Un empleado recibe 91,000 dólares porque su empleador no le quería comprar un auricular

¡Eso también podría sucederte!

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Se sabe que los australianos son tranquilos, divertidos y aventureros. Pero eso no significa que no valoren la seguridad. Como ejemplo tomemos un caso judicial reciente.

CSA Images | Getty Images

Según un informe de las abogadas Laura Sowden y Anna Ly en el sitio de publicación de leyes Lexology, un gerente de oficina de una empresa ubicada cerca de la capital del país, Canberra, estaba "organizando el armario de los uniformes" y luego, mientras se apresuraba a la recepción para contestar el teléfono (uno de sus muchos deberes laborales), tropezó y se rompió el tobillo.

El accidente no fue una sorpresa. Aparentemente, esta empleada a menudo se encontraba corriendo para contestar el teléfono porque, debido a sus otras tareas laborales, se encontraba en diferentes partes de la oficina. Y aunque pidió a su empleador en al menos dos ocasiones unos auriculares para poder responder a las llamadas en cualquier lugar de la oficina, aparentemente la solicitud fue rechazada debido a que "el número de llamadas era bajo". Incluso el tribunal estuvo de acuerdo en que la situación no sucedía con frecuencia.

Pero aun así sucedió. Y se lo contó a su empleador en ocasiones anteriores. Y luego… se cayó. Poco importa que, según el testimonio, ni siquiera hubiera ningún obstáculo en su camino. Tampoco era muy importante que el empleado llevara zapatos planos. ¡Al final se cayó!

Entonces, el juez decidió que el empleador aún debería haber tomado "precauciones razonables" y responder a las múltiples solicitudes de su empleada para proporcionarle unos auriculares inalámbricos. El resultado, concluyó el tribunal, es que "aunque el riesgo de daño era previsible y no importante, no significa que se deban ignorar las precauciones. Por lo tanto, el empleador fue negligente".

¿Qué tan negligente? Al final, tanto el empleador como la empleada llegaron a un acuerdo de aproximadamente 91,000 dólares. Verifiqué en línea y un auricular inalámbrico para un teléfono puede costar tan solo 27 dólares.

Puedes decir: "Oye, eso es Australia, y allí hacen las cosas de manera diferente". Y lo hacen. Sus veranos son nuestros inviernos y sus inodoros descargan en la dirección opuesta. Pero en este lado del hemisferio nos especializamos en juicios frívolos, y estamos de acuerdo en que este tipo de cosas podrían suceder fácilmente aquí.

Entonces, ¿cuál es la lección?

Según Sowden y Ly, el caso “es un buen recordatorio para que los empleadores se aseguren de que se tomen y registren las precauciones laborales, de salud y seguridad adecuadas en las políticas para abordar los riesgos potenciales, independientemente de la probabilidad de que ocurra un accidente” y “si se puede proporcionar un recurso relativamente económico, es mejor proporcionarlo en lugar de correr el riesgo de lesiones".

Eso tiene sentido. Por supuesto, todos debemos hacer todo lo posible para mantener una oficina limpia y segura, especialmente en estos tiempos de pandemia. Pero debemos hacer algo aún más importante: escuchar y tomar medidas cuando un empleado, varias veces, hace sugerencias para hacer su trabajo más seguro y mejorar nuestro lugar de trabajo. Ellos son los que están en primera línea, y cualquier cosa que podamos hacer razonablemente para que sus trabajos (y vidas) sean mejores y más seguros solo servirá para mejorar su felicidad y aumentar su productividad.

Si no lo hacemos, al igual que el propietario de la empresa en Canberra, sufriremos las consecuencias. Y no podemos simplemente decir "caramba" cuando recibimos la factura. 

Ingresa Ahora
Gene Marks

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network VIP

Gene Marks is a CPA and owner of The Marks Group PC, a ten-person technology and financial consulting firm located near Philadelphia founded in 1994.