Tribunal dictamina que YouTube NO censura ilegalmente el contenido conservador

La jueza Margaret McKeown dijo que a pesar de la ubicuidad de YouTube como plataforma, todavía era un foro privado, no un 'actor estatal' que podría ser regulado.
Tribunal dictamina que YouTube NO censura ilegalmente el contenido conservador
Crédito: vía PCMag

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Contributing Editor PC Mag UK
This story originally appeared on PCMag

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos en Seattle confirmó el fallo de que YouTube, la plataforma para compartir videos de Google, no censura ilegalmente el contenido conservador.

Según lo informado por Reuters, PragerU, una organización conservadora sin fines de lucro dirigida por el presentador del programa de entrevistas Dennis Prager, presentó una demanda contra Google. "PragerU" sube varios videos de YouTube en puntos de conversación conservadores, con títulos que incluyen "El mercado te hará libre", "¿Es racista el himno nacional?" y "Los izquierdistas blancos actúan como racistas".

PragerU afirmó que YouTube se opuso a sus puntos de vista políticos y, por lo tanto, etiquetó una serie de videos que hablan sobre el aborto, los derechos de las armas y el Islam en "Modo restringido", que Google describe como una configuración que "ayuda a descartar contenido potencialmente maduro que el usuario podría no querer ver ". PragerU también dice que YouTube bloqueó la publicidad de terceros en los videos.

El tribunal decidió que PragerU no tenía un caso, votando 3-0 contra la organización. La jueza de circuito Margaret McKeown dijo que YouTube era un foro privado y, por lo tanto, no era un "actor estatal" según las regulaciones de la Primera Enmienda a pesar del dominio cercano de la plataforma de video en el mercado o su "ubicuidad".

PraguerU también presentó un reclamo publicitario falso contra YouTube, pero McKeown lo rechazó, diciendo que el compromiso de YouTube con la libertad de expresión en declaraciones como "todos merecen tener una voz, y [el] mundo es un lugar mejor cuando escuchamos, compartimos y construimos comunidad a través de nuestras historias” eran simplemente opiniones.

El portavoz de Google, Farshad Shadloo, dijo que los productos de la compañía "no tienen prejuicios políticos" y que la decisión "reivindica importantes principios legales que nos permiten ofrecer diferentes opciones y configuraciones a los usuarios".

Peter Obstler, abogado de PragerU, dijo que la decisión fue "muy limitada" y decidió solo "en base a los hechos alegados en este caso".

Los tribunales han encontrado consistentemente que las grandes compañías tecnológicas como Google, Facebook y Twitter no califican para la regulación bajo la Primera Enmienda, pero eso no ha impedido que los gobiernos y los legisladores los examinen por prejuicios políticos percibidos.

El año pasado, el presidente Trump propuso una orden ejecutiva llamada "Proteger a los estadounidenses de la censura en línea" que obligaría a las empresas a actuar de forma "neutral" al seleccionar el contenido de sus usuarios. En el Congreso, al CEO de Google, Sundar Pichai, también se le preguntó sobre el sesgo percibido de Google cuando se descubrió que Googlear la palabra "idiota" resultó en resultados de imagen del presidente Trump. Ese fue el resultado de "Googlebombing", una forma de manipular los resultados de búsqueda de Google que ha existido durante más de 15 años, algo de lo que los legisladores aparentemente no estaban al tanto.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur