Cómo diagnosticar el fracaso para lograr el éxito

Al compartir mi propia historia, espero poder comenzar a replantear nuestra percepción de la depresión y eliminar el estigma que impide que las personas pidan ayuda.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El siguiente artículo es un extracto de Unstoppable 2nd Edition de Ben Angel, disponible ahora en Entrepreneur Press . Cómpralo a través de Amazon | Barnes & Noble | IndieBound | Librería .

erhui1979 | Getty Images

El mayor problema con nuestro antiguo enfoque del éxito es que no logra cerrar la brecha entre la bioquímica y la psicología. Los dos están tan entrelazados que no se pueden separar y, sin embargo, nuestro sistema médico, la industria del desarrollo personal, psicólogos, naturópatas, nutricionistas y terapeutas han trazado líneas entre sus metodologías durante décadas que han llevado a enfatizar la psicología sobre la bioquímica, o viceversa, pero no una combinación de ambos.

Este antiguo enfoque también crea un estigma sobre la forma en que las personas deben experimentar la depresión. Se espera que si estás deprimido, querrás aislarte, pero hay otro lado, uno que conozco muy bien: poner un frente público fuerte de que todo está bien y que lo estás haciendo bien. De cualquier manera, las personas que sufren de depresión no reciben la ayuda que necesitan. El problema con este marco es que a menudo resulta en personas que se quitan la vida y que sus seres queridos no saben lo que estaba mal y pierden la oportunidad de ayudarlos. Hemos escuchado muchas historias trágicas de miembros de nuestro programa en línea que han tenido familiares o amigos que se han quitado la vida.

Espero que al compartir mi propia historia y mi intento muy torpe y originalmente poco científico de mejorar, pueda comenzar a replantear nuestra percepción de la depresión y eliminar el estigma que impide que las personas pidan ayuda, por lo que sus amigos y familiares. tenga la oportunidad de estar ahí para ellos.

La verdadera evolución en el tratamiento ocurrirá cuando todas las prácticas de la medicina comiencen a converger y desarrollen una comprensión más profunda de lo que atraviesan las personas con depresión. Esto está comenzando a ocurrir en el campo de la medicina funcional y revolucionará el cuidado de la salud y la forma en que pensamos sobre nosotros mismos y la ciencia del éxito. Pero antes de abordar el éxito, hablemos del fracaso.

Relacionado: Cómo mantenerse productivo mientras trabaja desde casa

Por qué realmente fallamos

El fracaso no se debe solo a los niveles bajos de dopamina. También es una cuestión de gestionar nuestra respuesta de "lucha o huida". Cuando estamos estresados, el sistema nervioso simpático del cuerpo desencadena esta respuesta. El cuerpo se pone en marcha y cambia sus recursos energéticos hacia la lucha contra una amenaza o la huida de un enemigo. Una creencia arraigada ha sido que la adrenalina impulsa la respuesta de lucha o huida, lo que desencadena una cascada de procesos internos, incluida la liberación de cortisol, aumento de la respiración, latidos cardíacos rápidos y dilatación de los vasos sanguíneos en brazos y piernas. Esto, a su vez, hace que nuestro sistema digestivo aumente los niveles de glucosa en sangre para hacer frente a la emergencia. Una vez finalizada la amenaza, todo vuelve a la normalidad.

Pero un estudio de 2019 de investigadores de la Universidad de Columbia sugiere que una hormona que se encuentra en los huesos, no la adrenalina, desencadena la respuesta de lucha o huida. Descubrieron que en humanos y ratones, después de que el cerebro detecta el peligro, casi instantáneamente inunda el torrente sanguíneo con osteocalcina, una hormona derivada de los huesos que ayuda a las células a procesar la glucosa. Los investigadores dicen que esto puede explicar por qué las personas con deficiencia de adrenalina aún pueden experimentar una respuesta física de lucha o huida a las amenazas. También descubrieron que la osteocalcina aumenta en personas que sufren el estrés de hablar en público. ¿Qué significa esto para los tratamientos futuros del estrés crónico, en los que los individuos están constantemente atrapados en un modo de lucha o huida de bajo grado? Eso sigue sin estar claro. Pero podemos estar al borde de avances médicos que nos ayudarán a resolver un problema que todos experimentamos.

Si el estrés crónico continúa durante un período prolongado, puede causar problemas que van desde deterioro cognitivo e inestabilidad emocional hasta enfermedades físicas. Los síntomas emocionales incluyen agitación, mal humor, sentirse abrumado, incapacidad para relajarse, baja autoestima, inutilidad, depresión y aislamiento. Los síntomas físicos pueden incluir dolores de cabeza, falta de energía, malestar estomacal, tensión muscular, dolor de pecho, insomnio, resfriados e infecciones, pérdida del deseo, nerviosismo, temblores o dificultad para tragar. El estrés también puede provocar síntomas cognitivos: pensamientos acelerados, olvidos, desorganización, incapacidad para concentrarse, confusión mental, falta de juicio, pesimismo y preocupación constante.

Estrés, antojos de comida e incapacidad para concentrarse en lo que importa

El estrés también juega un papel. Un asombroso 71% de nuestros 50.000 encuestados dijo "sí" a experimentar altos niveles de estrés, y aquí es donde se vuelve fascinante: el estrés provoca antojos de alimentos, específicamente por el azúcar y los alimentos altamente procesados. La digestión de este alimento libera el neurotransmisor serotonina, que nos trae olas de calma y relajación, permitiéndonos recuperar la concentración temporalmente, hasta que los niveles de serotonina disminuyen.

Entre el 57% y el 65% de nuestros encuestados que informaron estar plagados de niebla mental, sentirse abrumados, preocupados y tristes, también experimentaron antojos de comida. Los niveles bajos de serotonina pueden estimular los antojos de carbohidratos, ya que esta sustancia química para "sentirse bien" se libera durante el consumo de alimentos. Esto da como resultado un ciclo de retroalimentación negativa que lleva a las personas a consumir cantidades excesivas de carbohidratos para alterar cómo se sienten mejor. Estos antojos se observan a menudo en personas que están expuestas a altos niveles de estrés.

La conexión con nuestra incapacidad para tener éxito radica en dos factores que están en juego en el día a día. Cuando experimentamos antojos de comida o estrés, se activa nuestra respuesta de lucha o huida. Esto quita sangre de nuestra corteza prefrontal, que controla una gran cantidad de funciones ejecutivas, que incluyen comportamientos complejos como coordinación, control de impulsos, reacciones emocionales, personalidad, concentración, organización, planificación compleja y priorización de información simultánea. Esto establece un ciclo desagradable: Nuestro El azúcar en sangre baja, nuestros antojos aumentan y nuestros picos de cortisol, lo que limita nuestra capacidad para controlar nuestros impulsos, atención y reacciones emocionales. Buscamos carbohidratos dulces o altamente refinados y nuestro azúcar en sangre aumenta, seguido más tarde por una caída repentina, lo que resulta en confusión mental, incapacidad para concentrarse, pérdida de motivación e incapacidad para alcanzar nuestras metas.

Intentamos abordar este ciclo en nuestros niños limitando su ingesta de azúcar y, sin embargo, lo descartamos cuando se trata de nuestro propio bienestar psicológico. También hemos sido engañados por empresas que están dando un "giro saludable" a sus productos, aunque muchos de ellos tienen un alto contenido de azúcares, sucralosa, carbohidratos refinados, cafeína y conservantes, todo lo cual afecta nuestra capacidad para pensar con claridad.

Cuando su nivel de azúcar en sangre baja o experimenta altos niveles de estrés, su cerebro cambia al modo de supervivencia, lo que lo lleva a tomar más riesgos y pone a su cerebro primario a toda velocidad. Este cambio hace que su personalidad, estado de ánimo e identidad fluctúen a lo largo del día. Su motivación puede ser alta por la mañana, pero por la tarde, prefiere sentarse en el sofá y mirar televisión porque ha agotado toda su capacidad mental durante el día.

En este estado primario, el propósito clave del cerebro es mantener la vida, no mantenerlo enfocado en lograr sus objetivos. Eso ni siquiera obtiene una calificación en la escala de funciones críticas necesarias para que su vida continúe. En este estado, también conocido como modo de autoconservación, por defecto mantiene el status quo y nada más.

El problema es que la mayoría de nosotros no podemos apagarlo, o si lo hacemos, vuelve rápidamente a encenderse más tarde, creando una montaña rusa de emociones y una incapacidad para completar los proyectos a tiempo. La facilidad con que se activa está directamente relacionada con la forma en que hemos aprendido a procesar posibles amenazas. Esto se basa en numerosos factores, incluida nuestra educación, la genética y los niveles hormonales como la serotonina y la dopamina, solo por nombrar algunos. Si sus niveles de serotonina o dopamina son bajos, es más susceptible a lidiar con los contratiempos de manera deficiente y es más probable que tenga un entorno interno reactivo en lugar de receptivo.

Relacionado: Por qué no puedo recomendar la dieta cetogénica para la depresión

Descifrando su brecha de identidad

Nuestro estilo de vida actual nos bombardea con factores de estrés a diario una vez que el guijarro comienza a rodar cuesta abajo de algo que parece intrascendente en ese momento. Ejemplos de estos factores de estrés podrían ser una reacción a alimentos poco saludables, alergias, malas noticias, insomnio, contaminación, compañeros de trabajo hostiles, estrés financiero, demasiada cafeína, conflictos en las relaciones, problemas familiares, estrés constante o una mirada sucia de alguien en el calle. El estrés comienza a acelerarse y, como resultado, aparecen otros problemas. Sucede tan lentamente que no lo notamos al principio.

En ese momento, cualquier intento de salir adelante se vuelve inútil porque nuestras funciones cognitivas han sido deshabilitadas; es como buscar una llave en una habitación con las luces apagadas. Para encontrar el interruptor, tenemos que cambiar las identidades y las fuentes de combustible, aunque sea solo por un momento, para reiniciar nuestro espíritu, cuerpo y mente al unísono.