Esta startup recaudó 17 millones de dólares para sus esfuerzos de resucitar las ventas del queso cottage

Good Culture asegura que sus productos tienen una lista de ingredientes limpios en comparación con las marcas de tradición y que obtiene sus productos lácteos de vacas criadas en pastos.
Esta startup recaudó 17 millones de dólares para sus esfuerzos de resucitar las ventas del queso cottage
Crédito: Cortesía Good Culture
Entrepreneur Staff
News Director
5 min read

Jesse Merrill pasa mucho tiempo pensando en queso cottage.

“El queso cottage es tan versátil… agrega una gran calidad y un boost de proteína a cualquier receta que estés preparando. Nosotros hacemos lasaña de queso cottage, smoothies de queso cottage, ziti horneado de queso cottage. Yo le pongo queso cottage a mis sándwiches de mermelada y mantequilla de cacahuate. Sabe bien con todo” dijo.

Lo más probable es que tú nunca pienses en queso cottage, tal vez ni siquiera lo comes. Lo que alguna vez fuera el queso preferido por los nutriólogos, este producto lácteo ha caído en desgracia, reemplazado por el yogurt y el yogurt griego. Según la empresa Mintel, de investigación de mercados, el yogurt reemplazó al queso cottage en 2017, en una relación de 8 a 1, y sólo 20 por ciento de los encuestados dijeron comer queso cottage más de una vez al mes. En 2018, estos porcentajes aumentaron, y 39 por ciento de los consumidores mayores de 18 años dijeron comer queso cottage (el porcentaje bajaba a 29 por ciento entre la generación Z).

Pero Merrill y su cofundador, Anders Eisner (nieto del ex CEO de Walt Disney, Michael) vieron en este declive de la categoría una gran oportunidad, y en 2014 lanzaron Good Culture.

“El queso cottage es algo que ambos comíamos mucho por su alto contenido de proteína, pero la categoría estaba en un estado lamentable. Le faltaba innovación y los empaques estaban anticuados. Pensamos que había una gran oportunidad para salir y reintroducir o reimaginar el queso cottage y volverlo relevante a los segmentos de consumidores jóvenes” dijo Merrill.

Lo que eso significó, básicamente, fue limpiar la lista de ingredientes, quitando aditivos como el sorbato de potasio, la goma de guar y otros estabilizadores que solían utilizarse en el queso cottage, lo que aumenta la cantidad de proteína según Merrill,  porque lo diluyen menos. Este par de socios también decidieron enfocarse en el bienestar de los animales, buscando su materia prima en granjas orgánicas que criaran a sus vacas en pastos. Y por último, el mayor desafío de Good Culture fue la textura, sobre todo los pedazos medio aguados que a la gente no le gustaban. Con una fórmula original lograron que su queso cottage se sienta más cremoso y denso, un poco más parecido al yogurt.

Imagen: Cortesía Good Culture

Desde su debut en la Expo West en 2015, Good Culture ha ido teniendo más y más impulso. Sus productos ya se encuentran en 11,500 tiendas, y sus ventas han crecido 500 por ciento desde 2016 (en ese mismo año se lanzó Muuna, otra marca de queso cottage). La empresa recaudó 17.8 millones de dólares en cuatro rondas de financiamiento, incluyendo una inversión de General Mills. Sus productos mejor vendidos son el clásico queso cottage, y el que tiene sabor a fresa y sabor a piña. Ahora la empresa también se expandió a la producción de crema agria. Y eso es tener éxito, lo veas como lo veas, aunque la empresa sigue luchando una batalla interminable.

“La mayoría de las personas saben lo que es el queso cottage, pero hay un gran problema a considerar: necesitamos hacer que los usuarios piensen diferente sobre el producto y que la gente que hoy no lo consume, nos ponga atención” dijo Merrill.

Eso se traduce a una gran cantidad de muestras repartidas, tanto para convencer a la gente de que el producto de Good Culture es diferente a lo que conocían, como para presentárselo a los nuevos consumidores. Y esa estrategia también se representa en la estrategia de marketing digital de la marca. Los consumidores que ya conocen el queso cottage están en Facebook, mientras que los nuevos consumidores están en Instagram. Good Culture elabora mensajes diferentes para cada segmento.

Merrill, que había trabajado en Honest Tea y en Activate Drinks con los Eisner, dijo que fue un diagnóstico de colitis ulcerosa (una enfermedad autoinmune del sistema digestivo) lo que lo llevó por un camino de alimentación sana. Después de cambiar los productos procesados por los naturales, el doctor de Merrill lo declaró libre de la enfermedad.

“Eso fue la prueba de que puedes curar tu cuerpo con comida real, así que nuestra misión en la empresa es ofrecer comida real y curativa a las masas, sin dañar al planeta ni a los animales”.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur

Entrepreneur Media, Inc. values your privacy. In order to understand how people use our site generally, and to create more valuable experiences for you, we may collect data about your use of this site (both directly and through our partners). By continuing to use this site, you are agreeing to the use of that data. For more information on our data policies, please visit our Privacy Policy.