De inversionista a emprendedora: Ella es la mexicana que está cambiando la imagen del sector de la belleza

Ana Ramos y Luis Vázquez diseñaron una plataforma para afilia a profesionales de la belleza, estandarizar las técnicas que utilizan y para pedir el servicio de maquillaje, peinado, uñas y más desde una app.
De inversionista a emprendedora: Ella es la mexicana que está cambiando la imagen del sector de la belleza
Crédito: Cortesía
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La industria de la belleza y cuidado personal es uno de los sectores con grandes oportunidades para innovar y comercializar en México y América Latina, con un valor de 180 mil millones de dólares, de acuerdo con Atlantia Search, la firma mexicana de estudios de mercado. Su desarrollo radica en el descubrimiento de diversos nichos de mercado y el surgimiento de nuevas líneas de negocio que se manifiestan a partir de las nuevas tecnologías y preferencias del consumidor.

En este mercado, la mexicana Ana Ramos encontró una oportunidad para emprender por primera vez con Glitzi, una plataforma digital (sitio web y app) que brinda servicios de belleza y spa a domicilio, especialmente maquillaje, peinado, uñas y masajes en el lugar que requiere el cliente. La mayor ventaja competitiva de Glitzi, según la fundadora, es la calidad de los servicios, pues los profesionales independientes, a quienes llaman coaches Glitzi, trabajan con protocolos estandarizados que la propia startup ha elaborado en los últimos dos años. 

Cortesía de Glitzi

Para esto, la empresa hizo manuales con técnicas específicas que deben aplicarse cada vez que dan un servicio. Por ejemplo, para hacer un manicure espectacular se sigue una técnica especial y cuidados puntuales. Todos los coaches Glitzi pasan por un proceso de selección y son entrenados con estos protocolos y cursos de tendencias para poder trabajar en la plataforma, incluso es requisito que compren el kit Glitzi para ofrecer servicios de mayor calidad.

Como parte de esta preparación, la emprendedora cuenta que también crearon Glitzi University para las prestadoras de servicio, una plataforma en donde pueden consultar todos los protocolos que se utilizan, además de capacitación en temas de impuestos, tecnología, banca, uso del celular y de la plataforma. Gracias a esta preparación, la startup tiene una tasa mensual de retorno de clientes de hasta un 51 por ciento.

Ana, CEO de Glitzi, explica que la idea de estandarizar las técnicas surgió porque se dio cuenta de que existe una falta de profesionalismo en el mercado mexicano de la belleza, pues a diferencia de Estados Unidos y Europa, en nuestro país no hay una certificación regional o nacional que acredite las capacidades de los profesionales y que iguale los métodos de trabajo.

La tecnología de esta plataforma que fue diseñada por su socio Luis Vázquez, CTO (Chief Technology Officer) de la empresa, asigna de forma inmediata las citas a los coaches Glitzi más adecuados según su expertise, disponibilidad, y ubicación con ayuda de un algoritmo de inteligencia artificial. En caso de que una cita sea a más de ocho kilómetros de la ubicación del coach, distancia que detecta otro algoritmo, la plataforma cobra los viáticos correspondientes al cliente. La mayor parte de las citas de hacen de forma planeada y con anticipación, aunque entre el 10% y 15% se hacen de forma inmediata, es decir, servicios que los clientes piden al instante.

Cortesía de Glitzi

Los ingresos se generan a través de una comisión de entre el 20% y 35% que retiene la empresa por cada servicio realizado, y el resto va para los profesionales. “Este modelo no funciona si no es a escala. Por eso es importante utilizar la tecnología para llegar a más personas”, dice Ana, pues a medida que el volumen de la base de usuarios aumenta, mayores serán los ingresos.

Actualmente Glitzi tiene más de 100 profesionales entre estilistas, maquillistas y expertas en uñas. Hasta la fecha cuenta con más de 4,500 usuarios y ha brindado más de 6,000 servicios. Cada mes realizan entre 300 y 400 servicios. La mayor parte de su público son madres que representan casi el 70%, y el resto son hombres. Del lado de los coaches Glitzi el 95% son mujeres.

De inversionista a emprendedora

La historia de este emprendimiento comenzó cuando Ana viajó a Inglaterra para hacer una maestría en MBA en donde despertó su interés por las finanzas y el emprendimiento. Al graduarse decidió regresar a México, y en la búsqueda de un nuevo empleo encontró una oportunidad en Liv Capital en donde laboró por un tiempo. La emprendedora cuenta que en su paso por el mundo de las inversiones y las startups, se percató de una situación en el ecosistema emprendedor mexicano que de alguna manera la desilusionó y la motivó a buscar una nueva vida.

“Me di cuenta de que la mayoría de los inversionistas en México son personas con mucho dinero pero que no han emprendido. En el momento de invertir se basan en sus relaciones en lugar de un modelo de negocio sólido y suficientemente bueno”, dice Ana. Después decidió viajar a Alemania para trabajar en otro fondo de capital privado que le dio la oportunidad de invertir en varias startups de Berlín y Londres durante cinco años.

Una de estas estaba enfocada en el sector de la belleza, y fue ahí cuando empezó a interesarse por este mercado. “Después vi que a esta industria le hace falta profesionalizarse en América Latina y que es muy poco tocada por la tecnología. Es una industria poco vista por los inversionistas, sobre todo por los hombres”, asegura Ana.

Entonces, se atrevió a incursionar en este mercado para reinventar la industria con un nuevo modelo de negocio al estilo de otras plataformas como Uber o Rappi. Para esto hizo una prueba piloto en WordPress que lanzaron hace dos años en donde agendaban citas para comprobar si la idea de negocio era rentable y tenía futuro.

Este negocio lo desarrollaba al mismo tiempo que trabajaba en el fondo de Alemania; así estuvo durante un año y lo mantenía con su propio sueldo. Más tarde consiguió una ronda de capital de ángeles inversionistas, se regresó a México y abrieron una oficina en 2018. La inversión inicial fue de unos 30 mil dólares propios y 75 mil dólares que consiguió con inversionistas. Después de esto, Ana se dedicó completamente a crecer esta empresa.

Equipo Glitzi

A la distancia, Ana reconoce que ha valido todo el esfuerzo para llegar hasta aquí. Y ahora está convencida de que emprender es su pasión. Entre los planes a futuro que tiene para Glitzi está expandirse a nivel nacional, pues por ahora solamente opera en la Ciudad de México y en Querétaro. No descarta la idea de operar en otro país de América Latina y de hacer una versión de Glitzi con servicios para atender el público masculino.

Su emprendedora favorita es Sophia Amoruso, autora del libro Girlboss, de quien admira su capacidad de resiliencia por haber empezado su negocio desde cero, sin un solo peso y por haberse abierto paso en su camino emprendedor. Revela que si tuviera la oportunidad de asociarse con un empresario, sería con alguien como Travis Kalanick, fundador de Uber.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur