Bernard Arnault comenzó trabajando en el negocio familiar y ahora es el hombre más rico del mundo. Conoce la historia del dueño de grupo LVMH

El magnate francés Bernard Arnault desbancó a Jeff Bezos como el hombre más rico del mundo, pero el camino del dueño de grupo LVMH está lleno de lecciones de estrategia empresarial.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales. Este artículo fue actualizado en Agosto 16, 2021

El año pasado y este 2021, hemos sido testigos de la que quizá es la carrera más veloz y cerrada entre los multimillonarios del mundo. A principios de agosto, el empresario francés Bernard Arnault se convirtió en el hombre más rico del mundo, desbancando a Jeff Bezos, fundador de Amazon, y dejando en tercer lugar a Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX. Si bien, no es la primera vez que el dueño del conglomerado de lujo LVMH llega a esa posición, sí es la primera vez que se mantiene ahí más allá de un par de horas o de días.

Depositphotos.com

La posición que hoy ocupa Arnauld, en la cima de las grandes fortunas del planeta, es resultado de 50 años haciendo movimientos estratégicos a nivel negocios: adquisiciones, ventas, fusiones, inversiones y demás. Sin embargo, el catalizador que llevó su patrimonio al tope, fue el cambio en los paradigmas de consumo tras la pandemia de Covid-19.

En este momento, el empresario francés de 72 años y su familia tienen una fortuna estimada en 200.5 mil millones de dólares, según el índice de multimillonarios en tiempo real de Forbes. Con esta cifra, hace solo unos días superó a Jeff Bezos, quien se mantuvo en el primer lugar del listado desde octubre de 2017 y ahora su patrimonio se calcula en ‘solo’ 190.4 mil millones de dólares.

Bernard Arnault, de empleado de su padre a magnate del sector de lujo   

Hoy en día, Bernard Arnault es presidente y CEO de LVMH, el conglomerado de lujo que engloba 75 marcas de distintos sectores, como moda, perfumes, cosmética, joyería, relojes, vinos y licores, hotelería y más. El magnate y su familia controlan el 47% de las acciones del grupo, el cual ya ostenta el título como la empresa más valiosa de toda Europa.

Entre las firmas que opera LVMH se encuentran Louis Vuitton, Moët, Christian Dior, Givenchy, Marc Jacobs, Kenzo, Sephora, Fendi y Céline. Así que básicamente, cada vez que compramos un artículo de lujo, estamos engrosando las cuentas de los Arnault. 

Licenciado en Dirección de Empresas por la Universidad Politécnica de París, Arnault comenzó trabajando en el negocio de su padre a principios de los setenta y se convirtió en CEO para 1974. Su primer gran jugada fue convencer a su padre de redirigir a la empresa, vendiendo sus negocios en la industria de la construcción para enfocarse en la promoción del sector inmobiliario bajo el nombre de Férinel.

En 1984, el francés adquirió la empresa fiduciaria Financière Agache y después compró la textilera Boussac, propietaria entonces de Christian Dior. Su estrategia fue relanzar la marca para convertirla en una firma top en el mundo de la moda más exclusiva, tal como lo es hasta hoy.

Aprovechando el crack de la bolsa de 1987, el empresario invirtió la mayoría de la fortuna familiar en comprar acciones de LVMH, un nuevo grupo en el sector de lujo nacido de la fusión de Louis Vuitton, la exclusiva firma de champaña Moët Chandon y el productor de coñac Hennessy. Desde entonces, jugó un papel decisivo multiplicando el valor del conglomerado al menos 15 veces y posicionándose como ‘el vendedor de lujo más grande del mundo’.

Su labor empresarial ha sido reconocida con varios galardones como los títulos honoríficos de Gran Oficial de la Legión de Honor y Comandante de las Artes y las Letras de Francia.

¿Cómo se convirtió Bernard Arnault en el hombre más rico del mundo?

A principios de los 2000, Arnault ya poseía las marcas más prestigiosas de moda, perfumes y joyas de Europa. En 2005 se convirtió en el hombre más rico de Francia, según Forbes, e ingresó al ranking de las 10 personas más ricas del mundo en 2013 con una fortuna de 29,000 millones de dólares. Solo cinco años después, en 2018, llegó al top 3 de los grandes multimillonarios del planeta 76,000 mdd, alternando entre la primera, segunda y la tercera posición junto con Bezos y Musk.

Desde 2019 a la fecha, el dominio de LVMH se ha extendido con la adquisición del corporativo hotelero de lujo Belmond, propietario de 46 hoteles, trenes y cruceros.

Un año antes, en mayo de 2018, Arnault invirtió en la plataforma Lyst, un sitio web para reunir todas sus marcas de lujo y atraer compradores jóvenes. La estrategia estuvo acompañada por un buen marketing de influencers y finalmente lo ayudó a impulsar su fuerza internacional.

También sumó a su cartera las marcas Bvlgari, Stella McCartney y Tiffany & Co. Se estima que esta última, concretada en enero de 2021, es la compra más grande en la historia de las marcas de lujo: una transacción de 15,800 millones de dólares. Sin olvidar la empresa cosmética Fenty, de la cantante Rihanna, quien acaba de ingresar a la lista de billonarios de Forbes.

Además, al magnate le gusta de invertir en diferentes industrias. Por ejemplo, fue de los primeros astutos que invirtieron en Netflix en 1999 y en 2007 se reveló que posee acciones de Carrefour, la cadena de supermercados más grandes en Francia.

Parte de su riqueza es una gran colección de arte que, según algunas fuentes, incluye obras de Andy Warhol, Picasso, Henry Moore e Yves Klein. De hecho, su gusto por el arte lo inspiró para crear en 2014 la Louis Vuitton Foundation, organización que patrocina artistas contemporáneos y exhibiciones de arte.

El boom del sector del lujo en el escenario post-pandemia, la clave del éxito

En el listado de multimillonarios de Forbes 2021, Arnault aparece como la tercera persona más rica del mundo con un patrimonio de 150,000 mdd. Desde la publicación de ese listado, el precio de las acciones de LVMH se disparó en alrededor de 21%, el triple del aumento que registraron las participaciones de Amazon (7%).

Tal crecimiento, según analistas de la firma alemana Berenberg, indica que “los motores estructurales subyacentes de la demanda de lujo a largo plazo han permanecido totalmente intactos”, a pesar de la pandemia de Covid-19 y los estragos económicos que ha causado en el mundo.

"En el contexto actual de salida de la crisis sanitaria y de recuperación de la economía mundial, creo que LVMH está en una posición excelente para continuar su crecimiento y reforzar aún más su liderazgo en el mercado mundial del lujo en 2021", dijo por su parte Arnault en declaraciones recientes recogidas por Expansión.

El empresario ha ganado más de 110 millones de dólares en los últimos 14 meses, pues en marzo de 2020 su patrimonio estaba estimado en 86,000 mdd. De hecho, los multimillonarios de Estados Unidos aumentaron su riqeza en un 45% durante el primer año de la pandemia.

Solo durante el primer trimestre de 2021, grupo LVMH tuvo ingresos por 17,000 mdd. Esta cifra es un 32% más en comparación con el mismo período de 2020. En el segundo trimestre, la compañía registró ingresos por 17,400 mdd, el 38% proveniente de su división de moda.

En suma, el beneficio total del primer semestre de 2021 es 53% mayor al del mismo periodo de 2020, la primera etapa de la pandemia. También es 62% superior a los ingresos durante los primeros seis meses de 2019, cuando ni siquiera se sospechaba que llegaría una pandemia.

Según el analista Flavio Cereda de Jefferies, citado por Forbes, la clave para este impulso está en los compradores de China, un país que representa 35% del mercado global del lujo y fue el responsable de 90% del crecimiento del sector en 2019.

En 2020, la industria de lujo se vio afectada por la emergencia sanitaria, al igual que la mayoría de los sectores. De acuerdo con la consultora Bain & Company, el sector experimentó una caída de entre 25% y 30% en el primer trimestre del año pasado.

Sin embargo, algunos expertos proyectan un crecimiento del mercado del lujo de doble dígito hasta 2025 y, según recoge el consenso de mercado de Bloomberg, casi un 65% de los expertos recomienda comprar acciones de LVMH.

"LVMH es la firma que más calidad tiene de todas las del sector y que tiene una mayor diversificación, lo que nos hace pensar que está bien posicionada para sortear las perturbaciones y la volatilidad a corto plazo, como ha hecho históricamente, y que está mejor situada que ninguna de sus comparables para reforzar su liderazgo a largo plazo en el sector del lujo", proyectan los analistas de la analista alemana Berenberg, especializada en el ámbito del lujo.

¿Qué sigue para Bernard Arnault y su millonaria familia?

Con 72 años, el multimillonario no parece estar interesado en retirarse, pero incluso si lo hace, ha preparado el terreno para que LVMH se mantenga.

El magnate es padre de cinco hijos: Delphine y Antoine, fruto de su primer matrimonio con Anne Dewavrin, y Alexandre, Frederic y Jean, hijos de la pianista canadiense Hélène Mercier, su esposa desde hace casi tres décadas.

Delphine es directora ejecutiva de la firma Louis Vuitton. Antoine es director de la marca Berluti y forma parte del consejo de la empresa italiana Loro Piana, está casado con la modelo Natalia Vodianova y es candidato a heredar el puesto de su padre.

En cuanto a los tres pequeños, Alexandre trabaja para la firma de maletas Rimowa y ha sido designado director ejecutivo con responsabilidad en los productos y la comunicación de la compañía. Frederic es director ejecutivo en Tag Heuer y Jean, el más joven, aún es estudiante.

“Creo que no soy exitoso, pero lo intento”, dijo Bernard Arnault en una entrevista reciente.

Ingresa Ahora