My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

¿Cómo motivarse instantáneamente?

Una pregunta que frecuentemente me hacen los estudiantes de mis cursos y diplomados y que es tan simple, pero muy poderosa.
¿Cómo motivarse instantáneamente?
Crédito: actioncoach

Una pregunta que frecuentemente me hacen los estudiantes de mis cursos y diplomados y  que es tan simple, pero muy poderosa es:

 

¿Cómo puedo pasar de estar desmotivado a motivado?

 

La respuesta siempre se reduce a sólo seis letras y dos palabra: ¿Por qué?, no es suficiente con tener un ¿Qué?, es necesario tener un ¿Por qué? o un ¿Para qué?.

 

En otras palabras, no es suficiente con decir, “quiero mucho dinero” es definitivamente vital saber ¿Por qué? o ¿Para qué? lo quieres, es decir, una razón fuerte para tenerlo que es la respuesta al  ¿Por qué? y la motivación para hacer “lo que sea necesario”, claro, siempre y cuando sea honesto.

 

¿Podrías salvar una vida que ames? Así que esto aplica para cualquier cosa, incluso para los negocios y los empleos.

 

Muchas personas están desmotivadas porque no tienen un por qué, que resuene con ellas. No tienen una razón para estar motivados. En otras palabras, la desmotivación es una especie de inercia.

 

La ley del momentum dice que un cuerpo en movimiento tenderá a permanecer en movimiento y un cuerpo en reposo tenderá a permanecer en reposo a menos que actúe sobre él una fuerza exterior.

 

Esto significa que ¡tienes que conseguir moverte en la dirección que quieras! Y es por eso que tienes que tener tu ¿por qué?. Tienes que tener la razón de por qué quieres hacer lo que estás pensando hacer.

 

Esto puede relacionarse con tener riqueza, salud, excelentes relaciones, un negocio propio y hasta un cambio de empleo; Podría ser sobre cualquier cosa, pero la conclusión es que tienes que tener un ¿por qué?.

 

Jim Rohn dijo una vez, "Cuanto más grande es el por qué, más fácil es el cómo", lo que significa que si tenemos una razón suficiente o un propósito suficiente para hacer algo, “el cómo” vendrá. Lo lograrás y tal vez no entiendas cómo sucedió.

 

Hay una historia que una vez oí sobre una mujer delgada que conducía con su hijo. Algo pasó con una llanta que se ponchó y cuando el hijo estaba tratando de arreglarla, el gato se cayó y lo aprisionó debajo del coche. Estaba perdiendo la vida y de alguna manera esta mujer levantó esa esquina del coche para que saliera, por muy increíble que pueda parecer.

 

Los científicos han hecho investigaciones sobre esto debido a la capacidad creativa extrema que tenemos los seres humanos para recrearnos y reaccionar en tiempos de necesidad. En ese caso, era el porqué o la razón.

 

Los milagros pueden suceder cuando tienes un porqué bastante grande. Es decir: ¿Por qué lo que quieres es importante para ti? ¿Por qué el dinero es importante para ti? ¿Por qué la riqueza es importante para ti? ¿Por qué la libertad es importante para ti?

 

Nunca será necesario tener “el cómo” resuelto en su totalidad. Hazte la siguiente pregunta: ¿ qué tan pura es esa intención, cual es la emoción que te produce, “te quema por dentro” esa emoción?

 

Si sientes esa emoción, harás lo que sea necesario para que suceda y atraerás a la gente correcta que te ayude a hacerlo y “el cómo” lograrlo irá apareciendo como por arte de magia.

 

La gente me hace esta pregunta en ocasiones: dicen, "Oscar, pasaste por tantas dificultades temprano en tu carrera, quebraste en varios negocios. ¿Por qué no te diste por vencido?

 

La respuesta es porque tenía un mayor por qué, superior a cualquier dificultad que se me pudiera presentar. Mi razón, aunque no era demasiado impresionante y evolucionada, era muy simple: necesitaba probar algo a mis papás y a mis amigos.

 

Necesitaba probar que yo podría tener unos negocios que funcionaran.

 

Una vez más, esa razón no era impresionante y evolucionada porque estaba originada en el miedo de no lograrla. Una vez que empecé a obtener un poco de seguridad en el aspecto financiero, hasta entonces, mi razón se convirtió en algo diferente.

 

Quería ser capaz de hacer lo que quisiera con mi tiempo, mis actividades y mi vida. No quería tener que estar en deuda o atado con nadie ni nada y sólo quería ser libre.

 

Todo lo que quería era libertad, así que eso se convirtió en mi razón. Entonces me volví libre financieramente., hoy conozco ochenta y siete países del mundo.

 

Permíteme darte una pista más sobre tu razón, porque es una de las cosas más importantes que puedes hacer. Primero, tu porqué debe tener dos lados a él. El primero eres tú. ¿Qué está haciendo esto por ti y por qué está haciendo eso por ti?  En segundo lugar, tu porqué tiene que ser más grande que tú.

 

Es el por qué para ti mismo y luego el por qué para algo más grande que tú, ya sea tu comunidad, tu país, tu equipo, tu oficina o la gente en tu negocio, algún aspecto de caridad o una situación o proyecto de ayuda hacia otros.

 

Si tienes esos dos por qué, uno para ti y uno para ayudar a otros o al mundo, estarás motivado.

 

Sin un porqué, estarás desmotivado. Es tan simple como eso.

 

La pregunta es ¿cuál es tu razón? ¿Por qué haces lo que haces? ¿Por qué quieres tener éxito? ¿Por qué quieres una gran relación con tu familia, amigos o alguien más? ¿Por qué quieres la libertad?

 

Contáctanos en www.DuplicayDuplica.com o en www.MentalidadDeAbundancia.com y danos un comentario, sabrás como te podemos seguir orientando, me encantaría saber de ti!

 

Por tu libertad,

 

Oscar Velasco