My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Productividad

Conoce el hábito que debes tener para lograr el éxito

Si queremos tener éxito, en lo que sea, deberíamos tomarnos muy en serio hacer de la autodisciplina un hábito.
Conoce el hábito que debes tener para lograr el éxito
Crédito: Depositphotos.com
4 min read

Estamos en el primer trimestre del año y muchos de nosotros nos proponemos dejar atrás algunos comportamientos que no nos han beneficiado, para adoptar otros que creemos nos ayudarán a ser mejores. Esto mismo ocurre en las empresas. Por mencionar algunos, los propósitos para año nuevo en las empresas pueden ser, aprender a delegar, establecer metas alcanzables, optimizar el tiempo de las reuniones de trabajo, mejorar el clima laboral, mejorar la comunicación, etc.

Cuando fijamos estos propósitos, realmente estamos convencidos de que nos beneficiarían, sin embargo, no es noticia que claudicamos en menos de dos o tres meses. Para esto encontramos un buen número de justificaciones, y parece que cuando no las podemos encontrar, lo único que nos queda es echar culpas, evadir la responsabilidad y frustrarnos, para finalmente, convencernos de que somos un fracaso.

Si reflexionamos que nos faltó para no claudicar y cumplirlos, vamos a encontrar una buena cantidad de razones externas, sin embargo, existen rasgos o características internas que pueden hacer la diferencia. Entre estos rasgos se encuentran, la resistencia, autocontrol, resolución, fuerza de voluntad y de carácter, determinación, valor, etc.  Parecería muy difícil tener estos rasgos, sin embargo, todos se resumen en el maravilloso valor de la autodisciplina.

Si queremos tener éxito, en lo que sea, deberíamos tomarnos muy en serio hacer de la autodisciplina un hábito.

¿Te imaginas los niveles de éxito que podemos llegar en el ámbito personal, profesional y empresarial, si hacemos de la autodisciplina un hábito? No habrá espacio para creer en la suerte, ni en ningún factor externo para lograr lo que nos proponemos.

Veamos cómo podemos desarrollar la autodisciplina:

Metas

Sabemos la importancia de las metas para medir el avance en el desarrollo de cualquier cosa, sin embargo, te aconsejo que tomes en cuenta lo siguiente:

No te propongas más de dos. Si te propones diversas metas, al no estar fortalecida tu autodisciplina, será muy fácil que pierdas el enfoque y no alcances ninguna.

Establece metas útiles y que sean alcanzables a corto plazo. Exigirte demasiado en un principio será contraproducente ya que estarás más propenso a abandonar.

Autocontrol

Es materialmente imposible brincar directamente de la falta de control al autocontrol. Tenemos que dar por sentado que será un proceso que implicará tiempo, sin embargo, sí podemos hacer diariamente nuestro mayor esfuerzo autocontrolarnos, no sólo en un aspecto, sino en varios en donde estemos acostumbrados a ceder a las gratificaciones instantáneas que nos alejan del objetivo que queremos cumplir, y nos impiden fortalecer en nosotros este rasgo indispensable para ser disciplinados. Ponte la meta de crear un nuevo hábito, comprométete a llevarlo a cabo durante 45 días sin dejar de hacerlo, es el tiempo en que se crea una nueva conexión neurológica fijando este nuevo hábito. (Meet you happy chemicals, Lorette Graziano).

Constancia

Cuando estamos desarrollando cualquier habilidad, es muy importante la constancia. Cada día y cada situación cuentan, y mucho. La constancia significa que, sin importar los factores externos a nuestro objetivo, cumplimos con lo que nos hemos propuesto. Sobre todo al principio, cada día que no cumplimos con nuestro plan, nuestra autodisciplina se desmorona y se debilita nuestra fuerza de voluntad para continuar. De modo que llueva, truene o relampaguee, nos tenemos que esforzar para ser constantes. Cada día durante los 45 días, felicítate por haberlo logrado y compártelo, esto te ayudará a continuar con la motivación.

Hábitos

Aristóteles, el gran filósofo griego, decía que somos el resultado de lo que hacemos repetidamente, es decir, nuestros hábitos. Es de vital importancia poner atención, ya que, aunque la gran mayoría no son conscientes, no dejan de tener un gran impacto en nuestras vidas. Es necesario identificar esos malos hábitos, y después, a base de autocontrol y constancia, eliminarlos de nuestras rutinas y comportamientos diarios, reemplazándolos con uno nuevo que podemos desarrollar en 45 días.

Sigamos este 2018 fortaleciendo nuestra autodisciplina. Hagamos de ella un hábito que nos lleve al éxito personal, profesional y empresarial.

Infografía: 8 consejos para mejorar los horarios laborales