My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Inspiración

La fractura de Ryan Mason, su retiro y la enseñanza que nos deja

El pasado 13 de febrero Ryan Mason, ex jugador de la Premier League, anunció su retiro definitivo de futbol después de haber sufrido una fractura cráneo hace más de un año. ¿Qué nos puede enseñar su decisión en torno a nosotros mismos?
La fractura de Ryan Mason, su retiro y la enseñanza que nos deja
Crédito: Getty
4 min read

Enero de 2017

A veces las cosas no salen como planeamos.

Pregúntenle a Ryan Mason, el mediocampista del Hull City equipo de la Premier League inglesa. En enero de 2017, a los 25 años, Ryan era ya un jugador profesional consolidado. Tenía la titularidad en el equipo, el reconocimiento de sus compañeros e incluso había debutado con la Selección Nacional de Inglaterra en un partido amistoso contra Italia en 2015. Como todo deportista profesional trabajaba cada día para llegar a ser el mejor y sabía que aún le quedaba mucho camino por andar. El sueño de participar en una Copa del Mundo seguía latente y comenzaba a vislumbrarlo como una verdadera posibilidad.

En el plano personal las cosas también iban bien. Ryan le había propuesto matrimonio a su novia Rachel Peters un par de meses atrás y ambos soñaban con formar una vida juntos.

Y entonces sucedió.

El 22 de enero el Hull City disputaba un partido de liga en contra del Chelsea y al intentar ganar un balón en el área tras un tiro de esquina, la cabeza del defensa rival, Gary Cahill, se impactó contra la de Ryan fracturando su cráneo.

El hombre cayó al césped e intentó incorporarse, dispuesto a seguir con el partido, a seguir con su vida, pero ya no pudo hacerlo.

El daño era evidente y lo que unos minutos antes parecía ser un futuro lleno de certeza, de un momento al otro fue cubierto por una densa niebla.

Febrero de 2018

El 13 de febrero de 2018 el mundo deportivo amaneció con una triste noticia: Ryan Mason anunciaba su retiro definitivo del futbol. El hombre llevaba más de un año trabajando para poder volver a la cancha. Cirugías. Terapias. Arduas sesiones de entrenamiento. Entrevistas con otros jugadores con fractura de cráneo (como el arquero Peter ?ech). Y, sobre todo, con una voluntad férrea por no permitir que su sueño se disipara.

Hasta que una resonancia magnética dejó claro que la cabeza de Ryan no soportaría otro golpe. Y entonces el hombre puso las cosas en perspectiva. Sí, amaba el futbol, amaba su trabajo, pero contrario a lo que él mismo había repetido una y otra vez, se dio cuenta de que ese trabajo no era su vida.

Su vida era todo lo demás. Lo que sucedió tras el accidente: las muestras de cariño de compañeros, rivales de equipo, amigos. Las palabras de sus familiares demostrándole que no estaba solo. La compañía de su mujer, sentada a su lado en las horas más oscuras, para abrazarlo, para mitigar el enfado, para hacerle ver que mientras se tuviera a sí mismo, en realidad lo tendría todo.

Y más que eso: el nacimiento de su pequeño hijo el 20 de diciembre de 2017. Y con él, la esperanza de un nuevo principio.

Un nuevo principio que llega con la decisión de Ryan de retirarse del futbol para siempre. Un nuevo principio que hoy nos ayuda a recordar que el trabajo no lo es todo. Que, aunque nos quiebren y caigamos podemos levantarnos y redefinirnos.

Una y otra vez.

Que dejar un sueño atrás no nos hace estar perdidos. Que, aunque duela y haya cicatrices en la cabeza, en el corazón y en la mirada, estamos vivos.

Y eso al final importa mucho más que ser un futbolista profesional, el director de una empresa o un emprendedor.

Este es el inspirador discurso de graduación que dio Tim Cook en la Universidad Duke