Líderes empresariales y figuras públicas asiático-estadounidenses denuncian tiroteos en Atlanta y condenan ataques 'deliberados'

En medio de una oleada inquietante de violencia sesgada contra la comunidad asiático-estadounidense, todos, desde propietarios de pequeñas empresas hasta organizaciones de defensa y celebridades, instan desesperadamente al público a poner fin al odio.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso.

A raíz de los tiroteos de Atlanta que dejaron a ocho personas, seis de las cuales eran mujeres asiáticas, muertas el martes, los líderes empresariales asiático-estadounidenses se unieron para denunciar el creciente número de crímenes de odio contra la comunidad.

El miércoles, Ascend, una organización panasiática sin fines de lucro para profesionales de negocios, emitió un comunicado en Twitter en respuesta a la tragedia que decía: "Estamos profundamente entristecidos por la noticia de la violencia de Atlanta y el creciente número de ataques deliberados contra asiáticos en todo el país. Condenamos estos ataques y nos solidarizamos con la comunidad asiáticoamericana en Atlanta y en todo Estados Unidos para #stopasianhate ".

Relacionado: ¿Cómo debería hablar con los empleados sobre el racismo?

Con más de 18 secciones profesionales y más de 40 secciones estudiantiles tanto en los EE. UU. Como en Canadá, Ascend es una de las organizaciones panasiáticas más grandes que atiende a empresarios asiáticoamericanos e isleños del Pacífico (AAPI). Gold House, un colectivo sin fines de lucro de empresarios de las islas del Pacífico asiático (API), también instó al público a apoyar a la comunidad API.

"Queremos que llores por estas 8 personas", tuiteó la organización la noche de los tiroteos. "Queremos que controle a sus amigos y vecinos de API. Pero también queremos que sepa que estamos entusiasmados y estamos planeando activamente esta noche. Cuando la vida se pone difícil, nos volvemos más difíciles. Más por venir".

Los funcionarios de Georgia inicialmente se negaron a calificar los tiroteos como un crimen de odio, afirmando que la investigación aún está pendiente. En una conferencia de prensa, el oficial de información pública del condado de Cherokee, el capitán Jay Baker, sugirió que el sospechoso, quien afirmó haber sido motivado por su adicción al sexo, tuvo "un día realmente malo". Baker fue ampliamente criticado por minimizar la epidemia de violencia contra los estadounidenses de origen asiático, que han sido víctimas de casi 4.000 crímenes de odio denunciados desde que comenzó la pandemia.

Figuras públicas frustradas como el diseñador de moda Prabal Gurung persistieron en denunciar los tiroteos y la violencia paralela. "Ya es suficiente", tuiteó Gurung el miércoles . "Sí, estamos de duelo y queremos que llores con nosotros por estas ocho vidas perdidas y muchas otras más. Queremos que sientas nuestro dolor y el dolor de muchos ancianos inocentes, mujeres y nuestra gente de la comunidad AAPI que han sido atacado y herido ".

En una extensa publicación de Instagram, el restaurador y director de cine Eddie Huang se hizo eco de los sentimientos de Gurung y escribió: "Este fue un ataque coordinado contra múltiples negocios asiáticos con 6 víctimas asiáticas. Apóyate con nosotros, habla con nosotros y si hay algo de humanidad en ti , reconoce que nuestro dolor es tuyo también. Nadie debe ser atacado y asesinado porque no te gusta el color de su piel, PERIODO ".

Y reflejando las preocupaciones de Ascend, los dueños de negocios asiáticos en todo el país le dijeron a CNN que ahora se sienten particularmente vulnerables . "Tengo 18 empleados y he dirigido mi salón durante 25 años. Tengo miedo", dijo una propietaria no identificada de un salón de uñas de Long Island. "Mi esposo me dijo que no importa cuánto tiempo viva en los Estados Unidos, nunca seré visto como un estadounidense debido a mi rostro asiático".

Las víctimas que murieron en el ataque del martes han sido identificadas como Xiaojie Tan, Daoyou Feng, Delaina Yaun, Paul Andre Michels, Hyun J. Grant, Soon C. Park, Suncha Kim y Yong A. Yue. Un hombre, Elcias Hernandez-Ortiz, sobrevivió.