3 formas en las que estás saboteando tu negocio (sin darte cuenta)

El éxito es, realmente, un estado mental.
3 formas en las que estás saboteando tu negocio (sin darte cuenta)
Crédito: 10'000 Hours | Getty Images
Guest Writer
Founder and CEO of A Life With Health
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dirigir un negocio ya es lo bastante difícil. Todos conocemos las estadísticas: según una encuesta de la Small Business Administration de Estados Unidos, la mitad de los nuevos negocios fracasan antes de los cinco años. Estos negocios tienen que enfrentarse a la falta de capital y los cambios en el mercado. Independientemente de si vas empezando o de si ya tienes algo de tiempo en esto, tienes muchísimos retos en tus manos. Pero, ¿y si te estás sumando retos extra que no necesitas? Puede que estés saboteando tu negocio sin darte cuenta. Y todo empieza en el mismo lugar en el que tuviste la gran idea con la que arrancaste: tu mente. Ten cuidado de estos tres escenarios.

1. Miedo al cambio

El mundo está cambiando más rápido que nunca. Esto parece una declaración obvia, pero es mucho más real de lo que te imaginas. Piensa en la velocidad con la que la tecnología ha cambiado en los últimos 20 años. Según un estudio compilado por la Singularity University, esta velocidad acelera año con año, y el 2019 fue más veloz que el 2018. Los teléfonos alámbricos necesitaron 75 años para llegarle a los primeros 50 millones de usuarios. A los celulares les tomó 12 años. Las apps se mueven a una velocidad sorprendente. Pokémon Go reunió sus primeros 50 millones de usuarios en 19 días. Los memes y las tendencias nacen, se vuelven virales y se mueren en cuestión de horas. A los negocios les pasa lo mismo.

En el mundo hiper veloz en el que vivimos, las organizaciones no son libres de tener el mismo tipo de perspectiva lenta y conservadora. Cuando todo a tu alrededor se mueve a la velocidad de la luz, un equipo de liderazgo de reacción lenta y con aversión al resto se quedará rezagado y eventualmente desaparecerá.

Hay ocasiones en las que necesitamos abrirle las puertas al cambio si queremos avanzar. Incluso los negocios más conservadores se han beneficiado de tomar ciertos riesgos para cambiar sus circunstancias. Piensa en Citi, por ejemplo. A finales de los 90, no había ningún banco que pudiera adelantarse a su competencia. Citi decidió arriesgarse y lanzar una campaña llamada “Vive ricamente” que buscaba un estilo de vida más balanceado y presentaba la idea de que el dinero no era lo más importante, un mensaje bastante inusual para un banco. Les costó algo de trabajo, pero tal como lo señala el caso de estudio del Harvard Business Review, les funcionó tremendamente bien tanto para posicionar su marca como para llevarles clientes a sus sucursales, resultando en un gran pico en la actividad bancaria.

El cambio pasa. No intentes evitarlo. Adóptalo. Incluso búscalo si tus ventas se estancan. Un negocio que no avanza es un negocio que está muriendo.

2. Límites mentales

Hay ocasiones en las que le cerramos la puerta a las oportunidades antes de que hayan llegado a tocar. La gente naturalmente ansiosa es la que más tiende a hacerlo, pero eventualmente todos lo hacemos de vez en cuando. Vender tus servicios por menos de lo que valen, ya sea en temas de costos o en una conversación, es una de las formas más comunes de hacerlo. Y esto puede estar incluso evitando el crecimiento de tu negocio.

Todos tenemos patrones de pensamiento, positivos y negativos, que afectan la forma en la que percibimos el mundo. Los psicólogos los llaman “esquemas”. Si de alguna forma no hemos construido una visión negativa del mundo o hemos decidido de que no vamos a dar un paso más allá, lo más probable es que esto se convierta en una profecía a punto de cumplirse.

Dominey Drew, psicóloga humanista y experta en auto-sabotaje, ha visto muchos casos así mientras ayuda a los emprendedores (y a sus negocios) a superar los obstáculos que ellos mismos se han creado. “Esta actitud tiende a diseminarse a las demás áreas de su vida” me dijo durante una llamada que tuvimos. “De alguna forma, la gente se hace a la idea de que no son lo suficientemente buenos. Y cuando ven algo que les gustaría hacer, empiezan a pensar ¿de verdad será para mi? ¿La voy a regar? Y luego lo sobre analizan hasta que terminan por no hacer nada, cuando, si hubieran dado el primer paso, lo más probable es que hubieran tenido éxito”.

La arrogancia puede ser un gran problema, pero en la mayoría de los casos, los límites que tienes te los has creado solo. Asegúrate de no estarte arruinando las oportunidades con una mentalidad limitada.

3. Hacer todo solo

Cuando se trata de tu negocio, tú eres el único que sabe cómo dirigirlo. Eres el único que ha estado ahí desde el principio, y ha sido tu visión y guía lo que lo ha llevado hasta donde está y ha cimentado las bases para el futuro. Y el día a día es igual hacia dentro y hacia fuera de tu empresa: todo debe funcionar según el plan maestro, porque si algo no sale como lo esperabas será el final del mundo. Tienes que escribir este artículo, llenar esta fórmula, reunirte con este cliente. Tienes que tomar cada decisión de compra. Si alguien más lo hace, podría equivocarse.

Aunque no lo creas, esta actitud puede ser totalmente tóxica en tu negocio. Según un estudio de i4cp, 46 por ciento de los negocios están preocupados por la capacidad de delegar de sus empleados. Delegar tiene que empezar en la cima, y como fundador o dueño es súper fácil ahogarte en trabajo y no querer pasárselo a nadie más.

Tal como lo señala un estudio de Gallup, los negocios cuyos dueños delegan, crecen más rápido, generan más ganancias y crean más oportunidades laborales. Puede que las otras personas no hagan exactamente lo que tú haces, pero ese es el riesgo que tomas cuando le compartes espacios de tu negocio a los demás. Darle a otros las tareas que realmente pueden hacer te libera tiempo para hacer las cosas que sólo tú puedes hacer.

Dirigir un negocio ya es bastante difícil. ¿Vas permitir que tú seas quién más estorbe con estos tres problemas? Si lo has venido haciendo, hoy es momento de parar. Aprende a quitarte de en medio y permítele a tu negocio florecer con toda la capacidad que tiene.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur