Cómo usar la inteligencia emocional para lograr el éxito laboral

A continuación, te mostramos cómo puedes implementar la inteligencia emocional para mejorar el éxito de tu trabajo personal y organizacional.
Cómo usar la inteligencia emocional para lograr el éxito laboral
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network VIP
Entrepreneur and Connector
9 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El concepto de inteligencia emocional (IE) se ha estudiado durante décadas. No fue hasta 1995, con la publicación del libro 'Emotional Intelligence' de Daniel Goleman, que la IE pasó a un primer plano.

Al mismo tiempo, los empleadores todavía no aceptaban la IE en el lugar de trabajo. Tal vez fue porque creían algunos mitos de la inteligencia emocional, como que en realidad no existe tal cosa. Eso ha cambiado a medida que las investigaciones han descubierto que la inteligencia emocional fue el predictor más fuerte de la efectividad en el lugar de trabajo.

Además, McKinsey & Company anticipa que la demanda de altas habilidades tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas aumentará para 2030. Y a medida que comenzamos a embarcarnos en el mundo post-Covid, la IE es más relevante que nunca.

Con eso en mente, aquí te mostramos cómo puedes implementar la inteligencia emocional para mejorar el éxito de tu trabajo personal y organizacional.

Crear capacidad

Si bien "la IE es un conjunto de habilidades, actitudes y comportamientos", también es una variable, afirma Bill Davies, consultor principal de PSI Talent Management International. “Puedo ser emocionalmente inteligente en un momento y emocionalmente estúpido al siguiente. Entonces, desarrollar la IE se trata de ser más inteligente emocionalmente la mayor parte del tiempo".

Davies continúa diciendo que siempre que estamos cansados ​​o irritables, es posible perder nuestra capacidad para la IE. Más perjudicial es que estas emociones nos hacen fácilmente irritables. Como consecuencia, esto conduce a hábitos defensivos como la microgestión o el lenguaje corporal agresivo.

Dicho esto, “un punto de partida fundamental para la IE es esta capacidad de gestionar nuestras vidas y crear capacidad”, aconseja Davies. "Podría decirse que esto significa tener un enfoque más disciplinado sobre cómo administramos nuestra energía y trabajamos de una manera 'amigable para el cerebro'".

Un punto de partida sencillo sería reservar un tiempo cada día para calmar tu mente. Si desempeñas un papel de liderazgo, esto podría alentar a tu equipo a tomar descansos frecuentes durante el día y utilizar sus días de vacaciones. Además, cuando sepas que se están desconectando, no los bombardees con problemas relacionados al trabajo.

Practica la empatía

"En términos más simples, la empatía es ponerse en el lugar de otra persona", escribe Denna Ritchie en un artículo de Calendar. Poseer esto es posiblemente la habilidad de liderazgo más importante. Después de todo, ser empático es la base para construir y fortalecer las conexiones sociales.

Además, puedes crear un equipo más leal, comprometido y productivo. Por si fuera poco, la empatía aumenta la felicidad, enseña presencia y fomenta la colaboración para la innovación.

Entonces, ¿cómo se puede practicar la empatía? Aquí hay algunas áreas en las que debes concentrarte:

  • Conoce mejor a las personas, como sus antecedentes e intereses. Puedes hacer esto con almuerzos individuales o menos formales.
  • Antes de apresurarte a juzgar y criticar, espera un tiempo hasta que estés sereno y tengas todos los datos relevantes.
  • Escucha más y habla menos.
  • Desarrolla tu músculo de autoconciencia a través la retroalimentación y escribir en un diario.
  • Pregúntale a otros qué hacen cuando su instinto está gritando que algo anda mal.
  • Se genuino e incluso un poco vulnerable.

Hazte vulnerable

Hablando de vulnerabilidad, el psicólogo Nick Wignall la define como "la voluntad de reconocer tus emociones, especialmente las dolorosas".

Aclara que "cuando hablamos de vulnerabilidad, normalmente nos referimos a vulnerabilidad emocional. Cuando tu mejor amigo sugiere que debes esforzarte por ser más vulnerable en tu relación, probablemente no esté hablando de hacerte más vulnerable físicamente".

En resumen, la vulnerabilidad tiene que ver con las emociones. En particular, emociones difíciles como ansiedad, frustración y vergüenza. La otra parte de la ecuación es reconocer estas emociones negativas y saber cómo abordarlas.

Por ejemplo, cuando está frustrado con una tarea, puedes salir a caminar para aclarar tu mente. Cuando estés ansioso, puedes recitar mantras. Y si te sientes mal, puedes llamar a un amigo que siempre te haga reír.

La vulnerabilidad emocional puede ser dolorosa o incómoda, pero también es un activo valioso. Puede ayudar a reducir la ansiedad, fortalecer las relaciones y mejorar la autoconciencia.

Para volverse más vulnerable emocionalmente, Wignall recomienda:

  • Etiquetar tus emociones con un lenguaje sencillo.
  • Comprometerte a escribir un diario centrado en las emociones.
  • Practicar ser asertivo comunicando claramente tus deseos y necesidades.
  • Considerar la posibilidad de ir a terapia o asesoramiento.

En general, esta "es simplemente la habilidad que te permite reconocer las emociones difíciles o dolorosas en lugar de evitarlas o reaccionar ante ellas de inmediato", afirma Wignall.

Centrarse en la salud mental y el bienestar

Sin menospreciar el daño que ha causado la pandemia, el lado positivo es que ha destacado la importancia de la salud mental. En enero de 2021, más del 41% de los adultos reportaron síntomas de ansiedad o trastornos depresivos. Y cuando no se aborda, esto puede afectar todo, desde tu salud física hasta las relaciones y la productividad.

¿Las buenas noticias? Puedes usar tu calendario para priorizar tu salud mental con acciones como:

  • Limitar las redes sociales y el tiempo frente a la pantalla.
  • Salir al aire libre durante al menos 20 minutos al día.
  • Consultar un terapeuta en línea.
  • Minimizar el aislamiento, incluso con una llamada o videollamada rápida.
  • Dedicar tiempo libre a actividades significativas que disfrutas.
  • Hacer del autocuidado una rutina diaria.

A nivel organizacional, los líderes pueden usar tácticas como:

  • Cambiar la cultura a una en la que todos se sientan seguros para hablar sobre sus sentimientos y dificultades.
  • Lanzar un programa de bienestar para empleados.
  • Centrarte en la intervención/prevención temprana, asesorando a los miembros de tu equipo sobre cómo pueden enfrentar el estrés y la ansiedad.
  • Hacer cumplir las horas de trabajo.
  • Cultivar un ambiente de trabajo saludable y positivo.
  • Otorgar autonomía y horarios flexibles.
  • Ayudárles a resolver sus problemas de gestión del tiempo.

Cambia tus ideas sobre las críticas y el feedback

Cuando se trata de críticas o retroalimentación, muchos de nosotros temblamos de miedo. Eso es comprensible. ¿A alguien realmente le gusta escuchar sobre transgresiones o defectos pasados?

Pero, en lugar de evitar esto, aprovecha la retroalimentación. No es una hazaña fácil. Sin embargo, es posible usando primero la reflexión.

Esto significa es hacerse preguntas como:

  • ¿Por qué te molestó la crítica?
  • ¿Cual fue mi reaccion?
  • ¿Qué acción puedo realizar sin señalar con el dedo?

A partir de ahí, ve los comentarios negativos como una oportunidad para aprender y crecer. Por ejemplo, no es un ataque personal a tus habilidades o capacidades. Más bien, te está ayudando a identificar tus errores.

Además, el feedback puede cambiar tu mal comportamiento o hábitos. Para los líderes, puede mejorar su efectividad, e incluso puede generar confianza entre sus clientes y empleados.

Construye lazos sociales

Ahora, más que nunca, necesitas construir vínculos sociales con tu equipo. Como ya sabrás, la pandemia ha dispersado a los equipos. Como resultado, todos se pierden las interacciones personales en la oficina, provocando aislamiento social tanto en el trabajo como en sus vidas personales.

Para contrarrestar esto, crea camaradería con tu equipo remoto a través de almuerzos virtuales, torneos de juegos, desafíos de acondicionamiento físico y salas de descanso virtuales.

Cuando puedan reunirse en persona, participa en actividades de fortalecimiento de equipos, talleres interactivos o fiestas navideñas. Y no descartes las oportunidades de servicio en equipo a través de eventos de voluntariado y donaciones a organizaciones benéficas.

Compartir es cuidar

Por último, no guardes egoístamente tus conocimientos sobre la inteligencia emocional. Si conoces algún artículo, libro, podcasts o Ted Talks sobre el tema, comparte estos recursos con otras personas. También puedes programar seminarios o talleres para que tu equipo participe en conjunto.

Otra sugerencia sería discutir y modelar los principios básicos de la inteligencia emocional durante las juntas y en reuniones 'uno a uno'. También anima a otros a poner a prueba su inteligencia emocional y programar chequeos frecuentes de ésta.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur