Cae Facebook, ¿qué pasa con el marketing de influencers?

Esta caída no solo afectó a millones de usuarios alrededor del mundo sino a los creadores de contenido que viven o complementan sus ingresos con sus publicaciones y colaboraciones en redes sociales.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Facebook, Instagram y toda su red de servicios, incluidas WhatsApp, e incluso, las propias herramientas de comunicación interna cayeron el pasado 4 se septiembre durante casi seis horas. Aunque un mes después decir 6 horas parece no ser para tanto, en el mundo influencer se vivió como casi una eternidad.

Depositphotos.com

Aunque los directivos del gigante fundado por Mark Zuckerberg se apresuraron a tratar de zanjar la situación a través de mensajes … en Twitter, en los que reconocían la caída,

las varias horas transcurridas entre la interrupción del servicio, su reactivación y la explicación de Facebook llevaron a sus usuarios a otras plataformas y también a la proliferación de memes (súper ingeniosos muchos de ellos). Bueno, tomárselo con humor no estuvo mal.

Bromas aparte, el impacto fue de gran alcance y muy serio. Facebook es una plataforma clave por su mensajería, transmisión en vivo, realidad virtual y muchos otros servicios digitales.

En algunos países, como India, Facebook es sinónimo de Internet. Más de 3.500 millones de personas en todo el mundo usan Facebook, Instagram, Messenger y WhatsApp para comunicarse con amigos y familiares, distribuir mensajes y expandir sus negocios a través de publicidad y creación de contenidos.

¿Cómo afecta al marketing de influencers?

Esta caída no solo afectó a millones de usuarios alrededor del mundo sino a los creadores de contenido que viven o complementan sus ingresos con sus publicaciones y colaboraciones en redes sociales.

En esas seis horas que sirvieron para millones de memes y bromas en internet para otros se convirtieron en una fuente de preocupación, porque, aunque descansar un poco del mundo Facebook fue tomado por cierto sector con alivio, más de uno se preguntó qué pasaría si Facebook, Instagram y WhatsApp no vuelven.

Esta interrupción retrasó colaboraciones y contenidos patrocinados que estaban muy bien planificadas. No poder publicar supone una pérdida o retraso de ingresos para los influencers.

Recordemos que Instagram, principalmente, es la plataforma más utilizada por los influencers para hacer campañas pagadas. Ya un estudio del 2020 aseguraba que Instagram es la reina de las campañas de marketing con influencers, especialmente con los anunciantes inclinándose por los perfiles de menos de 100.000 seguidores (89%), es decir, por los micro y nano influencers.

Cuando se desconectan, los creadores de contenido no solo pierden el contacto con su audiencia, lo que afecta negativamente el engagement, sino que también pierden su principal fuente de ingresos.

¿Qué se debe hacer para el futuro?

Entre lasexplicaciones que dio Facebook de esta caída, mencionó la interrupción de las herramientas de comunicación interna, lo cual obstaculizó la capacidad de la plataforma para responder a la crisis.

Esto no es más que un recordatorio de que los planes de comunicación de crisis deben detallar la infraestructura y los sistemas de comunicaciones secundarios. Si una organización es objeto de un ciberataque y pierde el acceso al correo electrónico, ¿cómo podrá ponerse en contacto con las partes interesadas?

Lo que quedó claro es que aun cuando el jugador más importante de las redes sociales cae, aun están otros para tomar la posta porque la vertiginosa actividad social no para.

El mes pasado vimos como Twitter, Snapchat y TikTok quizás fueron lo más beneficiados con esta caída. Muchos influencers se concentraron en estas redes no solo para mantener la conexión con sus audiencias sino para cumplir con sus compromisos con marcas.

Mi consejo para los creadores de contenido es que diversifiquen y que tengan siempre presenten que las redes sociales están ahí para ser usadas, pero nada garantiza que puedan fallar.

Es necesario que existan planes de contingencia para mitigar las pérdidas que se producen por este tipo de situaciones. Las marcas y los creadores de contenido no deben centrarse solo en una plataforma, sino también estar activos en otras, aquellas en las que estén sus seguidores.

Tanto marcas como influencers deberían crear un sistema propio de emailing para estar en contacto con sus audiencias, sin depender solo de plataformas sociales.

Si algo han demostrado las redes sociales es que siempre hay maneras de reinventar, ser creativos y llegar a las audiencias allí donde ellas estén.
Ingresa Ahora