¡No te engañes! Estos son 3 riesgos de comprar a meses sin intereses

Estas promociones son la mejor manera de diferir el costo de un producto y mantener liquidez ¿Pero, realmente todo es tan bueno?

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Por Julio Sánchez Azcárate. Presidente de Bancompara. 

Depositphotos.com

Seamos sinceros: todos (casi todos), amamos los meses sin intereses. Es una de las mejores maneras de diferir el costo de un producto y mantener liquidez. Y todo sin pagar un peso de más sobre el precio original. Incluso, a veces menos.

¿Pero, realmente todo es tan bueno? 

Historias de la vida real

Muchos esperamos al “buen fin” para comprar las cosas que necesitamos y diferirlas a meses sin intereses; un televisor nuevo, un smartphone, ropa nueva o un par de tenis. El problema viene cuando se nos ocurre comprar demasiado sin hacer cálculos reales de la suma que tendremos que pagar una vez recibamos el primer estado de cuenta; pues la suma de las mensualidades de todos esos meses sin intereses puede llegar a ser más alta de lo que teníamos contemplado.

Así, si el pago para no generar intereses es seis mil pesos, y el pago mínimo es mil 200 pesos, claro que será más fácil pagar el mínimo y olvidarse de eso hasta el próximo mes. Es aquí donde los meses sin intereses se van al olvido. 

A muchos les ha pasado, y eso significa que ahora sí se pagarán intereses, probablemente muy caros. Adiós a los super precios que conseguiste: es probable que hasta termines pagando el doble.

Si te suena conocido, debes leer los riesgos de comprar a meses sin intereses que te presentaremos. 

Pero, ¿qué son los meses sin intereses?

Significa que puedes dividir los pagos de alguna compra, en meses, sin tener que pagar un peso de más. 

Al pagar con tarjeta de crédito y diferir a meses en el sistema normal (sin promoción de meses sin intereses) esta compra generará el pago de un excedente que es el que cobra el banco por haberte prestado el dinero. Algunos intereses llegan a ser hasta del 51% anual. Es decir, que, si te demoras más de 24 meses en pagar esa chamarra de cuero que tanto querías, podrías terminar pagando más del doble de lo que te costó originalmente.

Claro, en su sano juicio, nadie cometería esta locura; pero dejar que los meses pasen pagando solo el mínimo requerido en el estado de cuenta, es una situación muy cómoda que puede extenderse por años sin que te lo cuestiones.

Es por eso por lo que es mejor estar enterado de la tasa de interés de las tarjetas y del CAT que manejan.

Asumiendo que planees pagar tus compras a meses sin intereses puntualmente y en su totalidad, no debe haber ningún problema. Sin embargo, sí hay algunos riesgos que provocan estas promociones sumadas a un mal comportamiento de pago.

1. Acumulación de pagos

Es el riesgo más obvio: perder el control de las compras y adquirir más productos de los que realmente puedes pagar.

Si compras a 6 meses:

  • Unos tenis de 1,500 pesos

  • Una cartera de 2,000 pesos

  • Un juguete para tu hijo de 650 pesos

  • Un televisor nuevo de 15.000 pesos

  • Una cena en un restaurante famoso por 2,300 pesos

La mensualidad de tu tarjeta debe quedar en 3,575 pesos, más comisiones, un pago que el mes pasado no tenías que hacer.

Conclusión: Afectaste el balance de tus finanzas y tu solvencia.

Antes de hacer varias compras lleva control de los pagos que haces en mensualidades. Si notas que la cantidad resultante de la suma de todos los gastos a meses tiene un porcentaje mayor al 30% de tus gastos, estas en un gran riesgo de endeudamiento. 

2. Los intereses

Hacer compras a “meses sin intereses” no quiere decir que el banco jamás te podrá cobrar intereses. Claro que pueden hacerlo si incumples los pagos o si decides que solo pagarás el mínimo.

Continuemos con el ejemplo de arriba y asumamos que hiciste todas esas compras a “meses sin intereses” en el Buen Fin.

Si tu presupuesto, por ejemplo, solo era para una mensualidad de 2,000 pesos, pero la cuenta llegó por 3,575 pesos, no tendrás más opción que hacer el pago mínimo. Solo basta que suceda esto una sola vez, para que tu régimen de meses sin intereses se pierda. Ahora el banco cobrará intereses sobre todas las compras que hiciste.

Dependiendo del tiempo que te demores pagando, es posible que las cosas salgan costando un 30%, 50% más, o incluso hasta el doble.

¡No caigas en este riesgo! Pagar más por aprovechar una “promoción” no es promoción en sí misma, no te engañes. Además, te quedarás sin saldo y no podrás utilizar tu tarjeta para verdaderas emergencias o necesidades (que es para lo que deberías estar utilizando tu tarjeta en primer lugar).

3. Las compras a meses sin intereses que se convierten en gastos hormiga

Un gasto hormiga es un gasto frecuente, pero que no está dentro del presupuesto, y que se olvida por que se piensa que es pequeño. Este puede ser un café que te tomas todos los días en la tienda de la esquina, el estacionamiento que utilizas de vez en cuando o las propinas, que nunca tienes en cuenta, pero que sí que las pagas.

A veces esto sucede con los meses sin intereses. Por ejemplo, asumamos que compraste un nuevo cepillo eléctrico que costó mil 500 pesos, pero lo pediste a nueve meses sin intereses, lo que quiere decir que pagarás una suma de 166 pesos mensuales. Como el gasto te parece mínimo, no lo incluyes en tu presupuesto mensual, y así sigues con otras compras, hasta que terminas pagando mil 500 pesos al mes y ya no te acuerdas por qué.

¡Sácale provecho a los meses sin intereses!

Estos son tres riesgos que se corren al pagar con la modalidad de meses sin intereses, sin embargo, no todo es malo; si los usas con inteligencia, te pueden traer grandes beneficios. 

Antes de comprar a meses piensa en lo siguiente.

  • ¿En verdad necesitas el producto que comprarás a meses sin intereses? ¿Es indispensable?

  • Ten en cuenta el costo de oportunidad: ¿es esto algo que no podrías comprar de otra forma?

  • ¿Podrías comprarlo al ahorrar un poco?

  • ¿En realidad la oferta es increíble?

  • ¿Tienes suficiente solvencia para pagar el total de tus compras a meses con intereses?

  • Si compras esto, ¿aún te quedará cupo de crédito para solventar emergencias? 

Ahora bien, si tu balance te permite hacer algunas compras a meses, aprovecha para obtener aquel producto o servicio con esta modalidad y disfruta de sus bondades.

Como puedes ver, los meses sin intereses pueden resultar una muy buena oportunidad de adquirir productos que normalmente no estarían a tu alcance, solo debemos ser cuidadosos y, sobre todo, conocer nuestras finanzas.

Ingresa Ahora