Emprendedores legendarios

¿Qué harías tú con 309 mil millones de dólares? Así fue cómo Andrew Carnegie los gastó

Andrew Carnegie vendió su compañía por el equivalente al 2.1 por ciento del PIB estadounidense, y luego pasó el resto de su vida regalándolo.
¿Qué harías tú con 309 mil millones de dólares? Así fue cómo Andrew Carnegie los gastó
Crédito: ullstein bild Dtl. | Getty Images
Entrepreneur Staff
Associate Editor, Contributed Content
8 min read

Andrew Carnegie vendió Carnegie Steel, su compañía de acero, a J.P. Morgan por $480 millones de dólares en 1901. Según la Corporación Carnegie, el clímax de su riqueza fue de $380 millones, algo así como $309 mil millones de dólares actuales. Y se pasó los últimos 18 años de su vida regalando lo que él llamaba “exceso de riqueza” a causas públicas, tal como señaló en el manifiesto que escribió en 1889, The Gospel of Wealth.

En este texto, Carnegie aseguraba que la caridad debía actuar como una escalera por la que los más ricos del mudo deberían subir. Felicitó al Instituto Cooper que ofrecía clases gratis en Nueva York a la gente con menos posibilidades, y a Samuel J. Tilden por haber hecho un regalo de $5 millones de dólares a la librería pública de Nueva York.

Es fácil entender por qué Carnegie pensaba que los actos filantrópicos eran lo mejor: él se había beneficiado de la caridad cuando asistió a una escuela gratuita en su natal Dunfermline, en Escocia, y luego en Alleghany, Pensilvania, cuando James Anderson abrió las puertas de su librería a los niños locales.

En 1920, Carnegie escribió en su autobiografía, “El coronel James Anderson (a quien bendigo mientras escribo) anunció que abriría su librería de cuatrocientos volúmenes a los niños, para que cualquier joven pudiera ir los domingos por la tarde y sacar un libro que podría luego cambiar por otro el domingo siguiente.”

Y como resultado, podemos ver un claro énfasis en el arte, la educación y la paz mundial en la filantropía de Carnegie. Aquí les dejamos una pequeña lista de sus contribuciones, hechas primordialmente durante su retiro pero también como regalos póstumos, que siguen dando frutos 99 años después de su muerte en 1919. Puedes encontrar más sobre sus contribuciones en la página de la Librería de la Universidad de Columbia.

La corporación Carnegie de Nueva York

Carnegie invirtió $145 millones en la corporación que lleva su nombre, fundada en 1911 para “promover el avance y difusión del conocimiento y el entendimiento”. Al principio, la corporación Carnegie pretendía crear librerías y construir órganos en las iglesias, pero su propósito fue cambiando con el tiempo. La corporación dice que actualmente “apoya programas en áreas clave como la educación, la democracia, la paz internacional y la seguridad, así como la educación superior y la investigación en África.”

En 2015, la donación de la corporación Carnegie fue de $3.3 millones de dólares.

El concejo Carnegie para la ética y las relaciones internacionales

El concejo Carnegie para la ética y las relaciones internacionales se llamó The Church Peace Union (Unión de la iglesia de la paz) cuando fue fundado en 1914. Según su página web, su misión es “crear recursos educativos imparciales sobre ética internacional que puedan ser usados por profesionistas, periodistas, educadores, estudiantes y el público en general.”

El concejo Carnegie sin fines de lucro organiza más de 50 eventos públicos al año.

Carnegie Hall

La sala de conciertos de Nueva York costó $1.1 millones de dólares para su construcción en 1890, y Carnegie pagó una gran parte de esa suma. Puedes leer la historia de su fundación aquí, pero desde entonces, el Carnegie Hall se ha convertido en uno de los edificios más icónicos de la ciudad de Nueva York, incluso a pesar de casi haber sido demolido en 1960.

Actualmente, el edificio es uno de los 2,600 edificios en el país catalogados como Patrimonio Histórico Nacional y recaudó más de $500 millones de dólares en activos en 2017.

El donativo Carnegie para la paz internacional

Carnegie fundó el Donativo Carnegie para la Paz Internacional en 1910 con un regalo de $10 millones de dólares. La consigna de este donativo era “buscar la abolición de la guerra, la mancha más terrible de nuestra civilización.”

Y ha proveído de una gran variedad de servicios desde su creación, desde edificios para librerías en Europa después de la Primera Guerra Mundial hasta la investigación a escala global para colaborar con políticas internacionales.

El Instituto Carnegie para la Ciencia

El Instituto Carnegie de Washington, mejor conocido actualmente como el Instituto Carnegie para la Ciencia, fue uno de los primeros proyectos de Andrew Carnegie tras la venta de Carnegie Steel.

Fundado en 1902, el centro de investigación científica ha albergado a algunos de los investigadores más reconocidos a nivel mundial incluyendo el revolucionario astrónomo Edwin Hubble, el ganador del Nobel Alfred Hershey y la ganadora del Nobel Barbara McClintock.

Vannevar Bush, el cuarto presidente del Instituto Carnegie de Washington, también fue director de la Oficina para la Investigación Científica y el Desarrollo en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, en el que se incluyó el Proyecto Manhattan.

La librería Carnegie y los museos de Pittsburgh

En 1881, Carnegie le escribió una carta al alcalde de Pittsburgh en la que se ofrecía a donar $250,000 dólares para hacer una librería pública si la ciudad proveía el terreno para hacerla, y $15,000 dólares anuales para su manutención. Eventualmente Carnegie aumentó su inversión a 1 millón para poder construir 6 librerías, una principal y 5 sucursales en diferentes colonias.

Según el Donativo Carnegie, estas fueron algunas de las más de 3,000 librerías que Carnegie fundó en su vida.

Carnegie también construyó el Museo Carnegie de Pittsburgh, una obra que él consideraba como su mayor satisfacción. El museo incluía el famoso salón de los dinosaurios, que h sido expandido hasta convertirse en una exhibición llamada Los dinosaurios en su mundo y que muestra a 19 dinosaurios en poses activas.

Y desde 1994, el Museo Carnegie también acogió al Museo de Andy Warhol que dice ser “uno de los museos más completos sobre un sólo artista en el mundo y el más grande en Norte América.”

Universidad Carnegie Mellon

Inicialmente, Carnegie donó 2 millones de dólares para crear el Instituto Técnico de Pittsburgh, que originalmente se llamó la Escuela Técnica Carnegie. Ofrecía certificados de 2 o 3 años en arte e ingenierías y también admitía mujeres.

En 1905, el instituo recibió $1.34 millones adicionales para construcción y $4 millones en donativos.

En 1967, Carnegie Tech se fusionó con el Instituto Mellon para formar la Universidad Carnegie Mellon. El lema oficial de la escuela es “Mi corazón está en el trabajo”, una cita de Carnegie cuando hablaba de construir la escuela. Sus donativos ascendieron a los $1.72 mil millones de dólares en 2017.

El Fondo Carnegie para las Universidades de Escocia

Andrew Carnegie donó $10 millones de dólares al Fondo Carnegie para las Universidades de Escocia. Hoy en día, pudiera parecer un cifra pequeña, pero considera esto que aparece en el sitio web: La donación sumaba más de $100,000 libras anuales en un momento en el que la ayuda del gobierno para todas las universidades escocesas era de $50 mil libras al año.”

Es correcto: el fondo daba el doble de dinero de lo que aportaba el gobierno escocés. Desde 1901 se han otorgado más de 100 mil becas para la investigación y para el apoyo de gastos escolares.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Jon Horowitz is dedicated to helping brands with grow their social footprint by aligning with influencers and creating innovative content.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur