¿Eres un workaholic? Te decimos cómo romper tu adicción al trabajo

Trabajar más no necesariamente significa lograr mejores resultados en tu empleo, ni en tu vida personal.
¿Eres un workaholic? Te decimos cómo romper tu adicción al trabajo
Crédito: depositphotos.com
VIP Contributor
Entrepreneur; Founder and CEO, JotForm
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En 1914, seis años después de que el Modelo T de Ford se apoderara de Estados Unidos, Henry Ford dio un paso radical y revolucionario: duplicó el sueldo de sus empleados y redujo los horarios de trabajo en sus fábricas, pasando de 9 a 8 horas diarias.

No es de sorprendernos que muchos pensaron que era ridículo. Pero no pasó mucho tiempo antes de que Ford demostrara que tenía razón. Y el día de hoy, en parte gracias a la innovación de Ford, los estudios demuestran que la cantidad correcta de trabajo puede jugar un papel fundamental en la productividad y la salud de tus empleados.

¿Qué pasaría si más personas, sobre todo los que nos inclinamos hacia una adicción por el trabajo, pensáramos más como Henry Ford?

Las promesas que hace la adicción son mentira

La revolucionaria decisión de Ford sucedió más de medio siglo antes de que alguien hablara sobre adicción al trabajo. El psicólogo estadounidense Wayne Oates acuñó el término “workaholic” por primera vez en 1971, definiéndolo como la “incontrolable necesidad de estar trabajando incesantemente”.

Pero esta parte de la historia revela una verdad atemporal: Cuando trabajamos demasiado, todo el mundo sufre, tal como se demuestra en este artículo del Harvard Business Review. Personalmente yo he sentido esta presión en mi negocio. Pero no hay evidencia que respalde que trabajar más tiene beneficios reales en los resultados generales. En un estudio, los gerentes no podían notar la diferencia entre trabajadores que cumplían cabalmente sus 80 horas de trabajo, de los que sólo pretendían trabajar esas mismas 80 horas. Los investigadores no encontraron evidencia tampoco de que trabajar menos produjera menos resultados, ni viceversa.

Muchos de nosotros nos enfocamos obsesivamente en el trabajo porque nos cae bien tener un propósito. Ser talentoso en algo y contribuir a una causa mayor puede ofrecernos seguridad en la vida. Pero trabajar demasiado puede tener el efecto opuesto. Los estudios sugieren que la excesiva carga de trabajo se vincula con una cantidad de problemas de salud, como el estrés crónico, el insomnio, el abuso de sustancias e incluso la depresión. Trabajar de más también ha demostrado acelerar el declive cognitivo y ocasionar problemas de la memoria, contraproducentes para el trabajo mismo.

Nadie se propone ser un workaholic. Cuando yo me excedía entre mi trabajo regular en una empresa de software y JotForm, intentaba cumplir con las expectativas mientras creaba algo útil. Terminé siendo menos útil para todos. Aquí algunos principios que aprendí, mismos que hoy pongo en práctica cuando me encuentro a mi mismo tendiendo hacia la adicción.

No le puedes dar gusto a todos, todo el tiempo

Una de las principales razones por las que me hice workaholic mientras lanzaba JotForm fue mi propia definición del éxito: quería complacer a todos. No quería defraudar a mi jefe ni a mis compañeros en la empresa de software para la que trabajaba (además de que disfrutaba de ese trabajo). Pero también aspiraba a construir mi propio software. Pensar que podía hacerlo todo me dejó agotado.

Si crees que darle gusto a todos te hará exitoso, recuerda que si terminas exhausto, menos personas serán felices. Empieza analizando tu capacidad para dar. Cuando eres transparente contigo mismo y con los demás sobre lo que puedes o no puedes hacer, producirás un mejor trabajo y mantendrás intacta tu cordura.

Encuentra un propósito fuera de tu trabajo

Como ya mencioné, muchos de nosotros le dedicamos nuestra vida al trabajo porque nos satisface ser buenos en algo. Ser creativo y resolver problemas es divertido, y ser necesitado es agradable. Pero también es importante tener otras cosas satisfactorias fuera del trabajo.

Encuentra un propósito en tu vida personal invirtiendo en tus relaciones. Ten un hobby como la escritura, la fotografía o la pintura para mantener el flujo creativo fuera de la oficina. Proponte como voluntario en una organización local para sentir que ayudas a otros de una forma tangible. Al principio, puede sentirse contraproducente, ya que los pasatiempos Y las relaciones no siempre producen resultados cuantificables de la misma forma que un aumento un nuevo cliente. Pero con el tiempo tendrás más cosas que hacer aparte de revisar tu correo.

Rompe los pequeños hábitos

Para romper con la adicción por el trabajo no se trata sólo de cambiar tu mentalidad. También requiere alterar tus hábitos. Por ejemplo, si le haces saber a tus compañeros, jefes, y clientes que estás disponible a todas horas al responder sus llamadas o correos, estás sentando un precedente. La gente esperará que estés disponible el martes por la noche o el domingo por la mañana y este ciclo se volverá perpetuo.

Piensa en la forma en la que tus hábitos perpetúan tu comportamiento en el trabajo Y enfócate en corregirlos. Por ejemplo, cuando no quiero ser molestado fuera de la oficina, pongo mi celular en modo “no molestar” y dejo mi laptop guardada. Este hábito es pequeño pero me entrena a estar completamente presente cuando estoy con mi familia.

Empieza y termina tus días con algo aparte del trabajo

La forma en la que empiezas tu mañana establece el tono para el resto del día. Si revisas tu correo antes de salir de la cama ya estás trabajando sin siquiera haber llegado a la oficina. La trabajadora social Melody Wilding invita a terminar tu día con rituales que te hagan sentir feliz. “Empieza el día con un ritual matutino que te haga sentir feliz; esto te ayudará a sentirte en control antes de poner un pie en la oficina o de abrir tu correo” escribe. “Termina el día con una actividad divertida para tener una razón para salir a tiempo de la oficina. Esto también te hace desear algo y mantiene a raya la las ganas de trabajar de más”.

Pregúntate qué es lo que realmente te importa

Al final, la forma en la que empleas tu tiempo refleja lo que valoras. Si quieres superar tu adicción al trabajo, pregúntate si trabajar menos es importante para ti. ¿Qué quieres sentir? ¿Para qué quieres vivir? ¿Con quién quisieras pasar más tiempo?

Recuerda: al superar tu adicción al trabajo, no solo trabajarás menos, también mejorarás tu salud, creatividad y productividad. Y te abrirás a las cosas y las personas que más te importan.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur

Entrepreneur Media, Inc. values your privacy. In order to understand how people use our site generally, and to create more valuable experiences for you, we may collect data about your use of this site (both directly and through our partners). By continuing to use this site, you are agreeing to the use of that data. For more information on our data policies, please visit our Privacy Policy.