Él es el emprendedor en el que todos los tiburones de Shark Tank México querían invertir

Juan Carlos Alonso comercializa chilate, bebida prehispánica, en tetrapak y en polvo.
Él es el emprendedor en el que todos los tiburones de Shark Tank México querían invertir
Crédito: Cortesía de Shark Tank México

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En muchas ocasiones formalizar una actividad que ya realizamos puede convertirse en una gran oportunidad de negocio. Solo hace falta mirar el ejemplo de Juan Carlos Alonso fundador de Acadeli, una empresa que comercializa chilate, bebida prehispánica, en tetrapak y en polvo. 

Juan Carlos oriundo de Ayutla de los Libres, municipio indigena de la Costa Chica del Estado de Guerrero convirtió la actividad que él y sus padres realizaban para sustentar su vida económica en un negocio prometedor en el que todos los tiburones de Shark Tank México estuvieron interesados. 

“Mis papás y yo desde hace años vendíamos este producto de manera informal para sustentar nuestra vida y necesidades, y ya cuando entre a la universidad a estudiar administración de empresas fue donde nació la idea de darle valor y fue donde se nos prendió el foco”, dice Juan Carlos en entrevista con Entrepreneur en español

El joven egresado de la facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Guerrero lanzó en 2017 el concepto de vender chilate en tetrapak y en polvo con el objetivo de conservar un práctica milenaria y llevar al paladar de las familias guerrerenses y mexicanas el sabor de esta bebida. 

Foto: Cortesía de Shark Tank México.

“Nosotros conscientes de conservar nuestra prácticas milenarias e impulsar la actividad económica de cadena productiva hacia nuestros agentes económicos, nos dimos a la tarea de darle valor agregado, cumpliendo con la normatividad que demanda el mercado,  para llevar al paladar de las familias guerrerenses y mexicanas esta bebida emblemática del Estado de Guerrero”, comenta el emprendedor. 

Asimismo, explicó que la realización del líquido como un plan social ha generado cadenas productivas en beneficio de comunidades marginadas de la zona indigena mixteca, tlapaneca y amuzga.

El chilate es una bebida originaria de la Costa Chica de Guerrero, México, que se prepara a base de cacao, arroz y canela, aunque su nombre proviene del náhuatl chiliatl, donde chilli es chile, y atl, agua, y significa  “bebida de chile”, este líquido no contiene chile. 

Foto: Cortesía de Shark Tank México.

La piedra en el camino 

De acuerdo con Juan Carlos, lo más difícil de su proyecto ha sido la gestión para entrar en los canales de distribución al usuario general, sin embargo, tras esfuerzo y sacrificio se han logrado posicionar en grandes cadenas dentro del Estado de Guerrero. 

“Lo más difícil ha sido la gestión para entrar a los canales, al retail principalmente, con base en sacrificio y esfuerzo, nos hemos posicionado ya en cadenas comerciales y de autoservicios como lo son OXXO y Soriana, bajo el distintivo ‘Orgullo Guerrero’, un distintivo de calidad que da el gobierno del estado a productos que cumplen con la normatividad que se demanda”, explica el joven. 

Actualmente, Acadeli se encuentra por incursionar en otros canales como lo son Walmart y Chedraui, asimismo planea la expansión en la cadena comercial OXXO. En 2019, esta empresa alcanzó resultados de un millón de pesos. 

La mordida perfecta 

Foto: Cortesía de Shark Tank México.

Hace dos años Juan Carlos decidió inscribirse para participar en Shark Tank México, que se transmite todos los viernes a las 22:00 horas por Canal Sony, y fue hasta el año pasado que lo contactaron para participar en el programa. 

“Me inscribí hace dos años, y un día de repente me llegó afortunadamente un mensaje en WhatsApp y ahí fue donde empezamos a dar seguimiento para ser partícipes en esta gran experiencia”, comenta. 

El joven guerrerense fue por una inversión de 200 mil pesos a cambio de un 20% de participación en su empresa. Arturo Elías Ayub, demostró su interés al instante ofreciéndole exactamente lo que el emprendedor buscaba. Sin embargo, no fue el único tiburón interesado. 

Carlos Bremer, Patricia Armendáriz, Rodrigo Herra y Ana Victoria García también mostraron su interés por ser partícipes de esta empresa y ofrecieron a Juan Carlos sus propuestas y cómo podrían ayudarlo a crecer. 

Foto: Cortesía de Shark Tank México.

Finalmente, el joven emprendedor cerró el trato con Bremer, Arturo y Rodrigo, por 300 mil pesos cediendo el 30% de su empresa. 

Con su producto y un pitch casi perfecto Juan Carlos conquistó a los tiburones y lo siguiente para su empresa es el crecimiento y la expansión. 

“Queremos impulsar nuestra visión y como ya comentaba posicionarnos en paladar de las familias guerrerenses y mexicanas, pero sobre todo dar a conocer esta bebida emblemática y presentar al Estado de Guerrero con ella, que es algo que no se ha comercializado formalmente, es una gran oportunidad. Queremos preservar nuestra tradición milenaria y dar a conocer la identidad gastronómica del Estado Guerrero”, culmina.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur