup crece alrededor del 30% mes con mes, “lo que quiere decir que la empresa dobla su tamaño cada tres meses”, acota Mejía.

Este crecimiento se debe a que Rappi tiene alianzas con retailers y marcas de consumo, pero también a que es posible pedir algo de los puestos de la calle, “así, de alguna manera se conecta a este tipo de negocios con el e-commerce”, dice Mejía.

El emprendedor quiere que Rappi sea un everything store, es decir, un gran centro comercial donde además de productos se ofrezcan favores y servicios 24/7.

Y, sobre la hazaña de ser la única startup latinoamericana en recibir inversión de Y Combinator y Sequoia Capital, Mejía expresa:“Hay que pensar en grande y demostrar a los inversionistas que puedes construir un gran negocio”.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.