My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Finanzas de negocios

Los 5 consejos sobre los impuestos que nunca recibí

Probablemente te estés preguntando: ¿qué diablos tienen que ver los impuestos con los emprendedores?... para tristeza de muchos la respuesta es muy simple: TODO.
Los 5 consejos sobre los impuestos que nunca recibí
Crédito: Depositphotos
6 min read

Los impuestos han estado presentes en la sociedad desde hace varios siglos; existen registros de tributos cobrados al pueblo desde Egipto, la antigua Grecia o el imperio romano. Así lo dijo sabiamente Benjamin Franklin: "En este mundo no hay nada cierto, excepto la muerte y los impuestos”.

Probablemente te estés preguntando: ¿qué diablos tienen que ver los impuestos con los emprendedores?... la respuesta es muy simple: TODO.

La planeación fiscal y el adecuado manejo de los impuestos representa uno de los pilares sobre los cuales se debe de construir cualquier negocio o idea de negocio. La realidad de la mayoría de los emprendedores en sus inicios es distinta, pues tratan a la parte fiscal como algo “de lo que se encarga mi contador”.

El común denominador de empresarios exitosos, como por ejemplo Warren Buffet o Carlos Slim, es que tienen alrededor de ellos un ejército de contadores, abogados y fiscalistas buscando la forma de optimizar su carga fiscal. Por ejemplo, en 2011 el multimillonario Warren Buffet publicó su declaración fiscal con una tasa impositiva del 17.4% mientras que una persona común en el mismo año con 6-7 veces menos ingresos que él pago en promedio el 24.47%.

Los impuestos deberás estar presentes en tu planeación desde el primer día, desde la elaboración de tu plan de negocios, finalmente se trata de hacer ganar dinero ¿no? Sin embargo, si estás en la situación en que tu negocio ya está marchando, aún estás a tiempo de hacer ajustes y correcciones sobre tu estrategia fiscal.

Sin importar si pretendes emprender un negocio, o ya tienes uno funcionando te comparto los 5 consejos que nunca recibí sobre cómo los impuestos pueden afectar o beneficiar tus resultados:

1.- Analiza como es más conveniente constituirte: de entrada, puedes constituirte como persona física o persona moral, en esta última tienes como alternativas más comunes una SA, una SA de CV, una S de RL o una SC. (Consulta la guía de Entrepreneur sobre los tipos de sociedades). Para elegir cómo constituirte, ya sea física o moral y de qué tipo, primero debes responderte algunas preguntas:

- ¿A quien le voy a vender?, puede ser que tus posibles clientes tengan alguna clase de restricción acerca de cómo deberán estar constituidos sus proveedores, por ejemplo, en mi industria puedes ser proveedor como persona física o como persona moral y para personas morales algunas empresas exigen SA de CV y otras SC.

- ¿Cómo quieres pagar tus impuestos? Por citar algunas diferencias, las personas físicas cobran IVA y se les retiene IVA e ISR a cuenta de su obligación mensual, y las personas morales sólo cobran IVA y mensualmente acreditan el pago de su ISR e IVA. O por ejemplo, la tasa impositiva máxima para una persona física es del 35% con ingresos mayores a 3 millones y para una persona moral es una tasa fija del 30% sin importar a cuánto asciende su utilidad fiscal.

2.- Un buen contador es una inversión, no un gasto. Aunque es factible hacer tu propia contabilidad, sobre todo ahora con la facturación electrónica, NO LO HAGAS. ¿Sabes que es un archivo .key o .cer? ¿Sabes cómo hacer una declaración informativa de operaciones con terceros o DIOT? ¿Sabes qué es el buzón tributario y cuándo usarlo?, seguramente tus respuestas serán: “ni idea”.

Un contador sabe todo eso, no solo es un juego de hacer cargos y abonos, es un juego de armar una “estrategia”. No escatimes en seleccionar un buen contador, programa reuniones periódicas con él, exígele copias de tus declaraciones, pero sobre todas las cosas SUPERVÍSALO. Desde la perspectiva fiscal, aun cuando tu contador es responsable solidario, la realidad es que el más interesado en estar en orden eres tú.

3.- Investiga qué es deducible y qué no, de acuerdo a tu actividad fiscal. Hay muchas cosas que son deducibles y que no todo mundo lo sabe y otras que no lo son, entérate de cuáles son las aplicables para ti. Factura religiosamente todo lo que sea facturable, investiga cuáles gastos son deducibles con efectivo y hasta qué monto (menos de $2,000 pesos). La acción de pedir facturas cuando son gastos deducibles es tu responsabilidad, no la de tu contador. Disminuye tu carga fiscal facturando todo lo que sea aplicable, elige establecimientos que facturen; no olvides que no hacerlo así te costará más impuestos.

4.- Aprende a calcular tus impuestos y entérate de cambios y reformas. Aunque parece un tanto aburrido te aconsejo que estés actualizado sobre cambios y reformas, es tan sencillo como suscribirse a algún boletín de noticias de un sitio especializado en impuestos (mi favorito es www.losimpuestos.com.mx).

También es importante que sepas en lo general cómo se calculan tus impuestos, por ejemplo, si eres persona física tienes derecho a “deducciones autorizadas” que son las relativas a tu actividad fiscal, y a “deducciones personales”; éstas últimas son incentivos fiscales para hacer deducibles gastos como tu seguro de gastos médicos o de retiro, colegiaturas o intereses de hipotecas. También debes saber que el IVA retenido es un impuesto que pagas por adelantado a cuenta del IVA que cobraste; o quizá conocer el rango de ISR sobre el que pagarás impuestos ese mes para ver si lo puedes disminuir haciendo algún gasto fiscal.

5.- Si tienes empleados. Fiscalmente tener empleados aumenta sensiblemente la complejidad del manejo, hay que pagar IMSS, Infonavit, impuesto estatal de nómina entre otras cargas laborales. Para que te des una idea en un presupuesto puedes estimar el impacto Fiscal/Laboral de un empleado con un 30% adicional a lo que le pagas de nómina. Quizás sea conveniente para ti subcontratar a tu personal o simplemente tener proveedores que complementen tu necesidad de delegar labores. Cuando tienes empleados también existen alternativas para disminuir tu carga fiscal ofreciendo prestaciones a tus colaboradores como seguros de vida o gastos médicos.

Los impuestos son como su nombre lo dice “obligatorios”, partiendo de esa idea… ¿No sería inteligente planear y cuidar un aspecto de tu negocio que representará cuando menos el 30% de tus ingresos? Yo creo que sí.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Cómo te afectan los cambios en el peso?