Financiamiento

16 miedos y errores del emprendedor que busca financiación

Son muchos los miedos que nos consumen a los que emprendemos desde cero.
16 miedos y errores del emprendedor que busca financiación
Crédito: Depositphotos.com
24 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Son muchos los miedos que nos consumen a los que emprendemos desde cero. Y además, es un hecho que cometemos demasiados errores cuando estamos buscando recibir apoyo económico.

El primero y principal de todos los miedos es “a nosotros mismos”, ¿seré capaz de echar hacia delante mi proyecto? ¿y si sale todo mal? Y después, el miedo al futuro más próximo ¿qué pasará por el camino? ¿Qué obstáculos tendré que afrontar?

Estas y otras miles de preguntas retóricas nos asedian casi desde el principio y es que, es muy fácil caer en el error de pensar que algo saldrá mal. Por eso he decidido hacer un post para apoyarte si es que tienes algunos temores, sobre todo los relacionados con el tema económico; espero además, que con mi experiencia emprendedora puedas encontrar esa ayuda financiera que a veces se demora tanto...

¿Cuáles son los principales miedos del emprendedor que comienza?

Es posible que si eres un nuevo emprendedor enérgico, atrevido, resuelto y audaz no hayas sentido muchos miedos en los comienzos. También si tienes dinero suficiente como para caer y levantarte de nuevo, o equivocarte varias veces sin poner en riesgo tu economía.
Pero la mayor parte de nosotros, los que empezamos de la nada con pocos recursos económicos y apoyo escaso, nos asustamos ante las dudas iniciales.

En mi camino online he conocido más de los segundos. Da igual que sean emprendedores digitales o aquellos que están encaminados a crear “negocios físicos” para entendernos, porque al final la presencia online siempre va a ser necesaria.

Cuando empecé en internet y creé mi blog junto con mis dos hermanos, temíamos no saber desenvolvernos ya que no teníamos demasiados recursos económicos. Los comienzos para nosotros fueron duros, no te voy a engañar. Y es que todos tenemos los mismos miedos, o muy parecidos, y necesitamos de ayuda bien para echar hacia delante nuestro negocio, o bien para continuar luchando si nos fallan las fuerzas y el dinero.

Estos son los principales miedos que vas a sentir si eres un emprendedor que estás comenzando con tu proyecto:

1) No saber por dónde empezar cuando tienes una idea

A veces ocurre que desde siempre tienes claro qué harías si tuvieras la oportunidad de dedicarte a lo que quisieras libremente. De emprender ese proyecto que sueñas con todas tus fuerzas. Cuando tienes la oportunidad te lanzas, lo plasmas en un papel y te tiras semanas (en el mejor de los casos) dándole vueltas al asunto. ¿Te suena esto?

Lo mejor que puedes hacer si estás viviendo esta situación es tomar conciencia de que tienes mucho por hacer con lo que sí o sí, lo tienes que hacer bien. ¿Y eso qué significa? Pues que debes de ser objetivo y realista con tu proyecto, empezando por saber qué demanda existe en el mercado y cómo quieres plantear tu idea. 

Ese es el principio común a todos los emprendedores antes de lanzarnos a buscar apoyo económico sin tener nada claro. Así que si es tu caso, tranquilo que no eres el único.

2) No saber desarrollar tu proyecto

Es un miedo muy lícito porque no es fácil desarrollar una idea de negocio, y la cosa se complica si además quieres presentársela a un posible inversor.

Todos los emprendedores que empezamos solemos tener un barullo mental interesante y me explico: cuando nos preguntan al vernos ilusionados con nuestra idea ¿pero de qué va tu proyecto? La mayor parte de nosotros no sabemos contestar de una forma clara y concisa.

Este fue mi caso y el de muchas personas que conozco. Yo no era capaz de concretar brevemente, en un par de líneas a lo sumo, de qué se trataba mi proyecto en línea. Y esto es fundamental, hay que tenerlo muy claro. Tanto como para contestarlo sin casi pensarlo.

Para desarrollar un proyecto desde cero tenemos que tener claro algún que otro punto importante, pero estos son los dos más principales según mi criterio:

•    Todo proyecto requiere de una misión concreta, de la resolución de un problema que exista en el mercado con una finalidad específica. Aunque a mí me gusta más pensar en enfocar el proyecto en algo de mayor valor humano, en lugar de fijarnos meramente una meta económica.
•    También necesitarás una estructura de negocio concreta, un buen esquema que te permita exponer claramente tanto las actividades que vas a desarrollar, como la propuesta de valor que ofrece tu idea.

3) No tener dinero suficiente para financiar tu proyecto

He aquí el miedo por excelencia, el que más nos quita el sueño, el no tener suficiente dinero para invertir en tu idea de negocio.
Si vas a emprender en internet seguro que ya sabrás que en un principio no necesitas hacer un gran desembolso. Tendrás la opción de crear tu propia página web por muy poco dinero o incluso gratis. Pagar tu hosting y las herramientas que necesites no será demasiado, para empezar es lo que requerirás.  

Pero si no vas a invertir nada en los comienzos, seguro que algo más tarde sí que tendrás que hacerlo. O en su defecto invertir todo tu tiempo en estudiar cómo vas a hacer llegar tu producto o tu servicio al público. Te recomiendo que tengas presente que un negocio digital que funcione no se consigue de la noche a la mañana, y mucho menos sin esforzarte.

Si vas a montar un negocio tradicional la cosa se complica porque ahí sí que vas a necesitar un mínimo de inversión para comenzar. Tendrás que llenar el almacén, pagar un alquiler, luz, publicidad, etcétera… y estos gastos no suelen ser pequeños.

Con lo que en el segundo caso es más lógico sentir miedo porque no dependerá únicamente de que dediques tu tiempo a formarte, por ejemplo. Sino que necesitarás apoyo financiero sí o sí, más abajo te daré algún consejo útil para que lo consigas sin temores.

4) No tener demasiado tiempo para dedicarle a tu proyecto

Este es un miedo que hoy por hoy comprendo muy bien. Y es que como emprendedor, puede que tu caso sea complejo en el tiempo y me explico. Hay muchas personas que por motivos económicos no pueden dejar su actual trabajo para dedicarse 100% a su idea de negocio o a su proyecto empresarial anhelado.

En muchas ocasiones no cumplimos nuestras propias expectativas. ¡La de sueños truncados que se quedarán por el camino por este motivo! Es una pena porque somos bastantes los idealistas con bonitos planes para cambiar el mundo...

Pero también son muchas las personas que trabajan infinitas horas al día fuera de casa y cuando llegan, a pesar de que están agotadas y disponen de poco tiempo material, siguen teniendo unas ganas de batallar enormes. Son los emprendedores a los que yo llamo todoterrenos. Que luchan a diario en unos trabajos que no les satisfacen y que aprovechan cada minuto libre para planificar su futuro. Que a pesar de tener miedo a cómo van a conseguir sus sueños, insisten, estudian y aunque saben que tienen poco tiempo, continúan ahí.

Es muy comprensible que tengas miedo a cómo vas a tirar hacia adelante con tu idea de negocio, si es tu caso y te encuentras en esta situación, decirte que luches, que no decaigas y que como dijo Og Madino tengas en cuenta que “La insistencia sistemática e inteligente es la llave del éxito”. Aunque seguro que tú ya lo sabes.

5) Tener miedo a reconocer abiertamente tus limitaciones

Este es un miedo que yo he sentido más de una vez. He creído (y fingido) que podía con todo, pero llegó  un momento en que me di cuenta de que no era materialmente posible seguir hacia adelante sin hacer algo al respecto. Pero he de confesarte que al principio de crear mi primer negocio online junto a mis hermanos me costaba mucho reconocerlo.

Debes saber que si quieres acaparar u ofrecer gran cantidad de servicios es más que posible que fracases, porque como dice la frase popular “el que mucho abarca, poco aprieta”. Esto ocurre sobre todo si tienes un proyecto modesto o vas a emprender un negocio tú solo. Debes saber reconocer tus límites y tener presente que no pasa nada por tenerle miedo a esta situación. Como ves, muchos hemos pasado por ella.

Consejo rápido: externalizar ciertos trabajos te puede ayudar mucho en estos casos, aunque tengas que destinar algo de dinero a este fin. 
Este miedo es común tanto para los que quieren emprender online como para los emprendedores que buscan además tener un negocio físico y tangible. Es importantísimo reconocer que todos tenemos un límite, no dudes en aceptar cualquier ayuda que puedas encontrarte por el camino.

6) Tener miedo a equivocarte

A propósito de los asuntos financieros, hay una frase de Seth Godin que me encanta y que me viene fenomenal para este punto: “El costo de equivocarte es siempre menor que el costo de no hacer nada”. Cometer errores es parte de la vida y por lo tanto, forma parte también del proceso emprendedor. Es la forma más “segura” de aprender ciertas cosas. 

Asumir que te puedes equivocar es clave para tu crecimiento. Con ello, aprender de los errores cometidos es una garantía de éxito porque cuando tomamos medidas para corregirlos, es cuando interiorizamos aquello en lo que nos confundimos y la lección queda perfectamente aprendida. 

La experiencia no lo es todo, hay que tener la valentía de estar abierto a errar constantemente, aprender cuando se fracase es vital.
Cada uno tendrá su punto de vista al respecto, pero este tan radical es el mío, lo vivido en estos años me ha demostrado que en mi caso ha merecido la pena equivocarme una y otra vez.

Para cerrar este punto comparto contigo otra frase, esta vez de sir Ken Robinson: “si no estamos preparados para cometer errores, jamás seremos capaces de crear algo original”. Opino que esto resume fenomenal la idea.

 

7) Diseñando una buena estrategia de venta para tu proyecto

Mientras consigues y no financiación, no está de más que puedas poner en marcha una buena estrategia de venta para tu proyecto. De cara a conseguir capital te será muy útil ya que un posible inversor se sentirá atraído por un proyecto que tenga todo pensado y “atado” para conseguir clientes.

Para ello, tienes en la red multitud de ideas precisas que pueden guiarte paso a paso.
Cuando no tienes experiencia esto cuesta bastante. Lo más aconsejable es que tengas ya tu proyecto funcionando o mínimamente en su fase inicial. 

Si has emprendido únicamente en línea, tener diseñada una estrategia que funcione podría basarse en: 

•    Cuando quieras vender a través de un blog necesitarás centrarte en un buen marketing de contenidos, esto es, cuidar muy mucho tus artículos. Que tengan calidad suficiente como para atraer y posteriormente atrapar al lector. Esto se consigue gracias al SEO que utilices (cómo posicionarás tu página en los primeros resultados de una búsqueda concreta), cosa que te traerá más visitas, o sea, más ventas.

•    Cuando quieras vender a través de un e-comerce podrás ayudarte de las Redes Sociales, centrándote en el marketing de recomendación para atraer a tus posibles compradores. También te ayudaría implementar un blog a tu proyecto y no olvidar que lo más importante es la experiencia del usuario en tu web (que la página sea atrayente, sencilla de manejar y rápida)

Estas son algunas pinceladas, sin entrar demasiado en detalles. El mundo de la venta digital tiene muchísimos rincones que descubrir, pero quería que vieras algunos pormenores que me parecen básicos.

Cuando quieres emprender un negocio tradicional hoy por hoy, es más que recomendable que estas dos opciones anteriores también las incluyas. El marketing digital es uno de los mejores aliados con los que podrás contar para generar ventas y mejorar tu distribución.

¿Qué errores se repiten a la hora de buscar financiación?

En este último apartado del post quisiera ayudarte un poco más, para que no repitas algunos errores muy comunes que hacen que buscar la financiación necesaria se ralentice.

Todo se complica si es tu primera vez, ya que esta búsqueda es un proceso lento que a veces puede llegar a desesperarte si no tienes experiencia.

A veces cometemos ciertos fallos sin darnos cuenta que pueden ser evitables y ahorrarnos a la larga un montón de quebraderos de cabeza.

¡Allá vamos! Aquí te dejo una pequeña lista de ellos.

1) No invertir tiempo antes de invertir dinero

Es muy importante que creas firmemente en tu negocio, que sepas claramente qué quieres hacer y cómo. Por eso todo el tiempo del que dispongas debes de invertirlo sin reservas, debes de conocer al dedillo tu mercado.
La inspiración fluye cuando se ha profundizado correctamente, cuando se tienen buenos conocimientos y las bases que se establecen son sólidas. 

Una buena idea puede ser que investigues sectores relacionados con el tuyo, otro tipo de empresas o tiendas (si es tu caso) que estén en el extranjero para que puedan aportarte una visión más amplia.

2) No compartir tu idea con nadie porque te espanta que te la roben

Esto es un error muy común, pero siento decirte que tu maravillosa idea de negocio en un cajón cerrado con llave no vale nada.

Desde siempre se ha temido esta acción, el que alguien más rápido y hábil que tú lleve a cabo esa idea que con tanto cuidado has custodiado en el tiempo. Así que optas por no contárselo a nadie por si acaso ¿sabes a lo que me refiero?

Personalmente he vivido esto de cerca, a mi hermana se le adelantó alguien con una idea estupenda de negocio similar (por no decir exacta) a la suya. Ella tuvo mucho miedo de compartirla, solo lo hizo en un par de ocasiones y se la contó a dos inversores privados distintos.
Imagínate qué pasó, al obtener un no por respuesta por parte de ambos, no volvió a pedir ayuda nunca más. 

Aquella idea de negocio era buenísima, pero claro, si no te abres a compartirla con más personas y necesitas ayuda económica para llevarla a cabo ¿cómo vas a hacerlo? ¿Qué prefieres, no desarrollarlo nunca por miedo a contarla?

Da igual que seas un emprendedor digital o que tengas una idea de negocio física, en ambos casos este miedo es paralizador.
En la vida hay que arriesgar, aunque hoy por hoy existen mil formas de proteger tu proyecto. Por ejemplo, cuando contactas con inversores privados tienes opción de firmar contratos de confidencialidad para evitar plagios.

3) No buscar tu inversor en el sitio adecuado

La búsqueda activa de financiación es todo un arte. Buscar el impulso monetario que necesitas no es sencillo, pero hoy por hoy existen formas de conseguirlo. Después de mucho indagar llegué a la conclusión de que para poder emprender un negocio sin dinero no podemos depender únicamente de los bancos. Hace años puede, pero actualmente es complicado acceder a un crédito para comenzar. Con lo que un buen día, encontré una maravillosa forma de conseguir financiación bastante sencilla.

Se trata de recurrir a ciertos inversores privados, los bien llamados ángeles inversores ya que literalmente pueden salvar tu idea y echarla hacia delante en poco tiempo. Es un buen término porque es una ayuda como caída del cielo, un respiro para muchos de nosotros.

Existen multitud de ideas de negocios, tantas como emprendedores a lo largo y ancho del planeta; pero solo aquellos que se atreven a llevar a cabo sus sueños son los que triunfan.

Compartir tu idea con estos ángeles inversionistas desde cualquiera de las plataformas en que se dejan ver es el primer paso. Recuerda que siempre podrás mantener tu proyecto a salvo a través de los acuerdos de confidencialidad. La mayoría de las veces las mismas plataformas lo proveen, con lo que este miedo no debería de paralizarte en absoluto.

Este tipo de inversores tan específicos y particulares, además de prestarte el apoyo financiero que necesites, también se involucrarán contigo porque les apasiona el mucho de los negocios y son participantes activos. Esto me llamó poderosamente la atención y me pareció de agradecer, la verdad.

Porque si no tienes muchos conocimientos en ciertas áreas ellos pueden cubrir alguna que otra parte ya que son experimentados empresarios o personas que siempre han estado en contacto con el mundo de los negocios.

Con lo que sí, es posible encontrar ayuda financiera hoy en día. Lo que ocurre que no se conoce todo este mundillo si no se indaga un poco y se entra en materia. Me parecía interesante poder compartirlo contigo en este artículo.

Cuando descubrí este tipo de apoyos me quedé bastante sorprendida. He conocido muchos emprendedores que por culpa de no tener la suficiente financiación han dejado sus sueños olvidados y creo que no hay cosa peor que esa.

Porque el mundo necesita gente que se atreva, que se lance a la piscina con sus ideas de negocio. 

Unas serán provocadoras y rozarán lo irracional, otras seguirán siendo tradicionales y sencillas; pero lo que está claro es que todas serán necesarias para que los emprendedores nos sigamos sintiendo lo que en el fondo somos. Aventureros, inconformistas, lanzados, activos y dinámicos, personas diferentes con ganas de comernos el mundo.

4) No mostrar profesionalidad en la gestión de la financiación

No sé qué entenderás tú por ser profesional pero es algo que no tiene mucho que ver ni con llevar corbata ni con ser educado y cordial a la hora de gestionar un negocio.
He querido meter este punto, aunque sea por mencionarlo brevemente, porque me parece importante hacer la distinción, ya que el término profesionalidad crea a veces cierta confusión.

Para conseguir financiación debes mostrarte tranquilo y ofrecer tu idea de negocio confiado, seguro de ti mismo y con las cosas muy claras. Este sería a mi parecer el comportamiento de alguien profesional.

Solo se trata de dinero, es lo único que te falta. El resto ya lo debes tener tú y es lo más importante, preocúpate de cómo manifiestas aquello que deseas.

5) No darle importancia a la presentación del proyecto

Oscar Wilde dijo una vez: “Nunca hay una segunda oportunidad para una primera impresión”. Con esta frase lapidaria pretendo decirte que cuides muy mucho tanto el momento en que presentes tu proyecto, como el proyecto en sí.

Cuando tengas enfrente de ti a la persona o personas que puede que te ayuden con tu financiación recuerdan esa frase. 

Da igual que te reúnas físicamente en una bonita sala con la típica mesa ovalada y brillante, a la que acudirás preparado e impoluto; como si lo haces vía internet a través de alguna plataforma de inversores privados, por correo electrónico o por videoconferencia, es igual de importante lo hagas como lo hagas.

La presentación de tu proyecto tiene que ser perfecta en todos los aspectos. Presta especial atención a las primeras impresiones, que como dice la frase quizás no tengas otra oportunidad. 

6)  No tener una propuesta de negocio clara y bien definida

Sea cuál sea tu mercado, tener una propuesta de negocio impecable te ayudará a conseguir financiación de una forma exitosa.

Es un gran error que muchos emprendedores cometen, descuidar esta parte no es una buena idea. Debes tener muy claros los objetivos.

Para mí lo más importante es que sea sensata y muy realista, y que no esté basada en conjeturas ni suposiciones. Para que puedas presentarla con atino a tus posibles inversores te recomendaría que sea muy, muy clara, es decir, que hasta un niño pequeño pueda entender de qué se trata ese negocio que te traes entre manos. Se concretó y específico.

Dentro de una propuesta de negocio hay varios puntos que tienes que mencionar sí o sí. El primero es qué misión tiene tu proyecto. Qué puede aportar al mercado, a las personas, al mundo en general. Este apartado debes expresarlo con el corazón en la mano para que tenga más valor, no solo es importante conseguir dinero con tu negocio, también lo es mejorar aquello que te rodea. Después, te aconsejo que incluyas cuáles son los valores que mueven este proyecto, por así decirlo es “a filosofía de la empresa”, tuya y si existe, del equipo de personas que te rodean.

No temas extenderte aquí, habla de cómo se harán las cosas en tu negocio: con transparencia e integridad, con lealtad, solvencia, profesionalidad, etc.

7) No presentar tu idea como un modelo de negocio innovador

Sé que a veces esto no es posible (o lo parece), porque hay cientos de empresas parecidas a la tuya. ¿Cómo innovar entonces? ¿Cómo sorprender a un posible inversor? Aquí deberás armarte de paciencia y tirar de imaginación.

Es cuestión de ser original, de dedicarle mucho tiempo a pensar en cómo plantear esta parte tan importante del proyecto. Aunque ya existan ideas parecidas a la tuya, siempre se puede dar una vuelta más de tuerca e innovar presentando un buen valor añadido al proyecto.

8) No haber realizado un análisis de tu público objetivo

Saber cuál es tu público objetivo (target) a la hora de buscar financiación es totalmente imprescindible.

Edad, sexo, nivel económico, preferencias, debes conocer perfectamente cómo es tu cliente ideal. Estos datos son importantísimos porque harán que tengas una idea más que clara sobre a quién está destinado tu producto o tu servicio.
Este enfoque te hará tener mayor credibilidad para acceder a ese apoyo que necesitas. Además, que te ayudará a posicionarte donde quiera que esté tu público objetivo. 

Por ejemplo, para un negocio basado en internet ¿dónde localizas a ese hombre de 50 años, de nivel adquisitivo medio-alto que se dedica a la construcción? Allá donde esté él, debes estar tú. Con lo que continuarás analizando, qué tipo de libros o blogs consume, qué redes sociales frecuenta.

Para ayudarte con este análisis tan exhaustivo podrás fijarte en qué hace tu competencia al respecto, como siempre hacer este seguimiento te será de gran ayuda y te guiará cuando te quedes sin ideas. 

Además, no tener claro en qué te diferencias de tu competencia es un error. En qué eres bueno, por qué eres distinto al resto. Teniendo esto claro y manifestándolo sin temor, tu proyecto resultará muchísimo más atractivo para ser financiado.

Dentro de este punto iría también la típica reflexión que habrás oído muchas veces de por qué un usuario, un cliente, va a elegirte a ti en lugar de a tu competencia.

9) Creer que no necesitas llevar tu proyecto a internet

Si vas a presentar tu idea de negocio a un inversor privado, debes saber que es mejor que tengas planes para digitalizar tu proyecto. Llevarlo a internet es esencial y eso lo sabe cualquiera hoy en día.
Tu negocio será mucho más apetecible si en tu plan estratégico has incluido todas las acciones online precisas, como ves tienes que pensar hasta en el último detalle.

Independientemente de que quieras emprender una tan solo una empresa tradicional, tienes que pensar en que teniendo tu idea proyectada en internet te será mucho más fácil abrir vías de ingresos.

Además, el tema de las redes sociales es muy interesante para poder generar confianza a tus futuros clientes. Indaga un poco y verás la importancia que tiene todo esto para tu futuro negocio. 

Es absurdo cerrarte a conseguir ventas desconectadas sin pensar que las que puedas generar online pueden doblarse como mínimo. Si no, fíjate en cualquier empresa grande (y no tanto) de hoy en día, comercios, firmas de ropa, de cosméticos, tiendas de deportes… Todos, tienen ya sus páginas webs o e-comerce.

Y hasta aquí este artículo sobre mi propia experiencia emprendedora y mis dificultades iniciales; espero que te haya resultado útil en tu búsqueda de financiación, al menos ya sabes por dónde empezar y qué errores no debes cometer en tu camino. 

¡Mucha suerte! Y ¡hasta el próximo artículo!
 

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Cine Premiere

Batman El caballero de la noche, ¿por qué es un clásico?

Con motivo del 10º aniversario del estreno de El caballero de la noche, te dejamos algunos puntos que hacen de esta, una de las mejores películas de superhéroes del siglo.
Altonivel

Walmart abrirá sus primeras gasolineras en México

Las primeras 6 gasolineras de Walmart se encontrarán ubicadas en los estacionamientos de las unidades de negocio en Tabasco, Nuevo León, Veracruz y Estado de México.
My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Apoyo a emprendedores: ¿qué financiamientos puedo obtener?