Esta es la diferencia entre outsourcing e insourcing, la entidad que gobierno y empresas acordaron eliminar

La desaparición de una no significa acabar con la otra, lo que tendrá consecuencias para la iniciativa privada y los trabajadores.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Tras varias pláticas entre el gobierno federal y representantes de la iniciativa privada, se anunció un acuerdo para eliminar el insourcing y acabar con las prácticas ilegales del outsourcing. Hay quienes lo han interpretado como la desaparición de ambas figuras, por ello es necesario aclarar en qué se diferencian y qué consecuencias podría tener la resolución.

Depositphotos.com

“La diferencia fundamental es que los outsourcing son empresas independientes dedicadas a la contratación de personal para diferentes empresas. Por su parte, las insourcing son empresas creadas por una compañía más grande para encargarse de la nómina. Así pueden simular que se trata de una outsourcing y obtener todas las ventajas que esto conlleva”, explicó en entrevista para Entrepreneur en Español Guadalupe Sánchez, directora general de Grupo EAP, empresa especialista en administración de personal.

Es decir, una empresa crea otra con una razón social distinta para que se encargue únicamente de proveerle personal. Esto se hace para deslindarse de todo relacionado con reclutamiento, contratación y pagos a los trabajadores, así como sus prestaciones.

La iniciativa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador busca prohibir la subcontratación, pues la considera una práctica “abusiva” que despoja a los trabajadores de prestaciones de ley, como el reparto de utilidades, entre otros. Ante la polémica generada en el sector empresarial, el presidente abrió la posibilidad de revisar toda la iniciativa de ley y, de darse, llevar a cabo modificaciones.

¿Qué dicen los empresarios?

Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), aseguró que pactaron con el presidente López Obrador y su gabinete desaparecer el insourcing y combatir la ilegalidad del outsourcing, porque afecta a los trabajadores y a la economía mexicana.

“El objetivo es quitar las malas prácticas del insourcing, así como lograr un punto medio donde las empresas puedan seguir con sus compromisos trabajando”, dijo Cervantes a su salida de la reunión en Palacio Nacional con el presidente.

“La idea es acabar con toda la ilegalidad del outsourcing, agregó el líder de los industriales. Otro de los acuerdos alcanzados fue imponer multas a las empresas que abusen del esquema de subcontratación “porque (combatir) las malas prácticas era el tema central” de la iniciativa de reforma a la Ley de Trabajo. También se pretende fijar un monto mínimo y máximo para el reparto de utilidades entre trabajadores.

El sector privado pidió al gobierno federal un mínimo de seis meses para hacer las modificaciones necesarias. De otra forma no les dará tiempo de cambiar a los trabajadores de una empresa de insourcing a la otra.

Qué significa en realidad la eliminación del insourcing y las consecuencias que podría tener

Si bien la iniciativa original de López Obrador pretende acabar con ambas prácticas, el acuerdo alcanzado solo habla de la eliminación del primero y la regulación del segundo.

“En el caso del outsourcing, lo que se plantea en realidad sería regularlo para que no persistan en prácticas que afecten a los trabajadores, no desaparecerlo, como se interpretó”, aclaró Guadalupe Sánchez a Entrepreneur en Español. 

La directora general de Grupo EAP señaló que si la reforma tiene lagunas o partes que se presten a la interpretación, “las empresas van a encontrar la forma de seguir operando”.

“Se puede identificar a una entidad de insourcing porque solo tienen un cliente: la compañía que la creo. Así que podrían tratar de conseguir más clientes o cambiar su giro comercial para convertirse en una outourcing y continuar vigentes”, pronosticó la especialista.

Sánchez también adelantó algunas consecuencias que podría traer la reforma en caso de ser aprobada.

“Habrá una mejor regulación de las empresas que realmente se dedican al outsourcing, en beneficio de los empleados. Sin embargo, los patrones deberán asumir la carga laboral y los costos que implica. Muchas compañías no podrán subsistir, debido a la difícil situación económica, pues no podrán cubrir ciertas prestaciones y obligaciones laborales. Quizá las grandes empresas lo logren, pero las pequeñas y medianas probablemente no”, agregó.

“Actualmente, el 56% de la población económicamente activa está en el sector informal. Si se criminaliza el outsourcing el porcentaje podría subir al 70%. Es posible que algunas empresas opten por recortar personal, o bien, pasar a sus empleados a un esquema de pago por honorarios, es decir, convertirlos en freelance”, sentenció Sánchez.

No todo está dicho

“Sigue la mesa de diálogo permanente y no se puede hablar de que se haya alcanzado un acuerdo definitivo”, dijo José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

Por su parte, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), consideró que “todavía no se llega a una conclusión, sin embargo, nos sentimos optimistas de que estamos teniendo avances en materia de outsourcing”.

Las pláticas entre gobierno y sector privado continuarán, pues ahora se discuten los cambios que se harán en el reparto de utilidades, así como la deducibilidad de las prestaciones a los trabajadores. Salazar, consideró que es posible que esta semana alcancen un acuerdo.

Además del presidente López Obrador, en las negociaciones participan Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS); Zoe Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Por parte de la iniciativa privada se contó con la presencia de Antonio del Valle Perochena, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), y José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servitur).

La Procuraduría Fiscal indicó que existen más de 6,000 empresas de subcontratación ilegal en México que evaden al fisco más de 21,000 millones de pesos al año / Imagen: Depositphotos.com

El panorama del outsourcing y el insourcing en México

La Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH) señaló que existían 900 empresas que ofrecían el servicio de subcontratación, de las cuales 337 estaban registradas ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, 100 estaban dadas de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y sólo 40 de éstas pagaban impuestos.

Por su parte, la Procuraduría Fiscal indicó que existen más de 6,000 empresas de subcontratación ilegal en México que evaden al fisco más de 21,000 millones de pesos al año.

“Saldrá una nueva ley y es justo lo que se está negociando, la cual será conveniente para México y para las empresas”, concluyó Antonio del Valle Perochena, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), quien pidió esperar a que la iniciativa pase al pleno de la Cámara de Diputados.

“Hasta que no se apruebe la reforma a la Ley del Trabajo y veamos cómo quedó redactada, no se puede tomar como una realidad la eliminación total del insourcing y claro, tampoco la del outsourcing”, concluyó la CEO de Grupo EAP.

Ingresa Ahora