Al estilo 'The Office': ¿Realmente puedes ser jefe y amigo de tu equipo?

Cómo asegurarse de que tus conexiones personales en el trabajo sean saludables y productivas.
Al estilo 'The Office': ¿Realmente puedes ser jefe y amigo de tu equipo?
Crédito: NBC | Getty Images
VIP Contributor
Entrepreneur and Connector
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Una gran cantidad de proyectos de investigación han demostrado que tener amigos en el trabajo es algo bueno. La ciencia ha encontrado que las amistades profundas en la oficina tienen beneficios como un mayor bienestar emocional, confianza y lealtad. Y también es algo bueno para ti físicamente, porque hacer y mantener amigos en el trabajo reduce el estrés y la ansiedad, además de aumentar tu productividad. Las amistades profesionales generan una mejor retroalimentación, un mayor sentido de pertenencia y un mejor trabajo en equipo y colaboración.

Claro que si alguna vez viste The Office, sabes que hay una gran diferencia entre la relación de Jim y Pam, y los que tienen una relación diferente con Michael. La amistad entre Jim y Pam es orgánica. Pero la relación con Michael es totalmente opuesta; su conexión es antinatural y rara. Y eso es justamente lo que lo hace un gran líder y a la vez, un líder terrible.

Considerando que no trabajas en Dunder Mifflin, ¿deberíamos hacernos amigos de nuestros empleados? Y, si decides que las amistades sí son lo tuyo, ¿cómo asegurar que estas conexiones sean sanas y productivas?

Para empezar, sí, sí puedes ser amigo de tus empleados. Y esto es porque conlleva ciertas ventajas como divertirte y generar una atmósfera relajada. Esta relación también puede ayudarte a conocerlos mejor, lo que derivará en mayor respeto y apreciación mutua. Y se sentirán más comprometidos a ayudarse mutuamente cuando haga falta.

Por el otro lado, también hay ciertas desventajas. Por ejemplo, si algo sale mal en su relación se pueden generar conflictos que no tienen nada que ver con el trabajo. Cuando esta conexión tiene consecuencias negativas, el desempeño disminuye y se crea un ambiente tóxico. Otro problema que tal vez te toque enfrentar es el resentimiento de otros empleados que pudieran pensar que favoreces a tus amigos.

Habiendo dicho todo esto, para ser amigo de tu equipo de manera exitosa, necesitas encontrar un equilibrio. Aquí te dejamos algunas de las mejores formas para trabajar y lograr un mejor balance.

Trata a todos por igual

En ocasiones es difícil tratar a todos igual, pero ten esto en mente todo el tiempo. El balance está en ser ese papá que tiene más de un hijo: no puedes tener un favorito, y necesitas ser constante con esto. Piensa en las consecuencias de esos hogares en los que los papás admiten que tienen un favorito, y peor cuando los papás permiten que ese favorito haga lo que quiera. 

Yo he descubierto una forma de mantener que todo sea igual entre empleados en el trabajo, y ésta es poner especial atención a la hora de contratar nuevos empleados. Yo me enfoco más en sus cualidades y en comprobar que un empleado potencial esté alineado con mi visión, en lugar de pensar si es una persona con la que me gustaría salir de fiesta. El objetivo es buscar cuestiones de la personalidad para ver si esta persona encaja o no en la cultura laboral de tu empresa. Resiste la tentación de contratar a alguien por el simple hecho de que parezcan dispuestos o amables. Quieres a alguien con actitud, sí, pero necesitas insistir en sus cualidades.

Además, sé respetuoso con todos tus empleados y trátalos de la misma forma en la que te gusta que te traten a ti. Dudo que te gustara trabajar en una empresa en la que nunca escuchan tu voz; tus colegas siempre confían en tener la oportunidad de hacerse escuchar.

No seas un líder tóxico

Para motivar a tu equipo a lograr resultados positivos, necesitas evitar los errores de liderazgo más desastrosos como:

  • Criticar en público o abusar de otros (bullying)
  • No dar y recibir retroalimentación
  • No fomentar la creatividad e innovación
  • Resolver las cosas con un parche
  • No delegar trabajo a la gente correcta
  • Resistirte al cambio
  • Hacer micromanaging o darle demasiado trabajo a tu equipo
  • No poner objetivos para tu empresa

Además de hacerte un líder más efectivo, mejorar tus habilidades de liderazgo facilitará el hecho de tratar a todos por igual. Sobre la marcha fortalecerás áreas como habilidades de comunicación e inteligencia emocional.

Establece las reglas del juego

Tiene que haber algo de distancia entre tú y tus empleados. Después de todo, necesitas tener cierta percepción de jerarquía, un entendimiento de autoridad que le asegure a todos que pueden convivir sin pasarse de la raya.

La mejor forma de lograrlo es estableciendo las reglas del juego. Por ejemplo, puedes pasar tiempo con ellos fuera de la oficina tomándose unos tragos, haciendo trabajo voluntario o yendo a eventos de la industria, pero ten una política de no ir a cumpleaños o nunca beber alcohol con ellos.

Otro ejemplo sería mantener una diferencia en redes sociales. Puede que los tengas como contactos en LinkedIn, pero decidas no agregarlos a Facebook o a Twitter. Mantener esa separación en las redes sociales te hace tener control sobre la separación de la relación personal y la relación profesional, permitiéndoles a todos tener vidas separadas del trabajo. No busques a tus empleados en horarios no laborales, incluso si son cercanos, y no confíes información sensible, esto evitará chismes y habladurías en tu negocio.

Incluso puedes invitar a tus empleados a tomar un café o a comer y explicarles estas políticas, asegurándoles que no es nada personal sino que tiene que haber una separación por el bien de la relación laboral.

Date tiempo de nutrir la relación

No te escondas todo el día en tu oficina. Sal y convive con la gente. Come con ellos, agenda reuniones uno a uno y de vez en cuando ensúciate las manos y trabaja codo a codo con ellos.

Cuando te das el tiempo de conocer a tus empleados puedes descubrir sus intereses y lo que los motiva. Puedes aprender sus talentos ocultos e incluso puedes descubrir que son mucho más interesantes de lo que pensabas.

Sé honesto, confiable y comprensivo

“Todas las relaciones fuertes están construidas sobre la honestidad” escribe Tamara Luzajic para Humanity. “Y de la misma forma en la que un buen amigo te diría cuando estás haciendo algo mal, por mucho que duela, un buen jefe usará la comunicación abierta para ayudar a sus empleados a ser mejores en lo que hacen”.

“La honestidad es uno de los mejores principios que puedes utilizar para establecer un equilibrio saludable entre preocuparte por tus empleados y guiarlos profesionalmente” agrega Luzajic. “Entre más te acercas a alguien a nivel personal, más difícil es darles retroalimentación honesta como empleados”.

Además, construye una relación de confianza con cada uno de tus empleados. Por ejemplo, dales autonomía y horarios flexibles. Confiar en tus empleados construye resiliencia, les demuestra que crees lo suficiente en ellos para que trabajen de la manera que les parezca conveniente. Como resultado, tendrás una cultura más positiva y productiva.

Y si alguien necesita un día libre porque tienen que cuidar a un familiar enfermo, no te pongas loco, dales el día sin penalizarlos.

Utiliza la ayuda de un tercero

Y finalmente, si no te sientes lo suficientemente seguro para conseguir el equilibrio entre ser jefe y amigo, busca la ayuda de un externo. Por ejemplo, podrías tener un tercero que tome decisiones importantes, como ascender o correr empleados. No le menciones a esta persona tus sentimientos ni la relación que tienes con ellos, sino que dales completa autonomía para tomar las decisiones de manera objetiva.

Como jefe, quieres cuidar tu bienestar así como las relaciones laborales. Haz lo que sea mejor para tu bienestar y tu inteligencia emocional para que siempre puedas estar al máximo de tu productividad. 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur