Xavier Rubio no era un buen alumno y ahora tiene una exitosa startup educativa de realidad virtual

Aunque las clases presenciales se pusieron en pausa por la pandemia, hoy Pixdea ya tiene como clientes a compañías globales; y espera con entusiasmo el retorno a las escuelas.
Xavier Rubio no era un buen alumno y ahora tiene una exitosa startup educativa de realidad virtual
Crédito: Cortesía

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Xavier Rubio era tan mal alumno que ahora sus profesores no creerían que se convirtió en uno de los mejores emprendedores de Latinoamérica en el sector educativo con su empresa llamada Pixdea, que transforma un aula escolar en una sala de realidad virtual. Opera en Honduras (su país de origen), Costa Rica y Chile. Próximamente entrará a México. 

Llegó la pandemia y las clases presenciales se pusieron en pausa, ¿qué significó para Pixdea? Destinar esfuerzos a otros sectores (aparte del educativo). El resultado fue muy positivo. Aperturaron un área especializada en realidad virtual para empresas. Actualmente trabajan con compañías globales como ESSITY y han sumado ingresos superiores a los 100K. El COVID-19 no detuvo el crecimiento de Pixdea. Al contrario, hoy su fundador se siente con más empuje para retomar las clases presenciales. 

Xavier recuerda que cuando era niño lo diagnosticaron con hiperactividad y déficit de atención. “Para mí no existe ese trastorno. Simplemente hay escuelas muy aburridas; y algunos niños no soportan eso. Se paran y salen del salón de clases. Eso es lo que a mí me pasaba”, expresa Xavier Rubio, CEO de Pixdea en entrevista para Entrepreneur en español

El éxito se debe a la calidad de su contenido local e internacional en distintos idiomas; y de fácil implementación. Por eso, Pixdea logró pasar a la final mundial de Seedstars 2020, una competencia de los emprendedores más innovadores en mercados emergentes. No ganó el primer lugar, pero ya está en conversaciones para conseguir venture capital e inversores ángeles como resultado de estar en Seedstars

Xavier Rubio aprendió a hacer realidad virtual de forma autodidacta. Su background no es tecnología. Él estudió mercadotecnia y negocios internacionales, una maestría en finanzas y un MBA. 

Para este emprendedor no existe un éxito total, sino que es un camino lleno de pequeños logros. Lo principal que recomienda a los lectores de Entrepreneur es lo siguiente: 

“Hay que fracasar mucho y tener piel de acero o escamas de dragón para que el fuego no te afecte. En el fracaso está el aprendizaje y el colmillo de un empresario. No tengas miedo a fallar o equivocarte; porque fracasar es parte de la ruta hacia el éxito”.

Xavier Rubio / Imagen: Cortesía

Sus primeros negocios: vender tarjetas de colección; y mangos con chile y limón

Desde que era un niño Xavier Rubio siempre estaba pensando en su próximo negocio. Primero comenzó a vender tarjetas de colección; luego mangos con limón y sal a los 10 años. A los 14 años daba el servicio de jardinería y lavado de autos en el barrio donde vivía. A los 18 años estudiaba una carrera, tenía un empleo y una empresa de comercialización de palets con la que a veces ganaba a la semana 1,700 dólares (aproximadamente 34,000 pesos). También exportó rambután de Honduras a Miami. 

Cuando vio en EUA un equipo para remover el caucho que dejan los aviones al aterrizar montó Aguablast, una empresa que daba este mismo servicio al aeropuerto de Honduras. Comenzó con una bomba pequeña y creció hasta llegar a tener un camión con una bomba enorme. Con esta máquina también brindaba el servicio de limpieza a todas las iglesias mormonas de su país. Ellos eran su mayor cliente y al final le compraron la compañía. 

A la par de Aguablast, Xavier fundó una revista llamada Colibrí enfocada en diferentes temas para mejorar la vida de las personas. Con las ganancias de esta publicación realizaba obras de restauración en la comunidad con el apoyo de voluntarios y empresas patrocinadoras.

Luego de estos emprendimientos, Xavier tuvo un empleo en una firma de tecnología como director de mercadeo. Ocho meses después renunció y fundó Pixdea a inicios de 2017 en Costa Rica. En un principio hacía realidad virtual para vender proyectos inmobiliarios ya construidos. Con un producto mínimo viable Xavier salió a vender y a los dos días facturó 26,000 dólares (alrededor de 520,000 pesos) cuando consiguió como clientes a dos grandes desarolladoras inmobiliarias. 

Comenzaron los logros con Pixdea: Premio a la Innovación Tecnológica (PIT) en 2017. En 2018 ganó el primer lugar de la competencia Yo Emprendedor. Ese mismo año fue elegido como una de las 30 Promesas de los Negocios Forbes; obtuvo el INCAE Entrepreneur Award y el reconocimiento de la Cámara Costarricense de la Construcción como la empresa más innovadora en el sector de la construcción. 

En 2020 Pixdea formó parte de la generación de Startup Chile, una de las aceleradoras de negocios más importantes del mundo. Este mismo año fueron finalistas de PLAY del BID (competencia de EDTECH); lo que representa ser una de las 10 soluciones identificadas por el Banco Interamericano de Desarrollo para implementar Pixdea en LATAM. 

“Arrancamos Pixdea convirtiendo una propiedad en un entorno virtual, sin embargo, nos dimos cuenta en 2018 que no era escalable. Y la educación nos encantó tanto que le dimos más foco a este segmento. Aunque crear experiencias educativas lleva muchísimo más trabajo. La programación es mucho más elevada. Pero yo nunca he dejado de estudiar”, asegura el emprendedor. 

¿Cuál es el modelo de negocio?

Pixdea genera ingresos mediante una membresía anual de 60 dólares (aproximadamente 1,200 pesos) que paga la escuela por cada estudiante. De esta manera los alumnos tienen acceso ilimitado a todo el contenido. Asimismo, Pixdea crea módulos de capacitación a la medida para diferentes negocios. También realizan giras gratuitas educativas en cooperación con empresas privadas.

Al día de hoy más de 8,000 alumnos han probado la tecnología de Pixdea. Su mercado es grande: 163 millones de estudiantes en América Latina. A finales de este año Pixdea espera añadir 10,000 usuarios de escuelas públicas en alianza con Racsa, el proveedor estatal costarricense de Internet. 

“En la educación hay un negocio enorme; específicamente desarrollando un programa para que las escuelas puedan contar con su propia aula de realidad virtual. Hemos firmado contratos por 200,000 dólares y las intenciones de compra suman arriba de 400,000 dólares”, comenta Xavier Rubio, fundador de Pixdea. 

Con la realidad virtual producida por Pixdea pueden llevar a los estudiantes a cualquier lugar y momento de la historia. La primera experiencia educativa que creó Xavier y su equipo fue un viaje al sistema solar donde los alumnos se sienten en una nave espacial y van conociendo cada planeta. 

“Probamos este primer proyecto en escuelas privadas de Costa Rica y tuvo una gran aceptación. La retroalimentación de los niños fue muy buena. Nos decían que les gustaba mucho aprender de esta manera. Otros de los contenidos que tenemos es mundo celular, mundo maya y armando el mapa mundial”, explica. 

Con la realidad virtual producida por Pixdea pueden llevar a los estudiantes a cualquier lugar y momento de la historia / Imagen: Depositphotos.com

Su mayor pasión y lo que lo define como emprendedor

Lo que más le apasiona y emociona a Xavier Rubio del emprendimiento es que a pesar de tantas necesidades e incertidumbre es posible explotar la creatividad para resolver muchos problemas con la menor cantidad de recursos disponibles. 

Lo que más lo define como emprendedor es tener mucha hambre y sed de aprender; además de ser demasiado curioso. “Mi expertis o el valor más importante que yo puedo aportar a la empresa son todas estás nuevas ideas que son producto de ver y leer mucho contenido de otras áreas o industrias. Pero con un pequeño giro se puede adaptar a lo que nosotros hacemos. Me considero un especialista en innovación y generación de nuevos modelos de negocios”. 

Como fundador, cree que no es necesario pedir préstamos para tu negocio. Lo que se requiere es tener mucha creatividad y que las mismas ventas sean las que financien tu proyecto entero. Sin embargo, aunque nunca había pensado en levantar capital ahora está en proceso de hacerlo. “Esto de la educación se nos salió tanto de las manos que sí necesitamos conseguir inversionistas para aumentar la producción exponencialmente”, concluye el fundador de Pixdea. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur