My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Ecosistema emprendedor

¿Sufres al emprender? Esta reunión de emprendedores del Bajío es para ti

Un grupo de hombres y mujeres se reúne en "De haber sabido, ni emprendo" para conocer más gente que viven las mismas batallas que ellos.
¿Sufres al emprender? Esta reunión de emprendedores del Bajío es para ti
Crédito: Depositphotos.com
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

GUADALAJARA.- Es viernes en la noche y una docena de personas platica animadamente en la mesa, entre cervezas y papás a la francesa. Pero la conversación no incluye el proceso electoral ni el estreno de Avengers: Infinity War.

De hecho, los temas son problemas de producción, la complicado que es conseguir buenos proveedores, el reto de aprender a determinar costos, el enfado que causan los permisos municipales. Curiosamente, quien cuenta la historia lo hace riendo, mientras que los demás asienten divertidos.

No es una terapia de grupo, ni una reunión de networking. De alguna forma, es un punto intermedio. Se trata del encuentro De haber sabido, ni emprendo.

Organizado por la agencia de asesoría en innovación y emprendimiento Viden, estas reuniones nacieron como idea de los propios clientes de la compañía, cuenta su director operativo, Antonio Esquivel.

“Algo que se comparte mucho en esta comunidad (…) es esta parte de que se sienten solos, no apoyados o hasta, inclusive, ignorados o no entendidos”, agrega unos minutos antes de comenzar la octava edición mensual del encuentro.

“A lo mejor alguien que ya ha pasado por algo similar, comparte su experiencia, comparte sus consejos y se va iniciando una retroalimentación muy bonita, muy padre”.

En un medio como el emprendedor, en el que la narrativa dominante es la del éxito, las palmadas en la espalda, los discursos de sí puedes y los sueños de ser el próximo Jobs, Gates o Bezos, un evento como De haber sabido, ni emprendo parece ir a contrasentido –tal vez, junto a las FuckUp Nights –.

“Había gente que nos llegó a criticar y a decir ‘es que por qué lo hacen en tono tan negativo, tan bonito que es emprender’ y, sí, claro, pero la mayoría de la gente, y sobre todo los que se interesaban en venir, decía ‘es que sí hace falta algo así, qué padre, es como un Alcohólicos Anónimos, pero de emprendedores”, explica Marisa Lozano, directora de diseño y marketing digital de Viden.

“Emprender es algo bien complicado, te encuentras con un montón de obstáculos, y es muy padre ver aquí cómo llega la gente, y se abre y cuenta sus historias y todos los demás están de ‘ay, sí, a mí también; ay, sí, yo te entiendo’”.

Aquí está la publirrelacionista, el psicólogo –en papel de empresario, no de terapeuta–, las diseñadoras de modas, las socias que producen material para la industria panificadora, el emprendedor social, el que distribuye mariscos y otras delicias culinarias sinaloenses, entre otros.

Con la experiencia de varios de ellos, preparamos una lista de las mayores frustraciones para los emprendedores.

Tal vez te sirva para que sepas que no estás solo. Y que siempre hay alguien dispuesto a tomarse una cerveza contigo para darse ánimos, al menos para el siguiente mes. 

Reunión de 'De haber sabido, ni emprendo' / Foto: Cortesía 

Las frustraciones

La falta de conocimientos

“En cuanto empiezan, se dan cuenta de que hay un montón de cosas básicas que no saben sobre cómo empezar un negocio. Y es gente que terminó la carrera universitaria y dicen ‘¿por qué terminé la carrera universitaria y no sé cómo poner un negocio?’”, dice Marisa de Viden.

El financiamiento

“Mucha gente empieza con cero pesos, aunque aun así se las arreglan, hacen maravillas”, señala.

La falta de un objetivo claro

“Esa pobre conceptualización, ese ‘quiero vender tal producto, pero no sé por qué’. Esa simple razón de ser es esencial porque es lo que te motiva a ser disciplinado, a estudiar, a aprender. Si no lo tienes, ¿por qué lo haces?”, agrega Antonio de Viden.

La ausencia de planeación

“Muchos se avientan a emprender con una pobre planeación, pensando en qué van a recuperar todo en una semana”, dice.

“La planeación es algo esencial que no se ha aterrizado en las escuelas, por algunos consultores”.

La falta de tiempo propio

“Nos convertimos en todólogos, y al convertirnos en todólogos nos olvidamos de que somos seres humanos, que también debemos sentir y tener alrededor a personas que te quieren”, comenta Alberto Díaz, fundador de Mandala Artesanía (mandalaartesania.com), una empresa social dedicada a capacitar y apoyar a mujeres en situación vulnerable para que desarrollen productos mexicanos.

El pensar que todo está en su contra

“Puede ser muy frustrante; de hecho, inclusive yo me asusto cuando veo notas de pagos a proveedores, ‘no manches, ¿de dónde voy a sacar tanto dinero?’, pero al final de cuentas el mismo negocio lo genera”, aconseja Christian Rosales, quien con su hermano Alexis fundó Rozmar (es-la.facebook.com/distribuidorarozmar), dedicada a la comercialización de productos del mar, cebiches y aguachiles.

El no avanzar al ritmo deseado

“Creo que esa puede ser la frustración número uno de cualquier emprendedor porque, obviamente, queremos resultados de la noche a la mañana, pero los resultados no son así”, agrega.

El sentido de perfección

“Siempre uno se autoflagela con ‘¿qué hice mal para que no saliera como tenía que salir?’ o ‘no pensé en esto y se me olvidó y es mi culpa’”, cuenta Nicté Gómez, quien junto con Julia Fuentes y Paola Rojas, fundó Maquiavelo (maquiavelomx.com) para crear ropa para danza y vestuario escénico.

La falta de liquidez

“Otra frustración es que ya tenemos que pagar los gastos y no hay dinero. Es un problema que todos los emprendedores pasamos y que te preocupa y no puedes dormir porque dices que no tienes un peso para pagar la renta, el agua, la luz, el empleado, el material o lo que sea que te haga falta”, añade.

El pesimismo

“La negatividad de la gente, que no creen en ellos mismos, que no creen en los demás, el pesimismo que de pronto nos invade a todos”, indica la relacionista pública Judith Lara.

Estos corporativos poderosos quieren trabajar con tu startup