My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Columnas

Franquicias 2.0: Bits, bots y apps

¿Qué esperar para 2018 para uno de los sectores de mayor crecimiento en América Latina?
Franquicias 2.0: Bits, bots y apps
Crédito: Depositohotos.com
4 min read

Las franquicias son negocios probados y comprobados técnicamente una y otra vez para evidenciar que se pueden cometer errores, pero que al documentarlos y darles solución es posible replicarlos con una curva de aprendizaje menor.

Estos modelos de negocio siguen formando parte importante de la economía mexicana, que a pesar de cambios de gobierno, devaluaciones o cualquier tipo de incidencia externa en los mercados internacionales, tienen la posibilidad de seguir adelante. ¿Cómo lo sé? Porque desde hace más de 33 años de su llegada al país son una opción altamente recomendable.

Te puedo asegurar que las franquicias evolucionan conforme el paso del tiempo. Muestra de ello es que marcas que no eran franquicia se han volcado a entender el modelo. También hay modelos de negocio cuyo crecimiento se exponencia al convertirse en franquicia, o bien, hay conceptos que pueden desarrollarse por esta vía, para alcanzar nuevos territorios. Estas son algunas razones por las que el gobierno ha puesto sus ojos en ellas para crecer.

Pero, ¿qué tienen las franquicias que no tienen otros negocios? Además de estandarizar y documentar todos sus procesos dentro de las unidades, cuentan con la capacidad de siempre estar innovando. Así es, de evolución (principalmente) viven las franquicias, toman de ella lo que viene, se preparan o crean la diferencia para prevalecer en el mercado. Porque también es cierto que los negocios que perduran son, en su mayoría, marcas que sorprenden con sus productos, servicios y/o diferenciadores ante sus competidores.

¿Qué esperar para 2018?

Sin duda, siendo un año electoral, las franquicias nos van a demostrar, una vez más, que son modelos de negocios que soportan los movimientos políticos y económicos. Su secreto está en cómo lo hacen. Y para descubrirlo te doy algunas ideas de las tendencias que nos moverán en este año.

1. WhatsApp para mejorar el servicio

Este año se lanzará la opción en donde no sólo podrás verificar la cuenta de la empresa, también programar bots capaces de brindar respuestas estructuradas de acuerdo a tus necesidades.

2. E-commerce seguro

Dentro de las mejoras, tenemos a las empresas que darán servicios para crear y personalizar software para franquicias, tomando en cuenta la complejidad de sus operaciones.

3. Economía colaborativa

Plataformas que vinculen al personal indicado para operar una franquicia con los dueños de los negocios, o bien, a inversionistas que desean colaborar en nuevos modelos.

4. Digitalizar la información

Tener la medición exacta o aproximada del mercado parecía una labor imposible, hasta que Facebook nos dio la herramienta para segmentarlo. De la misma manera podemos obtener datos sobre lo que nuestros clientes quieren, y si graficamos sus preferencias podemos crear programas de fidelidad.

5. Comercio en Instagram

Para las franquicias dedicadas al giro del retail o a la venta de servicios, será de gran utilidad el instant commerce o ventas directas desde la misma aplicación.

6. Historias con la marca

Crecen los videobloggers (influencers) capaces de potenciar las ventas de lo que se anuncia.

Ahora, lo único que resta es preguntarte si vas a adquirir uno de estos modelos o vas a convertir tu negocio bajo la modalidad de franquicia. Los escenarios de los economistas pueden verse turbios, pero yo, sinceramente, creo que este será el mejor año de tu vida. De ti depende que así sea.

Amazon acaba de confirmar mi mayor temor sobre las aplicaciones en la nube