Aprende a priorizar para evitar que tu empresa muera al inicio

El arte de priorizar es una de las tareas que todo emprendedor con poca probabilidad de fracaso debería desarrollar.
Aprende a priorizar para evitar que tu empresa muera al inicio
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando las empresas se vuelven enormes como Google o Microsoft pueden cometer grandes errores como lanzar una red social fracasada o un sistema operativo móvil que simplemente llega tarde. Pero nosotros los emprendedores que al inicio no tenemos grandes presupuestos o un equipo gigantesco con el cua trabajar, no podemos darnos ese lujo de sacar productos o servicios por vanidad. Debemos priorizar.

Las claves de Zuckerberg

Cuando Mark Zuckerberg lanzó Facebook, no había pagado por un plan de negocios, un registro de marca, asesorías innecesarias, mobiliario, ni si quiera por un logotipo. Él priorizó validar su idea lo antes posible. Cuando paso esta etapa, se enfocó de lleno en la experiencia de las personas, dando prioridad a métricas como el número de usuarios activos y el tiempo que éstos pasaban al día dentro de su red social. Esto permitió que la gente amara su producto y fuera esta misma la que lo promocionara de boca en boca. Estos hechos se describen en el libro autorizado por la misma compañía titulado “Facebook Effect”.

¿Cómo imitar este efecto? La clave está en evaluar dentro de tu lista de pendientes qué es lo que tendrá más impacto y en cuánto tiempo lo verás reflejado (algo fundamental a considerar cuando todavía no tienes un financiamiento fuerte).

Experiencias cercanas

En mi empresa TodopatuWeb mucho tiempo nos mantuvimos con un diseño feo y un montón de errores menores en nuestro sitio web, dando prioridad a mejorar nuestra posición en Google, que era lo que nos daba clientes y crecimiento. Tenemos varios contenidos (que son como nuestros productos), pero descubrimos que de los 50 artículos, solo cuatro son los que tenían gran potencial de ingresos. Así que nos volcamos sobre ellos.

El gran reto es decidir qué pagos hacer primero con el poco dinero disponible al inicio. Como dice Nicolás Poveda, fundador de Estarter.co y Licimatic : "Incluso en la etapa inicial llegan momentos dónde hay que priorizar a los clientes que más liquidez nos ayuden a tener".

Para evitar que tu empresa muera por no saber priorizar, sigue estos pasos:

1. La prioridad es vender y crecer

Constituir tu empresa o registrar la marca no ayuda en esto. No digo que no lo hagas, pero elige el momento indicado. Google Inc no se constituyó como una sociedad hasta que no obtuvo su primera gran inversión de la mano de Andy Bechtolsheim.

Microsoft y muchas otras empresas tuvieron una etapa como "agencia", donde se financiaron vendiendo servicios de tecnología más tradicionales al inicio. Esto les permitió empezar a posicionar su marca, hacerse de contactos e ir preparando sus grandes productos.

2. Evalúa qué es lo que te acerca más a vender

No es tener una planta de producción o una oficina bonita. Por el contrario, sí debes hablar y cerrar ventas con clientes potenciales aunque no tengas un producto totalmente listo. Internet es una gran oportunidad para vender casi lo que sea sin tenerlo realmente.

Otras acciones que vale la pena priorizar sobre la mayoría, son:

  • La creación de campañas en Facebook Ads y/o Google Ads
  • Generación de contenido como vídeos para vender la misión de tu empresa o tu marca personal y conseguir alianzas o inversionistas.
  • Crear planes de crecimiento en ventas, aunque no estés tratando directamente con clientes, ya que esto sí que puede ayudarte con la liquidez.

3. Evalúa el tiempo y el impacto de tus acciones de venta

Aunque tengas muchas acciones comerciales no todas tienen el mismo peso y algunas tienen un retorno de inversión mucho más lejano que otras. Tal vez estás hablando con un gran cliente, pero probablemente no cierren el trato hasta dentro de unos meses; la prioridad del mes apunta a clientes más pequeños pero con mayor liquidez.

Incluso, tal vez sea más fácil vender tu idea de negocio en un concurso y obtener algo de dinero para financiar los gastos operativos que lograr una gran cantidad de clientes desde ya.

La gran oportunidad está en el manejo del tiempo. Lo que muchos emprendedores no entendemos fácilmente es que de las 30 tareas que acumulamos para el día, solo unas cuantas nos darán el verdadero progreso. Aplicando el famoso principio de Pareto: detecta cuáles tareas son de venta o cuáles te llevan al crecimiento y ve sobre ellas.

Una herramienta que puedes ocupar es la matriz de decisiones de Dwight D. Eisenhower, presidente de los Estados Unidos de 1953 a 1961. Dicha herramienta ayuda a clasificar las tareas diarias por urgencia e importancia listando cuatro categorías:

  1. Tareas urgentes e importantes
  2. Tareas no urgentes, pero importantes
  3. Tareas urgentes, pero no importantes
  4. Tareas no urgentes y no importantes

No olvides ocupar un sistema de notas como Google Keep o Evernote para administrar tus acciones sin ocupar mucho espacio en tu mente.

4. Delega todo lo que te desenfoca

Tal vez te preguntaste “¿Qué hago con las tareas rutinarias que no me dan liquidez o crecimiento y aun así tengo que hacer?” Usa tu creatividad.

Hace tiempo yo no tenía para pagar un servicio de limpieza completo para mi hogar, pero sabía que esto me ocupaba mucho tiempo, por lo que decidí proponerle a una persona aparentemente desamparada darle una vida normal: techo, comida, una cama y comodidades como TV de paga, a cambio de que me ayudara con algunos deberes del hogar. Él aceptó.

Dentro de las actividades de tu empresa, busca personas que te complementen para que puedas enfocarte en lo que te sale mejor, tal como dice Jan Merino (cofundador de Thermy).

Por ejemplo, Mark Zuckerberg al estar enfocado en el producto y su evolución (y ser pésimo para otras cosas), dejó que Chris Hughes fuera el portavoz oficial de Facebook, buscó a Sean Parker para que se encargara de levantar capital de riesgo y a Robin Reed para contratar talento. Así pudo evitarse muchas distracciones que muchos emprendedores no percibimos.

Según un estudio de BBVA, la segunda razón por la que mueren la mayoría de startups es por la falta de liquidez, un reflejo de una mala capacidad para priorizar recursos y tareas. La intención de este contenido es ayudarte a cambiar esto.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur