12 formas poco convencionales de mejorar la productividad de tus empleados

Existen ocasiones en las que una estrategia "out-of-the-box" es la forma más segura para triunfar.
12 formas poco convencionales de mejorar la productividad de tus empleados
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network VIP
Entrepreneur and Connector
10 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Digamos que en tu startup has intentado todos los trucos conocidos para aumentar la productividad, pero no lo has logrado a los niveles que te gustaría. Antes de rendirte, sal de tu zona de confort y explora las siguientes técnicas poco convencionales, de las cuales, al final algunas no son tan extravagantes como parecen.

1. Vuélvete verde.

Esta sugerencia no debería sorprenderte. Después de todo, han hecho cientos de estudios que demuestran los beneficios de tener plantas vivas en tu oficina. Por ejemplo, las plantas pueden mejorar la satisfacción laboral y mejorar la productividad hasta un 15 por ciento. Otras investigaciones han demostrado una conexión entre el aumento de la productividad y la disminución del ausentismo tras la introducción de plantas en la oficina.

A la hora de comprar plantas, considera la estética y el cuidado que necesitan. Las plantas muertas no inspiran a nadie. Idealmente, estas bellezas deberían llenar un hueco o enmarcar algo, pero no deberían requerir mucho mantenimiento. Algunas sugerencias son:

  • Aloe vera
  • Bamboo
  • Cactus
  • Suculentas
  • Aspidistras
  • Julietas
  • Abundancias
  • Planta del dinero

2. Establece un par de objetivos poco realistas

Esto puede sonarte totalmente ilógico. Establecer un objetivo que no podrán conseguir, ¿no es ponerlos en el camino del fracaso? Muchos dirán que hay algo de verdad en esa posibilidad, pero si lo que necesitas es poner la productividad en modo velocidad extrema, pon un objetivo que parezca loquísimo e inalcanzable, como llegar al objetivo anual de ventas en un mes.

Si esto te parece intrusivo o incluso agresivo, inténtalo con tu equipo y ve cómo la chispa de la creatividad y la concentración se enciende. Los objetivos sumamente ambiciosos crean un sentido de urgencia y motivan a cada persona de tu empresa a arriesgarse. Observa cómo se enciende el fuego y si el progreso es significativo, di algo como “¡Son unos rockstars! Les invito una comida a todos”.

3. Jueguen

Sé que muchos dicen que uno no debería jugar en la oficina, pero esto puede hacer que los empleados se mantengan frescos y motivados, además de unirlos entre sí y aumentar la moral de los equipos. Los científicos incluso han descubierto que los videojuegos pueden aliviar el estrés laboral y ayudar a los compañeros de trabajo a desarrollar una amistad entre ellos.

Lo mejor es que tu equipo puede jugar en sus descansos para que esto no interfiera con su trabajo. Si los videojuegos no son una opción, entonces sugiere a tu equipo salir al aire libre y jugar a algo durante unos cuantos minutos, pueden hasta llevar juegos de mesa y incluso puedes instalar un futbolito o una mesa de ping-pong.

4. Incluye algo de humor

Agregar un poco de humor a la oficina motiva a la gente a ser ellos mismos. Como resultado, verás que las jerarquías se diluyen y la gente se vuelve más innovadora. Esto también puede aumentar la productividad, impulsar la moral, reducir el estrés y construir confianza.

La clave es nunca ofender a nadie, sino crear un ambiente laboral en el que la risa sea lo más normal. Empieza mostrándote accesible y sonriendo lo más que puedas. También puedes introducir iniciativas divertidas como ir a una clase de improvisación juntos, crear anuncios divertidos o contratar a un standupero para una tarde de oficina.

5. Permite las siestas

¿Quieres aumentar la productividad, la retención de talento y el desempeño, fortaleciendo las relaciones entre tus empleados? Permíteles tomar siestas de 20 minutos. Esto lo puedes implementar en una habitación especial para siestas, o de la forma que consideres más sencilla, el punto es permitirle a tu gente cerrar los ojos cuando lo necesiten.

En nuestra oficina hicimos que compraran 12 almohadas y 12 sábanas. Cuando ya se usaron todas, las llevo a casa y las lavo, y luego están listas para seguirse usando.

Si el tema de las siestas no es una opción, lo menos que puedes hacer es ayudar a tus empleados a dormir bien, evitando el bombardeo de mensajes y correos después de la oficina. Incluso puedes compartirles tips sobre cómo mejorar sus horas de sueño o hacer de un buen colchón una prestación para los empleados.

6. La solución de “dos horas”

El autor Roger Seip planteó la solución de las “dos horas” en su libro Train Your Brain for Success. Este método requiere, en palabras de Seip, dedicar “dos horas cada semana para mentalmente crear la siguiente semana de tu vida”. Puedes ayudar a tu equipo a tener tiempo libre, ininterrumpido durante cada semana para evaluar lo que están haciendo y la forma en la que deberían emplear los siguientes días.

7. Recibe a los perros (o gatos)

Varios estudios e investigaciones han demostrado que una oficina pet-friendly mejora el trabajo en equipo y la satisfacción laboral. Los beneficios incluyen que los empleados se sientan más motivados en una atmósfera más positiva. Además, los animales son una excelente forma para que los empleados se conozcan mejor entre sí. Nosotros tenemos una perrita de nombre Zara que la hace de mascota de la oficina. Todos pueden llevársela a pasear durante la comida o llevarla de compras. Si tu empresa no puede o no quiere admitir mascotas, lo que puedes hacer es animar a tus empleados a que vean fotos de perritos o gatitos en internet. Un estudio encontró que el simple hecho de ver fotos lindas de animales mejora la atención al detalle y el desempeño general.

8. Elimina los escritorios

Las investigaciones han encontrado que los estilos de vida sedentarios se relacionan con todo tipo de padecimientos como la diabetes, problemas cardiacos y obesidad. Para contrarrestar esto, los escritorios de pie se han convertido en la norma. No sólo son mejores para tu salud, también te ayudan a reducir la ansiedad y mejorar el desempeño laboral. Sin embargo, estar de pie todo el día también es incómodo. ¿La solución? Puedes emplear escritorios inteligentes que suban y bajen y que te avisen cuando llevas demasiadas horas sentado. Para mi, el hecho de estar de pie todo el día es una pesadilla y estos escritorios son una gran alternativa.

Además, consideremos que los mismísimos Ernest Hemingway, Agatha Christie y Thomas Wolfe no usaban escritorios convencionales. Christie escribía en donde pudiera mientras fuera sentada. Wolfe escribía de pie y usaba objetos, como el refrigerador, para recargarse. Richard Wright hizo todo su trabajo desde una banca del parque Fort Greene de Brooklyn. Y tal como Truman Capote dijo alguna vez: “No puedo pensar a menos que esté acostado”.

Puede que no sea fácil deshacerte de todos los escritorios, pero dale a tu equipo otro tipo de alternativas como bancas, bancos, pelotas de ejercicio, futones, etc. También considera invertir en caminadoras o bicicletas con escritorios, o en hamacas.

9. Intenta con aromaterapia

Lisa Evans, colaboradora de Entrepreneur, escribió alguna vez para la revista que “puede que la aromaterapia no sea la primera herramienta en la que piensas cuando estás intentando aumentar la productividad y hacer crecer tu negocio, pero el olfato es el sentido más fuerte y el que más puede influir en la actividad cerebral”. Teniendo esto en cuenta, considera llenar tu espacio con aromas de lavanda, limón, jazmín, canela y menta. Estos aromas ayudan a relajar a la gente a la vez que fomentan la concentración y la energía. Además, contienen propiedades anti-virales y anti bacteriales, fortaleciendo el sistema inmunológico.

10. Alegra la oficina con música 

Los neurocientíficos han descubierto que tocar un instrumento musical es darle una rutina de ejercicio completa al cerebro, por lo que los músicos son capaces de resolver problemas de manera mucho más creativa y efectiva, además de tener funciones de planeación y estrategia mucho más elevadas. Si no puedes tener una sesión de música en vivo en la oficina, por lo menos permíteles poner música ambiental. Si no quieres que esto sea una distracción, sugiérele a tu equipo que use audífonos.

11. Deja de decir “buen trabajo” o “gran trabajo”

Puede que una de las formas más sencillas y efectivas de mejorar la productividad laboral sea reconociendo el trabajo de tu equipo. Sin embargo, esto tiene que ir más allá de un “bien hecho”. Cuando ofrezcas un reconocimiento, sé más específico para que sepan exactamente qué fue lo que hicieron que te pareció extraordinario.

12. Hazle saber a tu equipo que la procastinación es normal

Seguramente has escuchado el consejo común de empezar tu día con tu tarea más importante para ser más productivo. Otros lo llaman “comerse el sapo”. Independientemente de los términos, la idea es enfocarte en tus prioridades durante la mañana.

Pero hay días en los que no estás listo para comerte el sapo, independientemente de si lo pusiste en el #1 de tus prioridades. Y si tú te sientes así, te apuesto lo que quieras a que el resto de tu equipo tiene días similares. En estos momentos, dales oportunidad de procastinar, así, directamente. No se trata de decirles que pierdan su tiempo haciendo nada, sino darles oportunidad de hacer otra cosa, concentrarse en algo que, poco a poco, los saque del humor de procastinación. Esto se llama procastinación estructurada.

El experto en productividad Walter Chen lo dijo así: “Puedes tomar ese sentimiento de ‘preferiría hacer cualquier otra cosa que esto’, sentimiento que normalmente te lleva a abrir el cajón de los calcetines o a prender Netflix, y usarlo como una fuerza para la productividad”.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur