Por qué la palabra "intrépido" en realidad le impide alcanzar sus metas

Y por qué necesitamos la muy poderosa y necesaria emoción del miedo.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Soy solo yo o el miedo ha tenido mala reputación a lo largo de los años? El miedo es algo que evitamos a toda costa; utilizamos palabras como "intrépido" cuando se trata de la consecución de nuestros objetivos.

Tomemos un momento para examinar verdaderamente esa tendencia.

Realmente me disgusta la palabra "intrépido" porque asume que el miedo es una emoción negativa que lo abarca todo. Por el contrario, el miedo es una emoción muy poderosa y necesaria. El miedo vive dentro de nosotros para mantenernos a salvo. ¡El miedo es una función biológica necesaria para nuestra supervivencia!

Si realmente elimináramos el miedo, no nos haría ningún favor. Una ausencia total de miedo significa que nos inclinaríamos demasiado hacia adelante cuando miramos hacia el Gran Cañón, o no lo pensaríamos dos veces antes de saltar del techo en lugar de usar una escalera para colgar las luces navideñas. Saltarías de cabeza a la próxima gran idea que se te ocurra sin pensarlo dos veces.

Necesitamos miedo. Entonces, ¿cuándo se convirtió el miedo en algo tan malo para la gente?

Relacionado: Mucha gente está agobiada por el miedo. Así es como lo acepto.

Los dos tipos de miedo

Primero, hablemos de los dos tipos diferentes de miedo: miedo a la supervivencia y miedo a la percepción. Los temores de supervivencia son cosas como la muerte, lastimarse o no poder atender sus necesidades básicas: piense en nutrición, hidratación, refugio, aliento (no, perder su teléfono celular no encaja en esta categoría). una parte muy necesaria de nuestro cerebro porque es lo que nos mantiene a salvo. Es lo que nos permitió evitar a los tigres dientes de sable mientras vivíamos en nuestras cuevas hace tantos años.

Los miedos a la percepción son diferentes en el sentido de que no ponen en peligro la vida. Sin embargo, se manifiestan exactamente de la misma manera que nuestros temores de supervivencia. Nuestras palmas se ponen sudorosas, sentimos que nuestro corazón se acelera y nos falta el aire, y de repente nuestra boca está tan seca como el desierto del Sahara.

Cuando salimos de nuestra zona de confort, nuestro cerebro detecta la falta de familiaridad y lanza una alarma fuerte y discordante. En ese estado de lucha o huida, a menudo asumimos que es nuestra intuición el que nos envía una señal para evitar el riesgo. Entonces, en cambio, decidimos agacharnos y permanecer en nuestra zona de confort.

Dado que nuestro cerebro no puede distinguir entre los miedos de supervivencia y de percepción, depende de nosotros separar los dos. Eso comienza con la conciencia y la intención.

Las tres semillas de la duda

La duda proviene de las historias que nos contamos sobre nosotros mismos, historias que están llenas de verdades falsas, que echan raíces y se convierten en nuestras creencias fundamentales negativas.

¿Cuáles son estas historias? Bueno, los terapeutas cognitivo-conductuales como Aaron Beck clasifican nuestras creencias limitantes en tres categorías principales:

  1. No soy digno de ser amado.

  2. Soy impotente.

  3. No valgo nada.

Tómate un tiempo para anotar algunos de tus mayores miedos. Ya sea por miedo a que nunca encuentres al "indicado" y te establezcas, o que nunca puedas dejar ese trabajo sin salida y perseguir la carrera de tus sueños, te garantizo que todos caerán en uno de estos. tres categorías. Realmente es asombroso cómo solo hay tres historias en el corazón de nuestros miedos.

Relacionado: 5 formas de superar la duda en uno mismo como emprendedor

Una vez que haya pensado en sus miedos y tenga su lista, es hora de convertirlos en hechos. Queremos encontrar la verdad objetiva, no lo que nos dice nuestro sistema de amenazas, sino lo que es realmente real. Mi forma favorita de acabar con nuestros miedos es utilizar una versión del método científico.

Convirtiendo tus miedos en hechos

En mi segundo libro, On Purpose , incluyo un plan que lo guiará paso a paso para convertir sus miedos en hechos. Aquí hay un vistazo de cómo se ve eso:

  • Observe: ¿Qué es lo que tiene miedo de hacer? Recuerde, todos tenemos miedo como seres humanos, así que no se avergüence de aceptar que tiene miedo. Escríbalo, prestando atención a los sentimientos que surgen mientras escribe.

  • Hipótesis: ¿Es este un miedo a la supervivencia o un miedo a la percepción? Ésta es una parte importante del rompecabezas. ¿Está realmente en peligro su salud y seguridad? ¿O tienes más miedo de lo que pensará la gente?

  • Experimento: ¿Cuáles son los peores escenarios? Deja que tus miedos más profundos y oscuros salgan a la luz y vean la luz del día. Nuestras mentes adoran correr locamente por los pasillos, así que permitámoslo por un momento. Escriba todas las cosas terribles, horribles que podrían suceder ... todos los "qué pasaría si" que alguna vez pasaron por su mente.

  • Analizar: ¿Es esto realmente lo peor que puede pasar? ¿Existen formas de minimizar el impacto potencial? Si su peor miedo se hace realidad, ¿es esto algo de lo que pueda recuperarse?

  • Observe: ¿Qué puede controlar y qué no controlar? Recuerde, solo podemos controlar realmente nuestros propios comportamientos y reacciones. No tenemos control sobre lo que otras personas dicen, cómo reaccionarán, qué hacen o qué publican en Internet. Podemos sentarnos a preocuparnos por lo que otras personas pensarán / harán, o podemos tomar medidas. Actuar significa centrarse en las cosas que podemos controlar.

  • Resultados: ¿Qué es la verdad objetiva? ¿Qué es real y verdadero acerca de tu miedo? ¿Cómo te ayuda a avanzar el saber la verdad?

No seas valiente, se valiente

Dado que ahora sabemos que el miedo es a veces una emoción necesaria para nuestra supervivencia, en lugar de ser valientes, los invito a ser valientes. Las personas valientes todavía tienen el miedo presente, pero en lugar de ver el miedo como el enemigo, se enfocan en cómo pueden usar el miedo para seguir adelante. En mi opinión, las personas valientes son las que han superado las cosas que antes temían.

Relacionado: Los emprendedores no tienen que ser intrépidos, solo valientes

En cuanto al fracaso, a muchos de nosotros se nos ha enseñado a temerlo. Pero, como yo lo veo, es el fracaso, no el progreso, que es la verdadera señal de crecimiento. Voy a contarte un pequeño secreto: si no fallas de vez en cuando, estás fallando. Fallar significa que te estás esforzando fuera de tu zona de confort en lugar de ir a lo seguro.

No podemos hacer que cosas como el fracaso y el miedo desaparezcan con palabras como "intrépido". Pero podemos encontrar una manera de utilizar el miedo para hacernos avanzar. Recuerde, tenemos una opción en las palabras que nos decimos a nosotros mismos, así que elija sus palabras sabiamente.