El dilema de los bonos del NAIM

¿Estarías de acuerdo en tomar 90 centavos por dólar invertido en este proyecto?
El dilema de los bonos del NAIM
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Me di a la tarea de echarle una ojeada al Prospecto (Prospectus) para la emisión de bonos por cuatro mil millones de dólares para financiar el proyecto del difunto Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), y me encontré con algunos puntos interesantes. 

Se emitieron mil millones con tasa de 3.875% anual con vencimiento en 2028, y tres mil millones de dólares con tasa de 5.500% anual con vencimiento en 2047. Los intereses se pagarían cada seis meses para ambos.

El documento menciona que sólo 40% del financiamiento del NAIM se realizaría con bonos y créditos bancarios, y 60% restante con fondos públicos, de tal forma que la mayoría del financiamiento provendría del gobierno.

Para el pago de los bonos, de acuerdo con el Prospecto, el colateral es 1) las tarifas de uso de aeropuerto actual y el nuevo una vez que inicie operaciones (que ya no sucederá); 2) pagos de aseguradoras por la interrupción parcial o total de los aeropuertos (el nuevo y el viejo), 3) indemnizaciones en conexión con ciertas expropiaciones que afecten a cualquiera de los aeropuertos; 4) los montos pagados por las aerolíneas como bonos de seguridad en conexión con el cobro a pasajeros en cualquiera de los aeropuertos; 5) todos los montos depositados al fideicomiso irrevocable, y 6) cualquier otra propiedad contribuida al fideicomiso.

El repago de los bonos y su respectivo interés no está garantizado por el gobierno mexicano.

Evidentemente, el colateral más importante es la tarifa de uso de aeropuerto que actualmente es de aproximadamente 35 dólares por pasajero internacional y 22 dólares por pasajero nacional. Tan solo en la primera mitad del 2017, las tarifas “netas” que podrían destinarse a pagar estos bonos con el aeropuerto actual fueron de poco más de 200 millones de dólares (es decir, aproximadamente 400 millones de dólares al año). Este crecimiento se debe en gran parte al aumento en las tarifas, que han incrementado en forma anual en 9.6 y 16.18% la doméstica y la internacional respectivamente, de 2013 a 2017. Es decir, la doméstica se incrementó de 15.76 en 2013 a 22.74 dólares en 2017 (44.3% en 4 años). Esto encarece el costo de viajar a la Ciudad de México, y en el mismo documento ya se menciona que son de las tarifas más altas en el mundo.

Sin embargo, los inversionistas que participaron en este Prospecto notaron que las proyecciones en el crecimiento de pasajeros con el NAIM eran muy atractivas.

Es decir, de 41.7 millones de pasajeros que tuvo el actual aeropuerto en 2016, a 57 millones en 2020 con la primera fase del NAIM, y hasta 125 millones en la segunda fase. Si bien el aeropuerto actual tuvo un crecimiento anual compuesto de 9.1% de 2012 a 2016, creo que todos sabemos que ese crecimiento ya estará prácticamente topado con la actual saturación del aeropuerto. 

Como nota importante, esta emisión de bonos requiere del prepago obligatorio de las notas antes del vencimiento, entre otras cosas, sí:

1. En cualquier momento y hasta el comienzo de operaciones del NAIM, se inician operaciones comerciales en otro aeropuerto en el área de la Ciudad de México con una capacidad de más de 7.5 millones de pasajero por año.

Así que, si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no logra renegociar las condiciones de estos bonos, se verá obligado a prepagar el principal cuando el propuesto aeripuerto alterno de Santa Lucía alcance un flujo de pasajeros de 7.5 millones de pasajeros (recuerden que actualmente el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tiene un flujo de 41.7 millones de pasajeros anuales).

También, como evento de suspensión de pagos se menciona, entre otros:

2. La falla del patrocinador (es decir, del AICM o del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México) de cumplir con los términos materiales de las Concesiones (es decir, el AICM y el NAIM), o si cualquiera de ellos se suspende, revoca, da por terminado, o es modificado de manera que puede razonablemente esperarse tener un efecto adverso.

Por esta razón, y para evitar un evento de impago en los bonos, es que “oficialmente” el NAIM no se ha suspendido. Antes de poder cancelar este proyecto habrá que convencer a los tenedores de modificar los términos, o de lo contrario sufrir las consecuencias de un cese de pagos.

Si tú tuvieras estos bonos, ¿estarías de acuerdo en tomar 90 centavos por dólar invertido o te esperarías para ver si el Grupo Aeroportuario tiene manera de ofertar la totalidad de los bonos y/o mejorar su postura, con la posibilidad de perder más valor en tu inversión?  

Honestamente, yo veo difícil que con la reciente oferta de recompra de1.8 mil millones de dólares sea suficiente para imprimir confianza y convencer a los demás tenedores de cambiar las condiciones y permitir la cancelación del NAIM sin considerarse como evento de incumplimiento de pagos. 

Estaremos a la expectativa.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur