4 técnicas simples para recordar todo lo que aprendes

Los empresarios de éxito saben que nunca deben dejar de prepararse.
4 técnicas simples para recordar todo lo que aprendes
Crédito: Elijah Hail vía Unsplash
VIP Contributor
Entrepreneur; Founder and CEO, JotForm
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Aristóteles una vez comparó la memoria humana con una tableta de cera que comienza caliente y flexible, pero que eventualmente se enfría y se vuelve difícil de moldear. Durante mucho tiempo esta fue la visión predominante de nuestra capacidad de aprender. Es decir, cuando somos jóvenes, nuestros cerebros se encuentran en excelentes condiciones de aprendizaje, pero a medida que envejecemos, nos resulta cada vez más difícil adquirir nuevas habilidades. En términos simples: no puedes enseñarle a un perro viejo trucos nuevos... ¿o sí?

Investigaciones recientes han puesto en tela de juicio esta creencia demostrando que otros factores, como la confianza de una persona mayor en su capacidad de aprender, también están en juego. Entonces, si dejamos de pensar que nuestra agilidad cerebral se se erosiona minuto a minuto, en realidad podríamos ser capaces de aprender algo. Y en la economía del conocimiento actual, en la que la capacidad de adquirir rápidamente nuevas habilidades es más valiosa que nunca, esta es una gran noticia para los emprendedores que buscan hacer más competitivos a sí mismos y a sus equipos.

Como CEO, leo publicaciones y blogs de la industria todos los días, además de al menos un libro de no ficción en todo momento. Contrato consultores de clase mundial que mantienen a nuestros empleados actualizados sobre las últimas herramientas y estrategias, y hemos podido hacer un gran progreso en las áreas donde nuestras competencias necesitaba apuntalamiento, por ejemplo, el SEO de nuestra página web. 

Sin embargo, la dedicación al aprendizaje es solo el primer paso. Las actividades metacognitivas, como pensar en el propio pensamiento mediante la reflexión, la planificación y el monitoreo, también pueden facilitar significativamente el aprendizaje. Con todo esto en mente, quería compartirte algunas técnicas personales y respaldadas por la ciencia para convertirte en un mejor estudiante de por vida.

1. Comienza con una repetición espaciada 

Ya sea que estés aprendiendo a tocar el saxofón o estudiando un idioma extranjero, repetir escalas o revisar el vocabulario es el único camino hacia el dominio. La práctica, o la repetición, hace al maestro. Hay una explicación científica de por qué esto funciona. La repetición aumenta la mielina, o recubrimiento graso, alrededor de los axiomas que conectan las neuronas de nuestro cerebro. Cuanta más mielina, más rápido funcionan nuestras neuronas, y mejor aprendemos algo.

Resulta que espaciar la repetición, en lugar de agruparla en una sola sesión, es aún más efectivo. Demostrando el poder de la repetición espaciada, Gabriel Wyner, autor de In Fluent Forever: Cómo aprender cualquier idioma y nunca olvidarlo, escribe:

“En un período de cuatro meses, practicando durante 30 minutos al día, puedes esperar aprender y retener 3,600 tarjetas con una precisión del 90 al 95 por ciento. Estas tarjetas pueden enseñarte un alfabeto, vocabulario, gramática e incluso pronunciación. Y pueden hacerlo sin volverse tediosas, porque siempre son lo suficientemente desafiantes como para seguir siendo interesantes y divertidas".

Entonces, no solo aumentamos nuestra retención, sino que también evitamos las trampas del entusiasmo menguante, también conocido como aburrimiento.
Para usar esta técnica de aprendizaje, comienza por establecer un horario de estudio manejable. Luego, recomendaría elegir un método para almacenar y organizar la información. En los viejos tiempos, eso significaba usar tarjetas, pero hoy tenemos opciones de software útiles como Evernote y SuperMemo. Y no olvides ponerte a prueba periódicamente. El seguimiento de tu progreso aumentará tu motivación para continuar.

2. Tómate el tiempo para reflexionar

La reflexión puede ser muy valiosa para aprender y mejorar el rendimiento en el trabajo. La profesora de Harvard Francesca Gino y sus colegas descubrieron que los empleados que pasan 15 minutos al final del día reflexionando sobre las lecciones aprendidas tienen un aprendizaje 23 por ciento mejor después de 10 días que aquellos que no lo hicieron.

Además de solidificar lo que ya hemos aprendido, la reflexión también ayuda a generar nuevas ideas. He tenido algunas de mis mejores ideas de productos cuando no estoy trabajando. Durante mi ejercicio matutino o en la caminata después de la comida, encontraré la solución perfecta para un problema que me ha estado molestando durante semanas.

Como explica el psicólogo Scott Barry Kaufman: “Nuestras ideas más creativas no suelen aparecer cuando estamos concentrados conscientemente en el problema. Las grandes ideas surgen al interactuar con las personas, ganar experiencias y al dejar que la mente haga conexiones”. De hecho, Kaufman descubrió que el 72 por ciento de las personas tiene nuevas ideas... ¿dónde más? La ducha. Estas "ideas de regadera" son el resultado de la reflexión, ya que nuestros cerebros hacen conexiones entre la información que ya hemos consumido. Es por eso que animo a mis empleados a usar sus días de vacaciones. Después de un tiempo libre genuino, regresan a la oficina con más energía y, a menudo, con una nueva visión.

3. Hay que descomponerlo

Estoy seguro de que los maestros estarán de acuerdo en que la mejor manera de aprender algo es explicárselo a otra persona. Es por eso que el primer paso en la fórmula de aprendizaje del físico ganador del Premio Nobel Richard Feynman es: enséñaselo a un niño. O al menos traza cómo le explicarías algo a un niño. Como dijo una vez Feynman: "Si no puedes explicarlo en términos simples, entonces no lo entiendes".

Si intentas desglosar un concepto en sus términos más sencillos, te darás cuenta rápidamente si realmente lo comprendes o si tienes lagunas de conocimiento. Y cuando nos encontramos con esas brechas, la técnica de Feynman sugiere volver al material de origen y volver a aprender lo que falta.

Cuando mi esposa estaba embarazada de nuestro segundo hijo, decidí tomar tres meses de licencia parental (en su mayoría) ininterrumpida. Para hacerlo, tendría que delegar una gran parte de mis responsabilidades a mis empleados. Meses antes, comencé a guiar a mis colegas a través de cada tarea paso a paso. Pronto me di cuenta de que al enseñarles cómo hacer mi trabajo, estaba fortaleciendo mis propias habilidades, así como reconociendo las áreas donde necesitaba repasar.

4. Transfiere lo que aprendes

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que Elon Musk tiene una aptitud de aprendizaje extraordinaria. Desde el software y la energía hasta el transporte y la industria aeroespacial, el CEO de la compañía de cohetes es un verdadero polímata, o experto en varios campos. Pero la amplia gama de conocimientos de Musk es en realidad integral para su capacidad de aprendizaje, porque tomar lo que estudiamos en un contexto y aplicarlo a otro ayuda a profundizar nuestra comprensión de ambos. Es una técnica llamada transferencia de aprendizaje y, según las entrevistas de Musk, utiliza un proceso de dos pasos. Primero, deconstruye el conocimiento en sus principios fundamentales. Luego, lo reconstruye en un nuevo campo. Digamos que estás estudiando italiano, pero también quieres convertirte en un mejor cocinero. Simplemente puede tomar una clase de cocina en italiano. Lo más probable es que este último fortalecerá tu comprensión del idioma y te enseñará cómo preparar, digamos, un espagueti medio boloñés. Otra ventaja de convertirse en un polímata es que puede conducir a la innovación. Por ejemplo, una espina atrapada en el pelaje de un perro se convirtió en la inspiración del diseño para el velcro.

Los emprendedores y sus organizaciones tienen mucho que ganar al comprometerse con el aprendizaje continuo, pero en el ámbito personal, creo que este enfoque también hace que la experiencia del día a día sea más rica. Solo ten confianza en ti mismo y verás: puedes enseñarle a cualquier perro un truco nuevo.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur