Juegos Olímpicos

El drama de Tonya Harding y los 5 consejos para afrontar el conflicto a tiempo

Quizás no haya mayor drama en la historia de los Juegos Olímpicos que el de las patinadoras Tonya Harding y Nancy Kerrigan. Con motivo del estreno de la cinta 'I, Tonya' buscamos las lecciones para manejar el conflicto en un equipo de trabajo a partir de su amargo relato.
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El mundo miraba atónito a la joven destrozada sobre el húmedo corredor que conducía a la pista de patinaje mientras ella lloraba y gritaba. Y en un rincón ensombrecido, sin que nadie pudiera verla, Tonya Harding también miraba. El miedo hacía que sus piernas, ágiles y fuertes, ahora temblaran. Su rival y compañera de equipo, Nancy Kerrigan, había sido atacada por un desconocido que golpeó su pierna derecha con una macana con la intención de fracturarla.

Era el 6 de enero de 1994 y sólo faltaban cinco semanas para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer, Noruega. Los habituales celos, las peleas y la tensión entre las dos jóvenes habían ido en aumento y el ataque amenazaba con dejar fuera de la Olimpiada a una de ellas. El mundo miraba atónito a la joven destrozada sobre el húmedo corredor que conducía a la pista de patinaje y al mismo tiempo juzgaba. Porque Nancy, herida, era la niña buena del equipo. Bonita, llena de gracia y proveniente de una buena familia, cumplía a la perfección con la imagen que la Asociación de Patinaje Artístico de Estados Unidos deseaba proyectar a través de sus competidoras. Tonya en cambio, era más bien tosca, respondona, de origen humilde y perteneciente a una familia disfuncional.

Las investigaciones relacionadas con el ataque no tardaron en arrojar luz en torno a lo sucedido: Jeff Gillooly, ex esposo de Harding, y su amigo Shawn Eckhardt habían pagado a su guardaespaldas, Shane Stant, para que le quebrara la pierna a Nancy Kerrigan. Concluimos entonces que Tonya estaba implicada. Era obvio que ella había maquinado el ataque para dejar fuera a su acérrima rival e incrementar así la probabilidad de ganar el oro en los Juegos Olímpicos. ¿O no?

El frenezí mediático 

Los medios de comunicación enloquecieron. Era la historia perfecta: la hermosa y frágil reina del patinaje artístico era atacada por un monstruo egoísta y calculador. Nancy apareció en las portadas de Time y Newsweek; la televisión hizo un seguimiento en tiempo real de los eventos que siguieron al trágico hecho: el 1 de febrero Gillooly aceptó ser el culpable del ataque, pero implicando a Harding; el hombre y sus cómplices fueron detenidos; Nancy Kerrigan se recuperó de la lesión y se anunció que sí participaría en los Juegos Olímpicos, al igual que Tonya Harding, cuyo juicio se postergaría hasta después de la Olimpiada.

Más de 400 periodistas del mundo entero fueron enviados a Lillehammer para cubrir específicamente la prueba de patinaje artístico y seguir cada movimiento de ambas competidoras.

La Olimpiada se transformó en un evento sensacionalista.

Nancy Kerrigan obtuvo la medalla de plata en la competencia y Tonya quedó en octavo lugar tras tener un problema con una de sus agujetas y desmoronarse ante las cámaras. El oro lo ganó la ucraniana Oksana Bayul, pero aun así se había hecho justicia.

La princesa era redimida y el monstruo hecho pedazos sobre el hielo.

Al volver a Estados Unidos Tonya se declaró culpable de haber obstaculizado las investigaciones. Fue condenada a tres años de libertad condicional, 500 horas de servicio comunitario y a una multa por $160,000 dólares. Además, fue obligada a renunciar a la Asociación de Patinaje Artístico de Estados Unidos.

Tonya Harding estaba acabada.

Las lecciones que nos deja la historia

Han pasado 24 años del evento y una película titulada I, Tonya, protagonizada por Margot Robbie y Sebastian Stan, lo vuelve a poner sobre la mesa. La diferencia es que ahora se le da su lugar a Tonya Harding y se intenta explicar cómo vivió ella los hechos. La cinta, dirigida por Craig Gillespie, supone que Harding en verdad no fue parte del plan para atacar a Kerrigan y que el objetivo de Gillooly en verdad era hundir a su ex mujer. 

A la distancia y ya sin estar inmersos en el frenesí mediático, éstas son algunas de las lecciones que podemos tomar de esta historia para aprender a manejar el conflicto entre miembros de nuestro equipo de trabajo.

1. Acepta que habrá conflicto

Tanto Tonya Harding como Nancy Kerrigan eran muy talentosas y altamente competitivas. Ambas tenían una necesidad voraz por sobresalir y ser reconocidas como las mejores. El conflicto entre gente talentosa es natural. Si logras formar un equipo capaz y competente puedes estar seguro de una cosa: habrá conflicto entre sus integrantes. Celos. Envidias. Hipersensibilidades. Resentimientos. Tu trabajo como cabeza es enfrentarlo. No hagas como que no sucede nada. Acepta que el conflicto existe y afróntalo. De eso trata el liderazgo.

2. No te involucres con el drama

Lo que nos sucedió como espectadores de la historia entre Tonya Harding y Nancy Kerrigan es que nos involucramos en el drama. Consumimos cada entrevista, cada comentario, cada detalle queriendo encontrar la verdad.

Pero al involucrarnos, juzgamos.

Tu rol como líder no es tomar partido. Es muy posible que sientas mayor afinidad por uno de los implicados, pero debes de mantenerte objetivo y no engancharte con los detalles que ambas partes te querrán hacer ver.

3. Que no te guíen las emociones

Los medios explotaron la historia de las dos patinadoras hasta el cansancio por una razón: las emociones mueven audiencias. La figura de una patinadora hermosa con la rodilla quebrada llorando a unas semanas de los Juegos Olímpicos es fuerte y resulta difícil permanecer indiferente ante ella.

No dejes que ante un conflicto las emociones sean tu guía.

Construye un marco de referencia con tu equipo. Define claramente los roles de cada uno de sus integrantes, empodera a los que mayor experiencia tengan, haz que todo el mundo sepa a quién le reporta y déjales absolutamente claro que se espera de su trabajo. Elimina las áreas grises de la indefinición porque ahí es en donde las emociones pueden germinar y volverse peligrosas.

4. Ataca el conflicto antes de que se salga de control

La gente que rodeaba a Nancy y a Tonya sabía que las cosas no estaban bien. Entrenadores, representantes, familiares y amigos deben de haber percibido la tensión en sus rostros. Quizás si alguien hubiera tomado una medida que liberara la tensión acumulada, las cosas habrían sido distintas. Hoy es algo que tú puedes —¡y debes!— hacer con tu equipo de trabajo. No dejes que se retraigan en sus laberintos emocionales, escúchalos, dialoga con ellos, anticípate a lo que podría suceder, imagina los posibles escenarios y trabaja para construir entre todos el que resulte más benéfico para el desempeño del equipo.

6. Velo como una oportunidad

Bien manejado y siempre y cuando no llegue a extremos destructivos, el conflicto ofrece siempre una oportunidad de cambio. Nos obliga a dialogar, a definir posiciones, a expresarnos, a escuchar al otro.

A crecer.

Por más absurdo que suene, tienes que trabajar para convertirlo en tu aliado. No le temas y utilízalo como una fuerza para ayudarle a todo tu equipo a deslizarse con gracia sobre el delgado hielo.

Si lo logras, te lo van a agradecer.

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

Ideas para tomarte fotos con tu pareja en otoño

Aprovecha los elementos que los meses otoñales tienen para ti.
Altonivel

Toks abrirá la cadena Shake Shack para retar a Burger King en México

Shake Shack dijo que el acuerdo con Grupo Toks, subsidiaria de Grupo Gigante, le permitirá entrar al mercado de Latinoamérica con la primera apertura el año próximo.

More from Entrepreneur

Grow Your Business at Entrepreneur LIVE! Join us on Nov. 16 in Brooklyn, NY, to learn from legends like Danica Patrick and Maria Sharapova, pitch our editors, meet with investors, and potentially walk away with funding!
Register here

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Whether you are launching or growing a business, we have all the business tools you need to take your business to the next level, in one place.
Enroll Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.