De lavaplatos a reconocido restaurantero en Estados Unidos él es Mr. Tempo

Este emprendedor inmigrante desarrolló uno de los conceptos culinarios más innovadores del momento.
De lavaplatos a reconocido restaurantero en Estados Unidos él es Mr. Tempo
Crédito: Cortesía de Mr. Tempo

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Un viaje en busca de mejores condiciones de vida llevaría a un Jorge Cuevas de 18 años y a su padre a los Estados Unidos, donde el joven tapatío dejaría la escuela para iniciar el trabajo de lavaplatos en un restaurante de Washington. Jorge creció y hoy es el dueño de los conceptos "King & Queen Cantina" y "Mr. Tempo Cantina" y ha abierto unos 140 restaurantes en sus 20 años de carrera en el país vecino. 

“Yo soy de Guadalajara, a los 18 años, me fui a los Estado Unidos, sin papeles, sin el idioma y por la edad de mi papá no podía agarrar trabajo, entonces yo fui el que empezó a trabajar… nunca imaginé trabajar en restaurant, no estuvo en mis planes, pasó por accidente y por necesidad”, dice en entrevista con Entrepreneur en español Jorge Cuevas, mejor conocido en redes sociales como Mr. Tempo. 

Con sazón y a fuego lento 

Mr. Tempo se define a sí mismo como una persona sencilla, aguerrida y terca: “soy bien perseverante me gustan los retos, me gusta demostrar a la gente que sí en lugar de no”. 

A Jorge no le gustaba ser el empleado de la posición más baja que había en el restaurante, por esta razón pidió permiso a sus jefes para quedarse luego que terminara su turno como lavaplatos para trabajar como garrotero (ayudante de mesero) y así fue como empezó a labrar su camino como restaurantero.  

Este emprendedor culinario trabajaba entre 16 y 18 horas diarias los siete días de la semana, sin paga por sus horas extras con el único deseo de escalar y de demostrarle a su jefe que él valía más que un lavaplatos. 

“Yo siempre me he creído capaz y soy muy de competencia no me gusta perder, entonces yo me veía como perdedor al ser lavaplatos. Fue un reto personal demostrarle al patrón que yo valía más que ser lavaplatos”, comenta. 

Luego de cinco años Cuevas pasó de lavaplatos a mesero, bartender, cocinero y chef a gerenciar su propio restaurante en el pequeño espacio de la casa de un cliente que lo había acondicionado para tales propósitos. 

“Este cliente me decía ‘hey agarra mi restaurante’, era cliente del bar, pero como era muy borracho yo no le creía, hasta que un día me cansó y fui a ver el restaurante que tenía y pues sí era cierto tenía una casa hecha restaurante y pues decidí abrirlo”, explica. 

Su primer concepto, creado en la ciudad de Tacoma Washington, se llamó “Mucho Loco” y de acuerdo con él emprendedor fue un éxito total, pero no todo fue color de rosas pues en un año “Mucho Loco” se vino abajo. 

“Por la inmadurez, mi edad, en un año perdí todo, se me subió el humo a la cabeza y fue tanto el éxito y tanto dinero que no lo supe valorar y pues ‘pum’ termino con mi restaurante, perdiendo mi casa y todo lo que tenía”, dice.  

Este suceso hizo que Cuevas se mudara a California, lugar donde conoció e inició a trabajar con un empresario griego, con quien lanzó el concepto de Daphne’s Café. “Juntos abrimos 108 restaurantes en 7 años, eso fue la corona porque me hizo super famoso en Estados Unidos”. 

Un final puede ser siempre un nuevo comienzo 

El emprendedor terminó de trabajar con el griego hace casi 11 años debido que este no le daba sociedad, de acuerdo con Cuevas, su socio pasó de vender entre los 200 mil dólares y 300 mil dólares al año a 75 millones de dólares al año con una ganancia del 20% y no le daba nada. 

“El chavo se metía 15 millones de dólares a la bolsa y no me daba nada, me retiré hace 10 años”, dice. 

Fue en este momento cuando Jorge Cuevas inició con su propia marca llamada “Mr. Tempo” y los conceptos de "King & Queen Cantina", y "Mr. Tempo Cantina", además de compañías de banquetes, foodtrucks, restaurantes de mariscos e italianos. 

Actualmente cuenta con 12 restaurantes operativos y seis en construcción bajo sus conceptos “Ferraris” como él les llama a “King & Queen Cantina”, y a “Mr. Tempo Cantina”. De esos seis cuatro están para abrirse en seis meses máximo y los otros dos en un año. 

Estos restaurantes tienen la particularidad de ser antro-restaurant-bar al mismo tiempo. “no hay reglas, desde la música, el ambiente, imagínate vas a comer, luego agarras la precopa y te quedas”.

La pasión por el trabajo como ingrediente principal 

Luego de perder su primer restaurante en tan solo un año de haberlo construido Mr. Tempo aprendió lecciones de una manera que lo marcaría para siempre y nos comparte algunas de ellas: 

  • Siempre ser trabajador, “no te victimices en que estás cansado una cosa es estarlo y otra muy diferente es victimizarse”. 

  • Deja el orgullo y el ego de lado, “siendo el dueño,  todavía me meto a lavar platos, a la cocina, llego a un restaurante y están ocupados me meto ayudarles”.

  • No te olvides de que en el mundo restaurantero cada centavo cuenta, “te recomiendo ser aguerrido y persistente”. 

  • Crea cultura entre tus empleados, “cuando tengo un nuevo proyecto yo abro y cierro el restaurante, que vean mi pasión y entiendan que esta es la misión”. 

  • Estudia y evalúa los errores y las carencias de tu competencia, eso te dará grandes oportunidades. 

La persistencia se refleja 

Jorge Cuevas comenta encontrarse aprendiendo día tras días en esta “nueva normalidad”. Apenas en los Estados Unidos le dejaron abrir las puertas de sus restaurantes con los cuidados de salud necesarios y asegura que sus ventas se doblaron en un 200% y tienen filas de hasta tres horas de espera.

“Pensé que se iba a ir más al delivery pero no, la gente se está volcando hacia los restaurantes y hay líneas de tres horas para entrar a un restaurante, desde San Diego hasta Los Ángeles, es increíble”. 

Mr. Tempo regresará a México con el concepto de “King & Queen Cantina”. Por ahora abrirá en  Los Cabos, Baja California Sur, Tijuana y, por supuesto, Guadalajara.

“Yo ya hice el sueño americano, ahora me queda el reto de sumar en mi país y para eso es que estoy aquí, sin importar que eso significa empezar desde cero. Estoy acostumbrado a trabajar y a dar lo mejor de mí”, culmina. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur