El museo que aprovecha la fiebre mundialista

El Museo de la Selección Mexicana de Futbol cuenta con un acervo que incluye trofeos, objetos de colección y la historia del equipo que más pasiones despierta en el país.
El museo que aprovecha la fiebre mundialista
Crédito: Cortesía Museo del Futbol
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Con casi 90 años de presencia constante en los Mundiales, la Selección Mexicana de Futbol presume una afición fiel, muchos viajes y pocos resultados.

El Tri es un equipo gitano, capaz de pelearle de tú a tú a Alemania, pero que se puede achicar frente a Estados Unidos en octavos. En ambos casos, el resultado final es de derrota casi por seguro.

Esa es la historia de cada cuatro años para una afición que ya no sabe bien a qué aspirar con su Selección.

Sin embargo, el apoyo es constante. Y es ahí, en el público fiel que acompaña a su equipo en cada justa, donde Rodrigo Renovales vio el potencial de crear un nuevo recinto.

Con 41 años, Rodrigo es el creador del Museo de la Selección Nacional de México, un espacio itinerante que resguarda algunos de los tesoros que colecciona la historia Mundialista del Tri.

“Después de ser la segunda afición que más gente lleva al Mundial, los más locos, los más coloridos, los que llevamos el ambiente a los campeonatos, era increíble que no existiera un museo de la Selección”, cuenta el impulsor del proyecto.

Las estadísticas sustentan esta teoría: tan sólo para el Mundial de Rusia, llegaron casi 40 mil mexicanos a apoyar a la selección, lo que la convierte en la quinta afición que más aporta a las gradas del certamen.

“Me di a la tarea de empezar a investigar y juntar los elementos necesarios para lograrlo: no es fácil, pues se requiere de licencias, de permisos, de patrocinios y de un montón de información”, explica.

Foto: Cortesía Museo del Futbol

Juega la fe

El entusiasmo del aficionado mexicano confirma la necesidad de que el equipo vaya cada cuatro años a disputar el torneo. El ánimo de la tribuna mexicana es el equivalente a aquel que llega con las credenciales de ser el alma de la fiesta, pero que, pese a lo bien que lo pasa, prefiere regresar temprano a dormir.

Las procesiones de los connacionales a las diferentes tierras mundialistas llevan, en buena medida, un aura religiosa: van con la fe por delante, en medio de una especie de ritual y pensando que con el cántico en el estadio y el fervor del Cielito Lindo se podrán equilibrar las carencias de talento o de mentalidad del representativo.

“México es un país súper futbolero, por lo que pronto se empezaron a sumar muchas personas al proyecto y tuvimos la oportunidad de lanzarlo en época Mundialista. Otro de los puntos que lo hacen especial es que se trata de un espacio que se va a acercar a las ciudades, en lugar de obligar a la gente a viajar a la Ciudad de México”, explica Rodrigo.

El museo hace un recuento histórico, por lo que resulta atractivo para las diferentes generaciones que han presenciado las participaciones del seleccionado nacional.

“El abuelo va a hablar de la Tota Carbajal, el papá, de Manuel Negrete y el nieto, de Chicharito. Lo que queremos lograr es la unión familiar y enseñarle a los niños que México también suma triunfos: 10 Copas Oro, 2 Mundiales Sub-17, 1 Confederaciones, 1 Medalla de Oro Olímpica”, explica Rodrigo.

El Tri también anota de vez en cuando en los Mundiales, por lo que los mejores goles de la Verde son parte de la museografía, la cual se ve complementada por salas que muestran objetos de colección, playeras de cada participación Mundialista, así como una activación de Realidad Virtual que lleva al visitante al centro del Estadio Azteca.

El negocio

Para lograr la portabilidad del recinto, la logística es similar a la de una obra de teatro, asegura el fundador.

“Tarda, más o menos, dos semanas en desmontarse y tres semanas y medio en montaje. La estructura principal es una carpa de 2 mil 500 metros cuadrados, con un ancho de 26 metros libres sin postes de por medio. Todo viaja en camiones”, agrega Renovales.

Crear un proyecto de este tipo sería imposible sin los patrocinadores, dice Rodrigo, pues requiere de una inversión potente.

“La parte de la taquilla no es una utilidad per sé, pues se utiliza para pagar la nómina del personal: las personas que trabajan ahí durante 45 días, la seguridad y la limpieza del museo”, explica.

El museo, que actualmente se ubica en Mundo E, requiere de al menos 45 personas que se desenvuelven como animadores, 6 personas de limpieza, 12 de seguridad y 4 taquilleros.

Durante su primer fin de semana, el recinto logró casi cuatro mil visitantes, mientras que entre semana funciona principalmente para las visitas escolares (unos 800 niños por día).

A la propuesta se han sumado sponsors como Jeep, Voltaren, Oggi Jeans, Genoma Lab y algunas cadenas de radio con las que se han generado alianzas estratégicas.

El futbol abre la posibilidad de este tipo de negocios, sobre todo cuando se trata de llegar al principal activo que tiene el deporte en el país: la afición.

–¿Y cómo crees que le vaya a México en el Mundial?–, pregunta el reportero.

“Aunque no lo creas va a llegar al quinto partido, porque Suiza le va a ganar a Brasil, entonces México se enfrentará a Suiza en octavos”, contesta Renovales –con la fe por delante–.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur