Chamaica, el chamoy que conquistó el paladar de los tiburones de Shark Tank México

La pandemia obligó a Marcela Bravo a regresar a casa, y fue en ese momento que decidió dedicarse por completo a su producto.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Cuántos aderezos sanos conoces, con qué acompañas tus botanas saludables? Marcela Bravo, ingeniera en alimentos, es una persona que siempre ha cuidado su salud a través de la alimentación. 

Cortesía de Shark Tank México

“A mi me encantan los chiles y yo le decía [a mi nutrióloga] que quería comer algún chamoy con la jícama y que fuera un poquito más rico, pero simplemente no lo encontraba”, comenta en entrevista exclusiva Marcela Bravo, fundadora de Chamaica. 

Ingeniera en alimentos al fin, en una de sus clases en la carrera le pidieron desarrollar un producto con desechos orgánicos, y a Marcela se le ocurrió que podría hacer un chamoy a base de la flor de la jamaica. Sin embargo, aunque desarrolló una receta, no presentó esa idea como su proyecto final, pero la siguió trabajando fuera del ámbito académico. 

“Yo no lo quise meter a la clase y lo empecé a hacer para mis conocidos, en toppers, se los empecé a vender así a amigas y luego a sus tías, después un día alguien me convenció de aplicar al mercadito de San Pedro de Pinta, que está en Monterrey”, explica la emprendedora. 

De esta manera nació Chamaica, un chamoy hecho 100% de la flor de jamaica, diferente a otras salsas del mismo tipo que se realizan con tamarindo o frutas. El aderezo de Marcela tampoco contiene acidulantes, espesantes o rellenos. 

“La base de tamarindo, procesada siempre viene con azúcar, o por ejemplo, la guayaba, ciruela, todas estas bases que se usan también vienen con azúcar. No es lo mismo que te comas una ciruela fresca a una ciruela que es un concentrado, tiene muchísima azúcar, entonces aunque sean naturales, que sí hay opciones, normalmente son muy altas en azúcar, la jamaica es lo contrario, al tu hidratarla aumenta su peso sin aumentar su contenido de azúcar. Eso nos permite tener una base que está llena de antioxidantes, de fibra, y es de muy baja carga calórica, a parte ya es naturalmente acidito, no tenemos la necesidad de agregar ningún acidulante, además de que eso es lo que normalmente te irrita la panza”, dice Marcela. 

Para lograr el aspecto espeso característico de los chamoys, la emprendedora utiliza chía. 

¿Qué es el chamoy? 

Para aquellas personas que nos leen desde cualquier otro país hispanohablante, el chamoy es una salsa o aderezo mexicano que tradicionalmente se prepara con fruta deshidratada, chile, sal, y azúcar. Su sabor es entre dulce, picante y ácido.

De acuerdo con el diccionario Larousse Cocina, esta salsa tuvo su origen en Japón, pero se estableció en el gusto de los mexicanos. El mismo, acompaña botanas como jícamas, mango picado, entre otras frutas y da origen a bebidas como la chamoyada. 

 

La pandemia como impulso 

Esta emprendedora originaria de Durango, inició su negoció en Monterrey y tras graduarse decidió tener un trabajo de medio tiempo con el objetivo de no abandonar su proyecto. Sin embargo, la pandemia la obligó a regresar a casa, y fue en ese momento que decidió dedicarse por completo a su producto. 

Marcela Bravo empezó con una inversión de no más que su tiempo y los primeros insumos para la salsa. Posteriormente adquirió una licuadora industrial y otros instrumentos necesarios para mejorar su producción. Todo desde su departamento.  

Actualmente, Chamaica se vende en tiendas boutiques especializadas, en los consultorios de algunas nutriólogas y en línea, a través de Amazon. Asimismo, ya cuenta con un almacén y más colaboradores. “El año pasado [2020] cerramos las ventas en 800 mil pesos y este año la meta es aumentar un  20% para llegar al millón”, comenta la emprendedora.  

Imagen: Cortesía de Shark Tank México. 

¿Una chamoy de tiburones?

Chamaica llegó a Shark Tank México, que se transmite por Canal Sony, pidiendo medio millón de pesos a cambio del 15% de participación en la empresa y logró pescar a tres tiburones: Marisa Lazo, Ana Victoria García, y Rodrigo Herrera

Los inversionistas le ofrecieron a Marcela los 500 mil pesos pero por el 10% para cada uno, y la emprendedora aceptó el trato. 

Lo que sigue para este proyecto es consolidar las ventas en línea y seguir creciendo, característica para la que han sido claves las alianzas, en este sentido Marcela Bravo nos regala tres consejos para las mujeres emprendedoras. 

1) Sé empática

“Una de las cosas más importantes que nos diferencía de trabajar con los hombres, y yo creo que algo que nos hace muy fuertes, es que estamos más conectadas con entender a la gente y buscar ayuda... Ser comprensivas. Y muchas veces siento que creemos que eso nos puede hacer más débiles cuando no es así”. 

2) Sé organizada 

“Buscar el balance es mucho más retador siendo mujeres. Tener tus tiempos bien definidos y pedir ayuda cuando es necesario es un buen consejo”. 

3) Ayuda a otras mujeres 

“En la etapa en la que estamos en México todavía es muy necesario que nos apoyemos y nos impulsemos unas a otras en lugar de ponernos el pie… Somos más fuertes si nos echamos la mano para tener más chance”. 

Ingresa Ahora