M de Maní, las emprededoras que conquistaron a tres tiburones de Shark Tank México

"Que no te importe lo que van a pensar los demás, insiste", es uno de los consejos que Sofía Elizondo, cofundadora de M de Maní, nos comparte en el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Qué pasa cuando uno de tus productos favoritos no está en el menú de alimentos nutritivos y sanos? La respuesta es sencilla, desarrollas tu propia versión. Sin embargo, y como dicen por ahí es más sencillo decirlo que hacerlo. 

Cortesía de Shark Tank México

Cuando empezamos la dieta o simplemente queremos cambiar un poco nuestro estilo de vida y formas de comer, encontrar ingredientes u artículos que nos gusten y que cumplan con las funciones de nutrición adecuadas puede convertirse en un reto. 

En un contexto parecido al que acabo de describir, se encontraron Sofía Elizondo y Caticú Elizondo, dos primas que estudiaron la carrera de Ingeniería en Alimentos y fundaron M de Maní, una marca de alimentos saludables. 

Recién graduadas y con ganas de emprender Sofi y Cati quisieron resolver una necesidad que se les presentó a cada una de forma diferente. “En 2013 yo estaba haciendo un estilo de vida vegano por lo que quería comer menos procesados y Cati es maratonista… Tanto a ella como a mí nos interesaba la crema de cacahuate como producto, pero no había nada bueno [o con el valor nutrimental adecuado] y nos dijimos ‘deberíamos poder hacer algo’, y claro, como ingenieras en alimentos al fin, nos pusimos manos a la obra”, explica Sofía Elizondo en entrevista exclusiva. 

Vamos a ver qué pasa 

De esta manera, las emprendedoras realizaron ensayos, dieron a probar una crema de cacahuate a sus familiares y amigos. Asimismo, se les presentó la oportunidad de vender a consignación en una tienda local de Monterrey. 

“Si a la gente le gusta bien, y si no, no pasa nada. Mientras conseguíamos trabajo, el presentar los productos fue de “vamos a ver qué pasa”, comenta Sofía. 

Suena un tanto irónico, pero como expresó la emprendedora “inevitablemente con el esfuerzo van creciendo las cosas”, y las dos primas, quienes se consideran personas “bastante insistentes y empeñadas” se dijeron una a la otra: si vamos a hacer esto, vamos a hacerlo bien. 

Así fue como nació, M de Maní, crema de cacahuate y otros sabores, con las cuales buscan contribuir de manera positiva a la alimentación en México. “Empezamos a desarrollar la marca con etiquetas nutrimentales bien hechas, fuimos a más tiendas… Teníamos muy claro que lo que queríamos era entrar al super, el objetivo siempre fue ser los primeros en los anaqueles que tuvieran una oferta natural y saludable”. 

Este emprendimiento inició con 10 mil pesos mexicanos y el apoyo de sus familiares, con eso pudieron pagar un branding que les dieron a “un super precio”, comprar los primeros cacahuates y cocinar con los instrumentos que contaban en su cocina. 

“Recuerdo que sacamos tres etiquetas de cada sabor nada más porque realmente no sabíamos que seguía, entonces empezamos con 10 mil pesos en marzo del 2014 y ahorita hemos crecido un montón, estamos en más de 600 puntos de ventas cadenas de autoservicio a nivel nacional, tenemos tienda en línea y vendemos en supermercados digitales”, explica Sofía. 

Los productos de M de Maní no contienen grasas hidrogenadas, conservadores, ni colorantes, Cacahuatina, Almendrina, Anacardina, y Avellina cuentan con presentaciones de un kilogramo, 200 gramos, y una presentación de bolsillo de 15 gramos. 

¿Qué hacíamos cuando etiquetábamos? Ver Shark Tank 

“Nos mandaron un mail [para participar] y pensamos que era broma”, Sofía comenta que Cati le presentó Shark Tank en su versión estadounidense y cuando recién empezaron con el negocio se sentaban a ver el programa mientras colocaban las etiquetas a sus productos. 

“Cuando recién empezábamos prendíamos la tele mientras etiquetábamos cada frasco y veíamos Shark Tank, el de Estados Unidos, para ensayar y según nosotras para tener perspectiva de negocios porque al final somos ingenieras en alimentos sin preparación en negocios, todo lo hemos ido aprendiendo”, dice la emprendedora. 

Caticú Elizondo & Sofía Elizondo. Imagen: Cortesía de Shark Tank México. 

Aunque Sofía confiesa que se “moría de la vergüenza si algún día salía en la tele”, les llegó un mail que las invitaba a participar en Shark Tank México que se transmite por Canal Sony, y fueron parte del especial de mujeres emprendedoras de la sexta temporada del programa.  

Sofi y Cati llegaron al show buscando una inversión de 3 millones de pesos mexicanos a cambio del 15% de su empresa y lograron la atención y compromiso de tres tiburones, dentro de los cuales pescaron al que ellas llaman “la cara de la salud de Shark Tank México”,Rodrigo Herrera

Las emprendedoras lograron la inversión de 2.4 millones de pesos de Marisa Lazo, Ana Victoria García, y Rodrigo por el 21% de la marca. 

“No importa lo que diga la gente” 

Algo que siempre han tenido claro estas emprendedoras es que su producto es bueno y saludable, “es lo que es, cuando buscas opciones saludables no hay manera de bajarles el precio”, expresa Sofía. En este contexto, M de Maní sigue trabajando para consolidar su posicionamiento en el mercado y en la mente de los consumidores. 

En el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora, Sofía Elizondo nos regala tres consejos para sus colegas femeninas: 

1. No tengas miedo a pedir ayuda

“Pedir ayuda te fortalece a ti, por un lado te hace más humilde, te pone en un plan de aprender y por otro lado, te saltas los golpes, evitas aprender por tu cuenta con tus consecuencias y los costos que eso puede tener. Esto te da como un fastpass al aprendizaje y te enseña una actitud en la que todo lo que puedas ver por fuera se convierte en información valiosa porque estás absorbiendo”.  

2. No te distraigas con lo que están haciendo los demás 

“Muchas veces empiezas a tener competidores o tus mismos amigos, tus conocidos o la gente de tu redes, como que siempre parece que a todo el mundo le está yendo muy bien, menos a ti, y eso hace más daño de lo que impulsa, entonces creo que enfocarse en lo que uno está haciendo y creer en ello lo es todo porque hay demasiadas distracciones, sobre todo ahorita que las redes pueden hasta deprimir y paralizarte, no te compares con nadie”.  

3. La insistencia gana 

“En un principio nos daba pena ser insistentes porque a veces como mujeres se nos ponen demasiadas etiquetas, por ejemplo: si te gusta dirigir te dicen que eres muy mandona y no que eres líder. Creo que nos da pena como nos van a percibir los demás y que nos cataloguen como ‘necias’, pero al final de cuentas eso gana la carrera, estar encima, ser persistentes, tener las metas claras y talonear, es decir, eso hace toda la diferencia... Si por pena o el qué dirán, para no parecer lo que la gente diga no puedes llegar hasta donde tú necesites tienes que saltarte eso, y esto es parte del consejo más grande que siempre doy que es que no te importe lo que van a pensar los demás, pero en temas de emprendimiento creo que ser insistente es la mitad de tu trabajo”. 

Ingresa Ahora