Lo que aprendí al publicar en LinkedIn todos los días durante un año

Superar los miedos personales y obtener oportunidades comerciales lucrativas fueron solo dos de las muchas ventajas.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Henry Fonda, uno de los actores más célebres de la historia de Estados Unidos, tenía todas las razones para sentirse seguro ante una audiencia, pero vomitaba antes de cada actuación.

Depositphotos

A pesar de sus premios y celebridad, sufrió de pánico escénico durante toda su carrera.

Según el autor de The War of Art, Steven Pressfield, la lección aquí es doble: primero, el miedo no desaparece con el éxito, los premios o la edad. En segundo lugar, "el guerrero y el artista viven según el mismo código de necesidad, que dicta que la batalla debe librarse de nuevo todos los días".

Durante años he luchado con el síndrome del impostor. He pasado innumerables noches investigando, escribiendo y editando publicaciones de blog. La mayoría de los cuales nunca han visto la luz del día. Pulsar “publicar” significaría enfrentar mi miedo a las críticas y la vergüenza por la validez de mis ideas.

En 2020 me hice una promesa a mí mismo: presionar "publicar" una vez al día.

Elegí LinkedIn como mi medio. Parecía el espacio de aterrizaje más suave, lleno de gente de mi industria abierta a compartir ideas. Me comprometí con mi rutina diaria con el objetivo de experimentar, hacer conexiones y ganar un poco más de confianza en mí mismo. Pero, encontré mucho más que eso.

Este es un relato de lo que aprendí y gané al publicar en Linkedin una vez al día durante un año.

1. Creció mi comunidad

Cuando compartes tus ideas públicamente, atraes a otros que piensan de manera similar.

Hice amistades con fundadores, directores ejecutivos y directores de marketing a quienes admiro, personas con las que nunca habría tenido la oportunidad de conectarme de otra manera. Me reconecté con viejos amigos y colaboradores. Me volví a conectar con un ex mentor, Om Malik, cuyas conversaciones fueron un punto culminante en una cuarentena por lo demás terrible. Descubrí que al publicar mis pensamientos estaba iniciando una conversación.

2. Oportunidad de negocio

Cuando compartes tus ideas públicamente, has establecido un método para atraer y autoseleccionar clientes potenciales.

Los compañeros a menudo informan que mis publicaciones siempre están en la parte superior de su feed. Debido a que publico con tanta frecuencia, siempre estoy en lo más alto de sus mentes. Ese es el beneficio del sesgo de actualidad. En varias ocasiones cuando las marcas buscaban agencias, estas mismas personas nos recomendaban. Conseguimos varios lanzamientos a los que nunca nos hubieran invitado de otra manera.

3. Innovación

Ante el desafío de escribir algo diferente cada día, tenía que estar al tanto de las tendencias de mi industria. Me encontré descubriendo conocimientos que de otro modo no habría encontrado.

A veces, esto significaba buscar blogs, desplazarme por Twitter, buscar en las tiendas de aplicaciones y examinar los datos más recientes. Siempre estaba buscando la próxima gran información para compartir con mi creciente audiencia.

Como subproducto de mi búsqueda diaria, estaba más al día de lo que estaba sucediendo en mi industria que nunca. Pude detectar tendencias y anomalías rápidamente.

4. Asociaciones

El mejor momento para conectarse con cualquier persona es antes de que sobresalga. Cuando están comenzando y apenas pasan desapercibidos, es cuando realmente puedes llegar a conocer a alguien.

En mi búsqueda diaria de nuevos conocimientos, me conecté con una amplia gama de fundadores y plataformas emergentes. Bonin Bough, director de crecimiento de Triller, leyó algunas de mis publicaciones. Juntos, nuestros equipos desarrollaron una campaña pro bono, protagonizada por Curtis Roach, para promover saludos seguros a raíz del COVID-19. Con los estudiantes de la ciudad de Nueva York regresando al aula, Triller y Mekanism desarrollaron el "Safety Shake".

En muchas ocasiones mi proyecto me conectó con personas que construían empresas que necesitaban inversores y asesores. Nunca me había visto como un ángel inversor, pero sucedió y me encanta. Al hacer públicos mis intereses, invertí en media docena de empresas en las que realmente creo.

5. Subiendo de nivel

Un sano sentido de la duda nos impide hacer muchas cosas estúpidas. En realidad, nadie está tan concentrado en tus defectos como tú. No pretendo ser el próximo GaryVee, pero tampoco voy a vomitar entre bastidores.

Comencé con muy poco compromiso y alrededor de cuatro "me gusta" por publicación. En el transcurso del año, mis seguidores han crecido a más de 6.000 personas. En cualquier otra plataforma, esto no sería mucho, pero en LinkedIn puedes construir una comunidad fuerte y unida que paga dividendos en oportunidades.

Público o no, publicar mi trabajo me enseñó a superar la aprensión. Descubrí al final del año que mi miedo no me había estado protegiendo, sino reteniéndome. Todavía publico en LinkedIn todos los días.

Todavía hay más que aprender y eso es en sí mismo la mayor recompensa.

 

Ingresa Ahora
Brendan Gahan

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

Brendan Gahan is partner and chief social officer at independent creative agency Mekanism. Gahan has been at the forefront of social and influencer marketing since 2006, was named to the Forbes 30 Under 30 list in 2012 and sits on the Vidcon Advisory Board.