My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Reciclaje

¿Papel a base de colillas de cigarro?

Un alumno de la UNAM señaló que a partir de las colillas de cigarro es posible la elaboración de papel, situación que podría mejorar el ecosistema.
¿Papel a base de colillas de cigarro?
Crédito: Depositphotos.com
Entrepreneur Staff
2 min read

Leopoldo Benítez, egresado de la Facultad de Estudios Superiores (FES) de la UNAM, señaló que es posible obtener la celulosa requerida para la elaboración de papel a través de las colillas de cigarro, ideología que se planteó el estudiante al notar el exceso de este material en jardines, playas, pasillos, etc.

Sabiendo que las colillas tardan hasta 12 años en degradarse, el joven universitario decidió utilizar la situación para su tesis de licenciatura en biología, en la cual logró convertir un 25% en composta y el 75% fue aprovechado para la elaboración de papel. De esta manera un contaminante tan dañino podrá ser aprovechado e impactar tanto en el medio ambiente como en la salud humana.

Pero, ¿cómo es posible esto? Gracias a los hongos basidiomicetos ( los cuales crecen sobre los árboles y deterioran la madera) y su proceso de crecimiento debido a la alimentación de las colillas, esto logró conseguir un 75% de pulpa de celulosa, que Benítez decidió utilizar para la fabricación de papel.

Debido a que México no tiene la capacidad de producir grandes cantidades de celulosa, el universitario busca que su invento llegue a posicionarse como emprendimiento, con el objetivo de llegar a  estandarizar su descubrimiento a nivel industrial.

Esta app te ayuda a deshacerte de tu basura electrónica